Pese a todo, la Unión Europea todavía puede ganar la maratón de las vacunas
  1. Mundo
  2. Europa
Las cifras están de su lado

Pese a todo, la Unión Europea todavía puede ganar la maratón de las vacunas

Las dosis acordadas y el ritmo actual de vacunación son, en principio, suficientes para alcanzar el objetivo del 70% de la población adulta vacunada a finales de verano

placeholder Foto: Una multitud espera a recibir la vacuna contra el covid-19 en un centro de vacunación en Bruselas. (Reuters)
Una multitud espera a recibir la vacuna contra el covid-19 en un centro de vacunación en Bruselas. (Reuters)

A principios de marzo, la campaña de vacunación de la Unión Europea se encontraba en el ojo de un huracán de críticas. Cumplir los objetivos fijados por Bruselas para el primer trimestre se había vuelto imposible, las impresionantes cifras de inmunización en Reino Unido y Estados Unidos dejaban en ridículo las del continente y AstraZeneca anunciaba nuevos incumplimientos de su contrato con Bruselas. En medio de la tempestad, el presidente del Consejo Europeo llamaba a la calma: “El ser impacientes es algo natural, pero con el tiempo ganaremos la guerra contra el covid-19”, aseguraba. "La lucha contra el coronavirus no es un esprint: es una maratón en la que Europa se encuentra bien posicionada para liderar".

Un mes más tarde, las alarmas vuelven a dispararse debido al retraso en la entrega de vacunas de Janssen después de que Estados Unidos ordenara detener las inoculaciones con el producto de Johnson & Johnson debido a unos casos extremadamente raros de trombos —algo similar a lo sucedido con AstraZeneca una semana antes—. Sin embargo, expertos y líderes políticos europeos se muestran convencidos de que, pese a todos los tropiezos, es posible cumplir el gran reto del segundo trimestre: que el 70% de la población adulta de la UE se encuentre vacunado para final del verano.

A primera vista, la meta parece complicada de alcanzar. Después de todo, al finalizar el primer trimestre, tan solo el 12% de los europeos había recibido al menos una dosis. Sin embargo, el optimismo que emana de Bruselas y que ha empezado a contagiarse en los discursos de los gobiernos de los Estados miembros está respaldado por los números.

Foto: Vacuna de Pfizer. (Reuters)

Los Veintisiete esperan recibir 410 millones de dosis de vacunas a lo largo del segundo trimestre, un número casi cuatro veces mayor de las que obtuvo en el primero (107 millones de dosis). Gran parte del drástico incremento en el suministro se debe a los 250 millones de dosis compradas a Pfizer/BioNTech. La farmacéutica estadounidense se ha convertido en el pilar central de la estrategia de vacunación europea tras llegar a un acuerdo con la UE este miércoles para adelantar la entrega de 50 millones de dosis adicionales a partir de abril.

Este aumento servirá para amortiguar el retraso de la entrega de 55 millones de dosis del fármaco de Johnson & Johnson. No obstante, aunque todavía no se sabe cuánto durará el parón ordenado por las autoridades sanitarias estadounidenses, es muy poco probable que la vacuna monodosis no llegue a la Unión Europea antes de finales de verano. Con este contingente, la UE acumularía al concluir julio 517 millones de dosis, una cifra superior a los 475 millones necesarios (contando con los 55 millones de vacunas monodosis) para vacunar a 265 millones de personas, el equivalente del 70% de la población adulta del bloque. Esto, sin contar con las vacunas que podrían llegar en el tercer trimestre.

La UE apuesta por Pfizer para garantizar el calendario de vacunación

Se necesita un esprint

El suministro, por lo tanto, será más que suficiente. Pero ¿qué hay del ritmo de vacunación? ¿Puede la UE absorber esa cantidad de dosis e inyectarlas a tiempo? Lo cierto es que, hasta la fecha, la mayoría de los países han sido capaces de administrar prácticamente todas las vacunas recibidas. España, por ejemplo, ha inyectado 11.598.499 dosis de las 11.917.275 suministradas por el reparto europeo, según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC).

En las últimas semanas, los Veintisiete han acelerado considerablemente su batalla contra el covid-19. Datos de Our World In Data revelan que actualmente la UE pone, de media, más de dos millones de dosis al día. Este ritmo, aunque todavía ligeramente insuficiente, hace que la maratoniana meta del 70% de la población adulta comience a vislumbrarse. Como puede verse en el siguiente gráfico, la UE va por buen camino, pero necesitará un esprint final.

Si se mantuviera exactamente el ritmo de la última semana de aquí al final del verano, la UE habría suministrado en torno a 422 millones de vacunas para el 22 de septiembre, una cifra alta, pero todavía insuficiente para cumplir el objetivo. Un incremento del 50% en las dosis administradas semanalmente —algo no difícil de imaginar, dado que la cifra prácticamente se ha duplicado en las últimas semanas—superaría, con 587 millones de vacunas, el objetivo por más de 100 millones.

"La brecha entre la UE y el Reino Unido se cerrará gracias al impresionante aumento de las disponibilidad de vacunas en la UE", afirmó Mujtaba Rahman, director europeo de la consultora de riesgos Eurasia Group, a 'The Wall Street Journal'. “El estado de ánimo político en la UE también cambiará con bastante rapidez, tal y como lo ha hecho en el Reino Unido”, vaticinó.

Sin embargo, la esperanza de un inminente aluvión de vacunas choca contra el escepticismo de quienes señalan que la UE incumplió todos los objetivos de inmunización que se había marcado para el primer trimestre, algo que muchos temen que vuelva a ocurrir.

Foto: Un hombre se vacuna con AstraZeneca. (Reuters)

Confiar o perder

Desde Bruselas, culpan de este fracaso en los objetivos a la farmacéutica protagonista de las mil y una polémicas: AstraZeneca. "Si hubiéramos recibido el 100% de las vacunas que AstraZeneca prometió en su contrato, la Unión Europea estaría hoy al mismo nivel que Gran Bretaña en términos de vacunas", aseguró recientemente el responsable de las compras de vacunas de la Comisión, el francés Thierry Breton, a 'Le Parisien'. Otros han señalado la gran cantidad de dosis que se exportan desde la UE —113,5 millones hacia 43 países desde el 31 de enero hasta la fecha, según un reporte de Bloomberg— frente a países como Reino Unido o Estados Unidos, que no dejan escapar prácticamente ninguna.

Pero, actualmente, el principal problema de AstraZeneca es que ha pasado de una crisis de suministro a una crisis de confianza. Pese a que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha reiterado su consejo de que esta vacuna vaya destinada a todos los adultos, sin importar su posible vínculo con casos extremadamente raros de coagulación sanguínea, cada Estado miembro ha impuesto una edad límite diferente para su uso, desoyendo las recomendaciones. Esta falta de una estrategia común, sumada a la incapacidad de Bruselas de transmitir un mensaje de tranquilidad sobre la vacuna, ha tenido un fuerte impacto en la población europea, gran parte de la cual está rechazando las dosis de AstraZeneca.

La vacunación no se interrumpe pese a las cancelaciones y las dudas

"Si los líderes del Gobierno no confían en la ciencia, la confianza en la vacunación desaparece. Si no confiamos en la EMA, cualquier enfoque común de la UE está condenado al fracaso", advirtió en marzo el europarlamentario y ex primer ministro de Bélgica Guy Verhofstadt, pocos días después de que Michel publicara su metáfora de la maratón. Si la Unión Europea comete con Janssen los mismos errores que con AstraZeneca, podría correr el riesgo de quedarse sin fuelle a mitad de la carrera.

A principios de marzo, la campaña de vacunación de la Unión Europea se encontraba en el ojo de un huracán de críticas. Cumplir los objetivos fijados por Bruselas para el primer trimestre se había vuelto imposible, las impresionantes cifras de inmunización en Reino Unido y Estados Unidos dejaban en ridículo las del continente y AstraZeneca anunciaba nuevos incumplimientos de su contrato con Bruselas. En medio de la tempestad, el presidente del Consejo Europeo llamaba a la calma: “El ser impacientes es algo natural, pero con el tiempo ganaremos la guerra contra el covid-19”, aseguraba. "La lucha contra el coronavirus no es un esprint: es una maratón en la que Europa se encuentra bien posicionada para liderar".

Unión Europea Reino Unido Vacunación
El redactor recomienda