Sacrifican a una cría de ballena que escapó dos veces de los rescatistas del río Támesis
  1. Mundo
  2. Europa
Pueden vivir hasta cincuenta años

Sacrifican a una cría de ballena que escapó dos veces de los rescatistas del río Támesis

La Autoridad del Puerto de Londres suele atender a ballenas que llegan al Tamésis cada año. Sin embargo, ninguna había nadado tan al oeste por el río

placeholder Foto: El animal, que se calcula que medía alrededor de tres metros, estaba lejos de su hábitat natural (Unsplash)
El animal, que se calcula que medía alrededor de tres metros, estaba lejos de su hábitat natural (Unsplash)

Veterinarios expertos han sacrificado a una cría de ballena atrapada en el río Támesis de Londres (Reino Unido). Al parecer, la decisión de sacrificar al animal ha sido tomada después de que quedase varada este lunes 10 de mayo (por segunda vez) en un terraplén del famoso río londinense.

La salud de esta ballena se había deteriorado mientras luchaba en un entorno desconocido. Según los expertos, el mamífero había nadado cientos de kilómetros antes de ser visto este domingo 9 de mayo cerca de Richmond Lock, en el suroeste de la capital inglesa. Una vez examinada, la ballena logró escabullirse en la oscuridad de la noche antes de que los rescatistas pudieran actuar.

El equipo de rescate “logró colocar un pontón hinchable alrededor [de la ballena] y la hizo flotar hacia el río principal”, ha contado a CNN el portavoz de la Autoridad del Puerto de Londres, Martin Garside. En ese momento, el ejemplar tomó iniciativa propia y “nadó desde el portón al río principal”, escapando nuevamente.

Cincuenta años de vida

El mamífero ha sido finalmente localizado (por segunda vez) la mañana de este lunes contra la pared del río. Esto provocó que los expertos creyeran con preocupación que el animal pudiese quedarse varado una tercera vez. El ejemplar, que se calcula que medía alrededor de tres metros, estaba lejos de su hábitat natural, el norte del Mar del Norte: “Es una ballena muy joven y está en una situación muy peligrosa. Su vida está en juego”, señaló Garside antes de que se conociera la decisión.

Aunque estas ballenas pueden vivir hasta cincuenta años, el equipo veterinario de la Sociedad Zoológica de Londres decidió sacrificar al ejemplar para “poner fin a su sufrimiento”, puede leerse en el comunicado de los rescatadores. Por su parte, Garside ha informado que la Autoridad del Puerto de Londres suele atender a ballenas que llegan al Tamésis cada año. Sin embargo, ninguna había nadado tan al oeste por el río.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Mamífero
El redactor recomienda