El secretario de Estado de EEUU conversa con González Laya 40 países después
  1. Mundo
  2. Europa
después de suecia, irlanda o colombia

El secretario de Estado de EEUU conversa con González Laya 40 países después

Más de 40 países y 22 días después de iniciar sus contactos con el exterior, Antony Blinken conversó con la ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional

placeholder Foto: El secretario de Estado, Antony Blinken, con Joe Biden. (Reuters)
El secretario de Estado, Antony Blinken, con Joe Biden. (Reuters)

Si la agenda de llamadas de Antony Blinken, el nuevo jefe de la política exterior de Estados Unidos, nos dice algo sobre los planes de Washington para restaurar su imagen de líder multilateral, es que España no está entre sus prioridades más inmediatas. Más de 40 países y 22 días después de iniciar sus contactos como secretario de Estado del Gobierno de Joe Biden, Blinken conversó en la tarde del martes con la ministra española de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Arancha González Laya, para repasar los puntos de la agenda bilateral.

"El secretario de Estado, Antony J. Blinken, habló con la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, para discutir vías para fortalecer las relaciones bilaterales y trasatlánticas. El secretario agradeció a España por acoger tropas estadounidenses y enfatizó que Estados Unidos desea trabajar con España, la UE y otros socios para dar respuesta a los desafíos comunes, incluyendo el covid-19 y avanzar los preparativos para una próxima pandemia, el cambio climático, Rusia, China y Venezuela", informó un portavoz del Departamento de Estado en un breve comunicado, que sigue un patrón similar a las llamadas mantenidas con otros funcionarios europeos.

Los primeros contactos internacionales de Blinken —que comenzaron el 26 de enero— emularon a los de la Casa Blanca, con sendas llamadas a sus vecinos en Canadá y México y con otros cercanos aliados como Japón y Corea del Sur, según la página del Departamento de Estado. La segunda ronda, al día siguiente, cubrió Reino Unido, Francia, Alemania, Australia, Israel, Filipinas, Tailandia y el secretario general de la OTAN. Y el 28 de ese mismo mes, conversó con sus pares de Italia, Afganistán, Irak, Jordania y Sudáfrica, además de con el alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell.

Foto: Joe Biden, durante su discurso de investidura en Washington DC. (EFE)

Desde entonces, y antes de llegar a España, el jefe de la diplomacia estadounidense conversó con los otros grandes pesos pesados de la geopolítica, incluyendo China, Rusia e India, pasó por socios europeos como Suecia, Suiza, Irlanda y Ucrania, y actores regionales, como Colombia, Turquía, Indonesia o Etiopía. Más significativo, el 5 de febrero Blinken conversó de nuevo con los ministros de Exteriores francés Jean-Yves Le Drian, alemán Heiko Maas y británico Dominic Raab, esta vez en una videoconferencia conjunta que muestra que, pese al Brexit, los ejes maestros de la relación trasatlántica no van a cambiar en el corto plazo.

También Pedro Sánchez ha estado ausente en la parte alta de la agenda de Biden. Desde su investidura el 20 de enero, el 46º presidente de EEUU ya se ha puesto al teléfono con una docena de mandatarios, otra lista que muestra cómo el balance de aliados más estratégicos y adversarios globales no ha cambiado. Tampoco hubo contacto previo en las llamadas de cortesía tras su victoria en las presidenciales de noviembre, donde además de los nombres habituales hubo otros más llamativos, como los presidentes de Argentina, Chile o Costa Rica.

Foto: Conrad Tribble. (Carmen Castellón)
La agenda española de Biden: "La idea no es tirar para atrás todo lo que hizo Trump"
Ángel Villarino Enrique Andrés Pretel Fotografía: Carmen Castellón

Las administraciones de Barack Obama y de Trump tampoco mostraron especial atención política a España, que lleva décadas tratando de explotar sin éxito sus fortalezas diplomáticas en Europa y América Latina. Moncloa prepara una amplia y radical reforma del servicio exterior con el objetivo de lograr "un papel más relevante" en la esfera internacional, según el borrador del proyecto al que tuvo acceso El Confidencial. “España aspira sin complejos a asumir un mayor liderazgo internacional y europeo. Ello implica una mayor capacidad de iniciativa y estar a la vanguardia en los temas y espacios en los que existan vacíos y oportunidades”, explicaba el texto.

Sin embargo, gran parte de la agenda bilateral España-EEUU pasa por Bruselas y las negociaciones en el marco de la UE. El punto más urgente son los aranceles impuestos durante el mandato de Donald Trump, que han afectado a productos españoles clave como el aceite, el vino o los cítricos, y los planes europeos para fiscalizar a los grandes gigantes tecnológicos en suelo europeo. También la presencia militar estadounidense en las bases españolas de Morón y Rota o los planes para lograr una salida a la crisis de Venezuela son puntos estratégicos comunes.

Foto: La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. (EFE)

En una reciente entrevista con El Confidencial, Conrad Tribble, actual ministro-consejero de la embajada estadounidense en Madrid, aseguró que existe voluntad por parte de la administración Biden de buscar una solución al problema de los aranceles y revisar algunas de las políticas que más "irritaciones y desacuerdos" provocan entre los aliados europeos. Sin embargo, advirtió que los problemas no desaparecerán automáticamente y que no todo lo que puso en marcha Trump será revertido. "Hay ciertos aranceles que afectan a España que no están directamente ligados a Boeing-Airbus, tienen otro fundamento legal. Es imposible incluirlos todos, habrá que hacer un análisis y negociar con Bruselas", agregó Tribble.

Política exterior España Estados Unidos (EEUU)