La Eurocámara y las capitales alcanzan un acuerdo para el 'pasaporte de vacunación'
  1. Mundo
  2. Europa
quedan los últimos pasos formales

La Eurocámara y las capitales alcanzan un acuerdo para el 'pasaporte de vacunación'

Las negociaciones entre instituciones finalizan con un acuerdo que permitirá poner en marcha un documento para facilitar el viaje de ciudadanos europeos vacunados

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo han alcanzado este jueves un acuerdo para la puesta en marcha del certificado digital, conocido comúnmente como 'pasaporte de vacunación', que facilitará la movilidad a las personas vacunadas o que cuenten con anticuerpos por haber pasado la enfermedad, con el objetivo de ayudar al sector turístico de una serie de países muy dependientes de los visitantes extranjeros: Grecia, cuyo primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, impulsó la idea, Italia, España y Portugal, además de otros países que se beneficiarán de la visita de turistas, aunque tengan un menor impacto en sus economías. El acuerdo es preliminar, y ahora quedan los últimos pasos formales para que sea aprobado tanto por el Parlamento Europeo como por el Consejo. Se pondrá en marcha el 1 de julio.

Las conversaciones no han sido sencillas. En el lado del Parlamento Europeo, las negociaciones han sido dirigidas por el eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar, presidente de la comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior. Había dos puntos principales en que chocaban los negociadores de la Eurocámara y los que representaban al Consejo: la idea de que los Estados miembros tengan la potestad de restringir los viajes incluso a las personas vacunadas, y la propuesta de los eurodiputados de que la prueba PCR sea gratuita, una forma de compensar a las personas no vacunadas, que no podrán contar con los beneficios del pasaporte hasta recibir su pauta completa.

En el primer punto, los Estados miembros estaban bastante unidos, según explicaba una fuente diplomática antes de una de las últimas rondas de negociaciones: las capitales tienen que tener flexibilidad para hacer frente a la aparición de nuevas variantes o al repentino empeoramiento de la situación epidemiológica en un determinado país. Eso sí, se comprometen ante el Parlamento Europeo a que solamente utilizarán este 'freno de emergencia' en casos muy justificados.

Foto: Juan Fernando López Aguilar (El Confidencial)

En el segundo punto había más variedad de opiniones, aunque la mayoría de capitales se oponían a la idea, que consideraban que sería una carga económica importante y que, sobre todo, retrasaría la puesta en marcha del pasaporte de vacunación. El objetivo de todas las instituciones ha sido desde el primer momento que el documento estuviera en marcha a principios de junio. España se encontraba entre los países que no apoyaban que las pruebas fueran gratuitas, aunque sí se mostraba dispuesta a buscar fórmulas con las que abaratar y simplificar los procesos para las personas que no tienen acceso al documento.

Originalmente, la Comisión quiso bautizarlo como 'pase verde digital', pero los negociadores del Parlamento Europeo se opusieron a esa nomenclatura, y finalmente será bautizado como 'certificado digital covid de la Unión Europea'. Fuentes diplomáticas y comunitarias han insistido en numerosas ocasiones en que este documento no es un pasaporte, y que no será necesario para poder viajar: una persona que no cuente con él podrá seguir moviéndose por la Unión Europea, aunque tendrá que cumplir con los requisitos, como puede ser por ejemplo hacerse una prueba PCR en origen. Precisamente por eso solicitaba el Parlamento Europeo que se garantizara la gratuidad de la prueba.

Foto: Foto: EFE.

La Comisión Europea ha ofrecido un puente entre las posturas del Consejo y del Parlamento en esta cuestión, y pondrá 100 millones de euros con el objetivo de abaratar el precio de los test para las personas que cruzan con regularidad las fronteras, con la posibilidad de añadir otros 100 millones más.

Esta medida llega solamente un día después de que los embajadores permanentes de los Veintisiete acordaran la reapertura de las fronteras exteriores de la Unión Europea para los viajeros de países terceros que hayan recibido la pauta completa de una de las vacunas aceptadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) o por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los últimos 14 días.

Parlamento Europeo Vacunación Coronavirus
El redactor recomienda