ONG acusan a países de la UE de cooperar para llevar a cabo devoluciones en caliente
  1. Mundo
  2. Europa
Ilegal bajo la ley europea

ONG acusan a países de la UE de cooperar para llevar a cabo devoluciones en caliente

Más de un tercio de los inmigrantes que participaron en el estudio sufrieron algún tipo de violaciones de derechos humanos añadidos como la denegación de acceso a los procedimientos de asilo o abuso físico

placeholder Foto: Devoluciones en caliente de refugiados en el egeo. (EFE)
Devoluciones en caliente de refugiados en el egeo. (EFE)

Un total de nueve ONG se han unido para denunciar las devoluciones en caliente llevadas a cabo por varios estados miembros de la UE. Las organizaciones se han unido para recopilar datos sobre la actuación de países europeos y países vecinos en términos de inmigración y en su reciente estudio calculan un total de 2162 de denuncias de devoluciones en caliente en lo que llevamos de año.

Una serie de organizaciones enfocadas hacia en la defensa de derechos humanos en la UE, procedentes de países como Dinamarca, Italia, Hungría, Serbia Grecia o Bruselas han emprendido en la inicativa PRAB (Protecting Rights at Borders), lo cual significa protegiendo derechos en las fronteras en inglés. Se han unido para recopilar datos de forma coordinada sobre las devoluciones, así como la violación de derechos durante estas prácticas ilegales llevadas a cabo en numerosas fronteras europeas, tanto internas como externas. Según PRAB, más de un tercio de los inmigrantes que participaron en el estudio sufrieron algún tipo de violaciones de derechos humanos añadidos como la denegación de acceso a los procedimientos de asilo, abuso físico, agresiones, robo, extorsión o destrucción de la propiedad.

Las organizaciones también advierten que estos datos son una fracción de las cifras reales debido a los obstáculos existentes para acceder a esta información. Cabe resaltar muchas ONG tienen prohibido el acceso zonas militarizadas dónde se producen numerosas devoluciones ilegales como es el caso de la zona de Evros, en la frontera terrestre entre Grecia y Turquía. Por otro lado, la reticencia a denunciar por parte de las personas implicadas en las devoluciones por el riesgo que pude suponer a su vida personal tampoco ayuda a la hora de conocer los datos reales repercutir, así como la falta de confianza en que la denuncia se traduzca en cambios concretos en las políticas y prácticas son otras barreras para recopilar información.

El estudio está centrado en varias rutas migrantes, concretamente en Italia, Grecia, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia del Norte y Hungría. Además, denuncian las prácticas llevadas a cabo entre los países basados en acuerdos bilaterales que según PRAB "les permitió eludir sus responsabilidades y echar a los grupos no deseados de la UE"

Según las organizaciones Italianas que han participado en este proyecto, los solicitantes de asilo y los inmigrantes, tras ser interceptados por la policía fronteriza francesa a lo largo de la frontera costera, son detenidos durante la noche en el puesto fronterizo de la policía francesa y se les niega su derecho a solicitar asilo. El informe también destaca que las personas no reciben suficiente comida, agua y mantas y tampoco se les proporciona interpretes ni asistencia médica y al día siguiente son devueltos a Italia.

En esta misma línea, The Guardian también ha publicado un análisis en profundidad que revela que los estados miembros de la UE ha llevado a cabo operaciones ilegales para expulsar al menos a 40.000 solicitantes de asilo de las fronteras europeas durante la pandemia, métodos que están relacionados con la muerte de más de 2.000 personas, según revela el medio citado.

Cooperación ilegal entre países

En materia de cooperación entre estados miembros, en 2021, los socios del PRAB registraron al menos 176 expulsiones en cadena a través de las fronteras europeas con destino final Bosnia y Herzegovina: cinco desde Italia a través de Eslovenia, uno desde Austria a través de Eslovenia y Croacia y hasta 170 desde Eslovenia a través de Croacia a Bosnia y Herzegovina. Según el estudio algunos de los entrevistados cuentan que fueron entregados por la policía fronteriza italiana a la eslovena en las zonas fronterizas.

Las expulsiones en cadena se refieren a expulsiones forzadas a través de múltiples fronteras, en las que los migrantes o refugiados son enviados desde un estado, a través de otros, a un tercer país, a menudo sin haber estado allí en primer lugar mediante una cooperación informal entre los estados implicados. Estas prácticas bajo la legislación europea e internaciones en relación con derechos humanos y según la PRAB "se producen al margen de los mecanismos formalmente establecidos, así como el 'acquis' de la UE en materia de asilo y migración". Esto resulta en que los solicitantes de asilo, refugiados y migrantes sean retenidos fuera de los centros policiales oficiales o de los centros de detención.

Brutalidad policial

Por su parte, la organización Border Violence Monitoring Network también ha publicado su informe anual de tortura 2020 a principios de este mes y analiza los datos de 286 testimonios en primera persona sobre las represiones violentas llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad en los Balcanes, ha analizado la devolución en caliente en cadena en la que han participado países como Macedonia del Norte, Eslovenia e Italia, así como, la violencia ejercida en devoluciones llevadas a cabo por Grecia y Croacia

En 2020, BVMN recopiló 124 testimonios de expulsiones en Croacia, exponiendo el tratamiento de 1827 personas. Según los testimonios recopilados por la red de organizaciones, algunos de los migrantes sufrieron escenas que incluían. ataques violentos por parte de las fuerzas de seguridad o perros de policía sin bozal alentados por los agentes a atacar a las personas detenidas. Asimismo, el informe también destacan que los desplazados fueron "obligados a desnudarse, prender fuego a sus ropas y luego expulsarles de sus fronteras completamente desnudos".

Desde enero de 2020, Grecia ha expulsado a unos 6.230 solicitantes de asilo de sus costas, según datos de BVMN. El informe afirma que en el 89% de las expulsiones, y BVMN resalta que "ha observado un uso de fuerza desproporcionada y excesiva". Además, el 52% de los grupos de sometidos a estos malos tratos por las autoridades griegas contenían menores. Algunas de las agresiones relatadas incluían transportaciones de migrantes en camiones congeladores, ataques brutales por parte de grupos de agentes griegos, incluso incidentes en los que inmovilizaron y rajaron las manos de las personas que se desplazaban.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Derechos humanos Inmigración