"Si para julio la mayoría de los europeos no se han podido vacunar, será un enorme fracaso"
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista a González Pons

"Si para julio la mayoría de los europeos no se han podido vacunar, será un enorme fracaso"

El eurodiputado español Esteban González Pons repasa algunos de los principales asuntos de la agenda europea y la crisis de la vacunación en la Unión Europea

placeholder Foto: Esteban González Pons en la Eurocámara (EFE)
Esteban González Pons en la Eurocámara (EFE)

Esteban González Pons (1964, España) es una de las voces españolas más escuchadas y respetadas en la Eurocámara. El vicepresidente del Partido Popular Europeo se define como valenciano, liberal, alérgico, mediterráneo y sentimental. En una charla con este periódico repasa la candente actualidad europea analizando en detalle la estrategia de vacunación, el impacto de la pandemia en el proyecto europeo o las consecuencias de la salida del Fidesz de su familia política.

“Las vacunas que fabricamos en Europa deben servir primero a los europeos”, señala en una conversación con El Confidencial en el marco del proyecto ‘Decodificando el Parlamento Europeo’. González Pons no puntúa con más de un 6 la estrategia de la Comisión sobre los contratos con las farmacéuticas y advierte de que si el 4 de julio los adultos europeos no están vacunados será un “enorme fracaso”.

PREGUNTA: Hemos conocido recientemente que 29 millones de dosis de AstraZeneca estaban “escondidos” en Italia. ¿Cómo debe reaccionar la UE ante los continuos desmanes de la farmacéutica?

RESPUESTA: Debemos controlar que lo que fabricamos en Europa sirve primero a los europeos. Después ya vacunaremos al resto del mundo. Estados Unidos y el Reino Unido lo están haciendo así. No tiene sentido que estemos fabricando vacunas para fuera de la UE cuando tanta falta hacen dentro. No quisiera culpabilizar a AstraZeneca en concreto. Creo que esta farmacéutica está actuando con mucha deslealtad, pero también las instituciones han actuado con demasiado ingenuidad.

Foto: Foto: Reuters.

PREGUNTA: La Comisión Europea ha revelado esta semana que quiere endurecer la exportación de vacunas a países terceros. ¿Corre el riesgo la UE de ser culpada de un nacionalismo de las vacunas?

R: Lo que intentaría en estos momentos es evitar la competencia por el precio y el mercado negro. No hay nacionalismo cuando de lo que se trata es de evitar el mercado negro de los vacunas. La UE es fabricante de vacunas y, por lo tanto, los ciudadanos europeos deben ser los primeros en recibirlas. Tenemos que evitar que se produzca una competencia al alza por los precios y que se cree un mercado negro entre farmacéuticas y gobiernos. De la UE depende que el mercado internacional de vacunas sea limpio y transparente.

P: ¿Están justificadas las críticas a la Unión Europea por las negociaciones con las farmacéuticas y la demora en la llegada de las dosis?

R: Sindicar la compra de vacunas es una de las mejoras cosas que ha hecho la UE durante el último año. La UE no tiene competencias en materia de sanidad y ha sido capaz de coordinar a los Estados miembros para comprar de forma conjunta las vacunas. Seamos claro, sin ello, a España no le habrían empezado a llegar vacunas hasta que los alemanes, franceses, holandeses o daneses hubieran acabado de vacunarse. Países que no pueden competir con el precio o que no tienen el peso político suficiente, como es el caso español, hubiesen tardado mucho en recibir las dosis.

Con todo, la UE está cometiendo algunos errores. A la hora de contratar, a la hora de exigir o a la hora de controlar que no saliese lo que se fabricaba aquí, la UE ha pecado de ingenuidad. Espero que nos demos cuenta del tipo de mercado internacional en el que nos encontramos y del tipo de actitud que debemos mantener frente a ese mercado.

P: ¿Cómo puntúa del 1 al 10 la campaña de vacunación europea?

R: Distinguiría entre la estrategia de compra sindicada de vacunas, su reparto y las campañas de distribución, que son nacionales. La distribución está funcionando bien. La estrategia fue un éxito. El tema de los contratos con las vacunas no pasa del 6, pero ya es mucha nota porque le estamos poniendo un 6 con ambición de 7 u 8 en una materia en la que no tiene competencia.

P: ¿Estará el 70% de la población adulta vacunada para verano?

R: Es muy probable que el 4 de julio prácticamente todos los norteamericanos hayan tenido la oportunidad de vacunarse. Si el 4 de julio la UE no se encuentra en una situación similar será un enorme fracaso. Un rotundo fracaso. Si ellos que empezaron más tarde llegan primero a la meta, significará que nosotros nos hemos perdido por el camino. Que por el camino hemos derrochado nuestras oportunidades. Espero que todavía seamos capaces de corregir los errores. Si el 4 de julio Estados Unidos está vacunado, nosotros también deberíamos estarlo.

P: ¿Qué opinión le merece el boom de los alemanes en Mallorca?

R: Se trata de una consecuencia indeseada de la necesidad de que el tratado de Schengen esté en vigor. No podemos impedir los viajes internacionales porque no podemos cerrar las naciones europeas por la pandemia. No podemos volver a levantar fronteras entre nosotros porque el virus se mueve y nosotros no nos podríamos mover. El proyecto europeo exige que siga sin haber fronteras en nuestros Estados.

Pero la necesidad de mantener Schengen abierto produce como efecto indeseado el que los extranjeros se puedan mover por la UE incluso a territorios en los que los nacionales no pueden moverse. Los alemanes deberían dejar de hacer aquello que los españoles no pueden hacer en su propio territorio. De lo contrario, tendremos la sensación de que estamos en Cuba, donde los extranjeros veranean y los cubanos no.

P: ¿Va a salir la UE más unida y fortalecida o más dividida de la pandemia del coronavirus?

R: Resumiéndolo diré que la UE ha sido capaz de hacer tres cosas que no se esperaban de ella porque no tiene competencias y han sido muy útiles durante esta crisis. La primera es conseguir que se mantengan las fronteras abiertas.

La segunda fue conseguir que la deuda se sindicase para hacer un plan de recuperación que no estaba en la imaginación ni de los más europeístas. Pese a todos los que se opusieron, tenemos deuda europea sindicada y un plan de recuperación de 750.000 millones de euros.

Y la tercera fue comprar vacunas de forma conjunta. Gracias a ello, los países con menos recursos y menos influencias tienen también vacunas. Son tres grandes aciertos de la UE, pero por el camino, la gestión de la compra de vacunas está siendo muy mejorable. La gestión de política de fronteras está también dejando mucho que desear. Y el dinero está tardando mucho en llegar. Así, está por ver si estos tres aciertos en su desarrollo producirán los efectos que deseamos. Además, la manera en la que se ha gestionado el fondo de recuperación ha abierto una puerta a la deseuropeización del proyecto europeo porque el dinero se pide por parte europea, pero se va gastar en los presupuestos nacionales. Si las naciones fueran niños, les hemos enseñado dónde escondemos el bote de los caramelos.

placeholder Esteban González Pons, eurodiputado del Partido Popular Europeo. (EFE)
Esteban González Pons, eurodiputado del Partido Popular Europeo. (EFE)

P: Su última columna aquí en El Confidencial se titula ¿Cree que Putin es un asesino? ¿Lo definiría usted como tal?

R: Creo que Putin no es un político democrático y que ha establecido una dictadura disfrazada de democracia en su país, en el que no se respetan los derechos humanos ni el Estado de Derecho. No podemos considerarle un líder con la respetabilidad de los líderes democráticos. Pero dicho esto, también creo que la UE necesita una estrategia a largo plazo con Rusia y no puede seguir teniendo una política de coyuntura en relación con Rusia.

Esta nación no solo está geográficamente en Europa, sino que influye mucho en Europa. Me da la sensación de que los europeos seguimos menospreciando a Rusia, menospreciando a Putin y careciendo de una política estratégica a largo plazo en relación con Rusia. Rusia frente a Europa tiene una estrategia; Europa frente a Rusia solo tiene táctica.

P: ¿Está contento con la marcha del Fidesz de su familia, el Partido Popular Europeo?

R: Estoy aliviado. Pero al mismo tiempo preocupado. Aliviado porque no era fácil compartir grupo parlamentario con un partido claramente iliberal que chocaba y choca con mis principios y valores políticos y con los del Partido Popular.

Pero estoy preocupado porque al haber sacado a Fidesz de dentro del PPE existe la posibilidad –y diría que es ya casi una realidad- de que Fidesz junto al PiS polaco y a La Lega italiana conformen un grupo iliberal de derechas que será el tercero más grande de la cámara.

Foto: Szájer József, eurodiputado y cercano aliado de Viktor Orbán en el partido Fidesz. (Reuters)

Por lo tanto, a la derecha del PPE no solo están ya los filofascistas, sino también un gran grupo iliberal muy difícil de reconducir hacia el europeísmo que nos ha permitido disfrutar de tantos años de paz en el continente. Hemos hecho crecer a la derecha iliberal y no cabe esperar nada bueno del crecimiento de esa derecha que no es en absoluto europeísta.

P: ¿Cree que otras delegaciones inclinadas a esta tendencia iliberal, como el partido de Jansa en Eslovenia, pueda seguir los pasos de Orbán y abandonar su grupo parlamentario?

R: No creo que sea el caso. Y así lo espero. Pero vamos a intentar que quienes hoy forman parte del Partido Popular Europeo avancen hacia las posiciones europeístas sin expulsarlos hacia las posiciones nacionalistas. Eslovenia es el próximo país en abanderar la Presidencia del Consejo y estoy convencido de que ello va a servir para que nuestro partido allí tenga un diálogo fluido para no engordar más a la derecha iliberal y para hacer fuerte a la derecha europeísta.

Foto: Irene Joveva. (Parlamento Europeo)

P: ¿Tiene algún tipo de relación con Puigdemont, Ponsatí o Comín?

R: Hasta ahora ni siquiera hemos coincidido en un ascensor.

P: Y ya para terminar, cuéntenos, ¿cómo ha cambiado el Covid la vida como eurodiputado de Esteban González Pons?

R: La ha transformado del todo. En Bruselas he vivido el accidente de Germanwings, los atentados de Zaventem, el Brexit, el referéndum independentista en Cataluña, los atentados de Estrasburgo y finalmente el Covid. Creo que al principio de la pandemia era el único parlamentario que estaba en el Parlamento Europeo. Durante un mes viví aquí como si viviera en un barco fantasma. La vida de antes del Covid para el Parlamento era una y la vida después será otra. La crisis del Covid es un túnel: cuando salgamos de él, el paisaje que veremos será parecido al que dejamos atrás, pero estaremos en otro sitio. Este Parlamento nunca volverá a ser el mismo. Y ojalá consigamos hacerlo mejor.

A partir de esta crisis, la comunicación por videoconferencia se ha aceptado como normal. Cuando esto termine seguiremos comunicándonos para muchas cosas así y nos veremos físicamente mucho menos. En un escenario tan plural, diverso y contradictorio como es el Partido Europeo es fundamental verse y hablarse en persona. Si dejamos el futuro de Europa a un webinario, el futuro de Europa será simplemente de webinario. Para establecer lazos más fuertes, este Parlamento debería volver a ser lo que era. Pero no creo que a la salida de la crisis, la Eurocámara sea tan creativa como lo era antes. Por desgracia.

Unión Europea Esteban González Pons Economía Partido Popular (PP) Nacionalismo Pandemia Parlamento Europeo Proyecto Parlamento Europeo Comisión Europea Vacunación Industria farmacéutica
El redactor recomienda