El Europarlamento relaja la 'línea roja' de las PCR gratis para el certificado de vacunación
  1. Mundo
  2. Europa
Aceptaría la opción de abaratarlas

El Europarlamento relaja la 'línea roja' de las PCR gratis para el certificado de vacunación

La exigencia de coste cero para los viajeros que tengan que hacerse el test se ha topado con el rechazo del Consejo de la UE, con el que la Eurocámara debe llegar a un acuerdo

placeholder Foto: Una trabajadora sanitaria realiza una prueba PCR en Ourense. (EFE)
Una trabajadora sanitaria realiza una prueba PCR en Ourense. (EFE)

La postura férrea de la Eurocámara sobre la necesidad de garantizar la gratuidad de las pruebas de PCR para los viajeros no vacunados que se desplacen en verano por la Unión Europea está comenzando a relajarse ante el rechazo de la mayoría de los estados miembros. En un seminario celebrado este miércoles en la oficina del Parlamento Europeo en España sobre el certificado covid, Juan Fernando López Aguilar, presidente de la comisión de Libertades Civiles y eurodiputado socialista, ha abierto la puerta a ceder en la exigencia inicial. “Hay que decirlo con franqueza: hay una distancia” entre la postura de los parlamentarios y de los estados miembros, representados por el Consejo de la UE, ha reconocido el también exministro de Justicia español. “Esto requiere de una aproximación de ambas partes. Requiere que encontremos una solución de abaratamiento”, ha apuntado.

Las PCR gratis son uno de los 15 artículos de la posición negociadora sobre el certificado aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 29 de abril. Las reivindicaciones de los parlamentarios también incluyen que el documento (físico o digital) esté limitado a 12 meses de duración, que contenga solo la información estrictamente necesaria (nombre, estado de vacunación y pruebas de detección del covid-19) para garantizar la protección de datos y que los estados miembros no introduzcan ni apliquen restricciones de viaje adicionales, como cuarentenas, autoaislamientos o tests adicionales. También estipula que el nombre oficial del documento sea ‘Certificado UE Covid-19’, un nuevo intento de desligar al carnet de su extendida denominación como ‘pasaporte de vacunación’. “Es un certificado que no puede ser discriminatorio. No es un pasaporte ni un título de viaje”, ha insistido López Aguilar.

Foto: Juan Fernando López Aguilar (El Confidencial)

Sin embargo, la petición de coste cero de las PCR se ha topado con el rechazo del Consejo de la UE, con el que la Eurocámara debe llegar a un acuerdo para sacar adelante la legislación. El martes, el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, indicó que España se encontraba entre la gran mayoría de socios que tendría dificultades graves con la gratuidad debido a la carga financiera que supondría esta medida en el contexto actual, en el que la mayor parte de la población todavía no está inmunizada. Por otra parte, los Veintisiete consideran que la competencia para fijar los precios de los medicamentos es exclusivamente nacional y rechazan, por lo tanto, que quede fijada por un reglamento desde Bruselas.

El Europarlamento, por su parte, defiende como un requisito para evitar la discriminación que los tests exigidos para viajar sean asequibles para toda la población europea. “Los PCR no solamente tienen costes injustificables, sino en algunos casos discriminatorios y disuasorios de la libre circulación”, ha criticado López Aguilar, quien puso el ejemplo de que, a día de hoy, es probable que una familia que quiera viajar a Canarias acabe gastándose más en los propios tests que en los vuelos.

Reducir el precio de los tests parece ser el nuevo frente de batalla de los europarlamentarios. López Aguilar ha enumerado varias vías para lograr tal abaratamiento: “Desde precios públicos, a las subvenciones, hasta topar el límite que pueden cobrar clínicas y laboratorios privados por una PCR. No se justifica en ningún caso el precio que se cobra con respecto del coste. Están haciendo beneficio con el cumplimiento de una obligación que se ha impuesto a la ciudadanía para ejercer un derecho”. Con sus peros, el abaratamiento sí parece ser una fórmula digerible por parte de los Estados miembro. "No podemos imponer un precio de test en la Unión Europea, es un mercado libre, pero podemos intentar ver si hay posibilidades de que las pruebas sean más baratas", resumió el martes la secretaria portuguesa de Estado para la UE —país que ocupa la presidencia temporal del bloque—, Ana Paula Zacarias.

Foto: Reunión del comité de seguimiento del coronavirus

Salvar el turismo, la prioridad

En el seminario del Europarlamento de este miércoles, todos los asistentes han lanzado un mismo mensaje: es necesario salvar al sector turístico este verano. Alessandra Priante, directora regional para Europa de la Organización Mundial del Turismo, ha descrito la actual situación como una de “crisis extraordinaria”, especialmente en el caso del empleo: 120 millones de trabajos directos relacionados con el turismo se evaporaron el año pasado a nivel global en el sector más afectado por la pandemia, cuyos ingresos se redujeron en un 87%. El certificado covid, ha afirmado Priante, es un gran ejemplo de la coordinación regional necesaria para evitar una debacle similar este 2021.

Esta urgencia se está haciendo sentir en el bloque. Paralelamente a la legislación de certificado covid, la Unión Europea está trabajando a contrarreloj para modificar la regulación de los viajes no esenciales desde fuera de la UE, algo que, según la ministra de Industria, Comercio y Turismo de España, Reyes Maroto, podría estar listo para el 20 de mayo. El objetivo es conseguir, tan pronto como sea posible, que los turistas extranjeros puedan planear sus vacaciones para el verano con un conocimiento claro sobre los requisitos y estándares para viajar al continente.

Foto: Dos jóvenes charlan en la playa de Maspalomas, en el sur de Gran Canaria. (EFE)


Precisamente, la certidumbre fue el elemento que Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo español, más ha valorado durante el seminario. “El verano pasado fue desastroso para el sector turístico, más allá de las variaciones de la incidencia acumulada, porque estuvo plagado de incertidumbre: no sabíamos si podíamos volar una mañana a un Estado miembro, se establecían medidas de control totalmente discrecionales, el esquema era caótico”, ha indicado.

Algunos estados miembros, sin embargo, se han adelantado a Bruselas para publicitarse como destino turístico antes de que la UE se pronuncie con una voz unida al respecto. Grecia anunció en abril que abriría formalmente sus fronteras al turismo este 14 de mayo. Italia hizo lo mismo días después: “Tenemos un pasaporte verde nacional que permitirá a la gente desplazarse de una región a otra y que estará operativo a mediados de mayo, así que no esperemos hasta mediados de junio para el pase de la UE”, dijo Mario Draghi, primer ministro italiano, el pasado 4 de mayo. "Ha llegado el momento de reservar las vacaciones en Italia", agregó.

Cuestionado por El Confidencial por el impacto que tendrá en España la apertura temprana al turismo de los otros países mediterráneos, Valdés ha garantizado que el Gobierno tiene la convicción firme de que la solución tiene que venir desde las instituciones europeas, y no de forma unilateral. “España no está perdiendo competitividad”, ha asegurado, agregando que los datos recientes de buscadores turísticos muestran que el país continúa siendo uno de los destinos preferidos.

La ministra Maroto actualizó este miércoles al alza las previsiones sobre la llegada de turistas internacionales. España espera recibir 45 millones de viajeros extranjeros este 2021, más del doble de los 19 millones de visitantes del año pasado.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Unión Europea Parlamento Europeo Organización Mundial del Turismo (OMT) Mario Draghi