El Vaticano rectifica tras amenazar con despedir a los trabajadores que no se vacunen
  1. Mundo
  2. Europa
A TRAVÉS DE UNA LEY DE 2011

El Vaticano rectifica tras amenazar con despedir a los trabajadores que no se vacunen

Las leyes laborales italianas no aplican en este Estado, que se puede convertir en el primero en inmunizar a toda su población. Francisco y Benedicto XVI ya han recibido las dos dosis

placeholder Foto: La plaza de San Pedro, en Ciudad del Vaticano, vacía por el coronavirus. (EFE)
La plaza de San Pedro, en Ciudad del Vaticano, vacía por el coronavirus. (EFE)

El Vaticano podría ser el primer Estado soberano del mundo en vacunar a toda su población adulta. Pero su estrategia le ha causado un problema este jueves. Las regulaciones del mercado laboral italiano no aplican en esta monarquía absoluta, cuyo máximo dirigente, el papa Francisco, ya ha recibido las dos dosis de inmunización contra el coronavirus. Los 3.000 trabajadores del país están siendo los siguientes y, si se negasen a hacerlo, podrían ser despedidos "al poner en riesgo la salud pública", según una regulación de 2011. Unas horas después de trascender la noticia, las autoridades vaticanas han tenido que desdecirse.

El Estado católico ha matizado este jueves que no habrá despidos de sus empleados que rechacen vacunarse, aunque se trata de una decisión que "puede constituir un riesgo para él, para los demás y para su entorno laboral". "La adhesión voluntaria a un programa de vacunación debe tener en cuenta el riesgo", precisa en una nota la Comisión Pontificia del Estado de la Ciudad del Vaticano, para aclarar el contenido del decreto firmado el pasado 8 de febrero por su presidente, el cardenal Giuseppe Bertello.

Por ello, "la seguridad de la comunidad puede prever, para quienes se nieguen a la vacunación por falta de motivos de salud, la adopción de medidas que por un lado minimicen el peligro en cuestión y por otro permitan buscar soluciones alternativas para la realización de la obra por parte del interesado". En el decreto se establecen sanciones económicas a quien no se vacune. Si se persiste en el incumplimiento de las normas, se podrá llegar "a terminar la relación laboral" para quienes no tengan "comprobadas razones de salud".

Foto: El papa Francisco, en el Vaticano. (EFE)

Las sanciones previstas en el artículo 6 se refieren a una ley del Vaticano de 2011, que ya preveía para los empleados que no se sometan a "exámenes médicos oficiales" "responsabilidad y consecuencias" "hasta la terminación de la relación laboral".

El Estado pontificio inició el mes pasado una campaña de vacunación entre sus cerca de 800 residentes y sus más de 3.000 empleados y sus familias. Tanto el papa Francisco, de 84 años, como el pontífice emérito Benedicto XVI, de 93 años, han recibido la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus y están inmunizados. La dirección Sanitaria y de Higiene de la Ciudad del Vaticano reservó cerca de 10.000 vacunas de la compañía farmacéutica Pfizer para su campaña de vacunación, que comenzó el pasado 13 de enero.

"Creo que éticamente todo el mundo tiene que vacunarse. Es una opción ética porque concierne a tu vida, pero también a la de los demás", destacó entonces Francisco. Ahora, se va a convertir también en una cuestión legal.

Coronavirus Vacunación Vaticano Empleo
El redactor recomienda