La mutación del virus colapsa la entrada de mercancías en UK y anticipa el caos del Brexit
  1. Mundo
  2. Europa
ANTE LA FALTA DE ACUERDO CON LA UE

La mutación del virus colapsa la entrada de mercancías en UK y anticipa el caos del Brexit

El Reino Unido, con más de 67.000 muertos por pandemia, nunca antes había sentido de forma tan clara el ser una isla. Más de 30 países tanto dentro como fuera de la UE han cortado sus conexiones

placeholder Foto: Cola de camiones en el puerto de Dover este 21 de diciembre. (Reuters)
Cola de camiones en el puerto de Dover este 21 de diciembre. (Reuters)

Y, finalmente, el caos del Brexit llegó. El miedo siempre fue la ruptura de unas tortuosas negociaciones entre Londres y Bruselas sin pacto económico. Pero ha sido una nueva variante de un virus que ha dejado ya más de 1,6 millones de muertos en todo el mundo la que ha puesto sobre papel la crisis más absoluta que se genera cuando un país queda bloqueado del resto del mundo. El Reino Unido (con más de 67.000 muertos por pandemia) nunca antes había sentido de forma tan clara el ser una isla. Más de 30 países, tanto dentro como fuera de la UE, han cortado sus conexiones ante la alerta de una nueva mutación del virus que se propaga un 71% más rápido. De momento, no hay evidencias de que sea más mortífera. Pero nadie quiere correr riesgos.

El hecho de que Francia cerrara el domingo su frontera con suelo británico, en principio por 48 horas, ha obligado a cerrar el puerto inglés de Dover, la principal conexión con el Canal de la Mancha. En circunstancias normales, 9.000 camiones pasan cada día por el puerto. En Navidad, la cifra alcanza 12.000 por jornada. Las colas comienzan ya a ser kilométricas y hay planes para intentar aparcar, al menos, 7.000 camiones en el aeropuerto de Kent, que permanece ahora cerrado. En cualquier caso, las autoridades francesas han señalado este lunes que “van a establecer un protocolo” en las próximas horas para que la frontera se pueda volver a abrir.

Foto: El puerto de Rótterdam. (EFE)

Los supermercados temen problemas de abastecimiento de productos frescos. Los mariscos que se exportan a los países de la UE, entre ellos España, se dan ya por perdidos y las dudas sobre si las vacunas llegarán a tiempo comienzan a poner nerviosos a los ciudadanos. Por no hablar de otros sectores que se ven directamente perjudicados, como el automovilístico. Por el puerto inglés pasan diariamente más de un millón de piezas que ahora paralizan muchas series de producción.

El mayor periodo de incertidumbre

A principios de la semana pasada, antes de que se implementaran todas las nuevas medidas de confinamiento y se impusieran los bloqueos de otros países, Doug Bannister, director ejecutivo del puerto de Dover, pidió ya apoyo financiero urgente del Gobierno de Boris Johnson para preparar planes de contingencia ante un Brexit duro económico para el 31 de diciembre, que es cuando termina el periodo de transición.

Pero las autoridades rechazaron una solicitud de 33 millones de libras para los controles de pasaportes franceses, asignando al puerto tan solo 33.000 libras en su lugar. “Estamos tratando de atravesar el periodo de mayor incertidumbre que ha visto esta instalación en toda su historia”, matizó ya entonces.

En una señal de la creciente preocupación dentro del Gobierno, el premier Boris Johnson ha presidido esta mañana una reunión del comité de emergencia Cobra para analizar la situación que, sin duda alguna, daña aún más la economía de un país que ya está en recesión y este año acumulará un déficit histórico del 19% del PIB, el endeudamiento más importante en tiempos de paz.

Entre las filas 'tories' existe gran descontento con el primer ministro. Los diputados critican que la cancelación de Navidades se anunciara por sorpresa el sábado, cuando la Cámara de los Comunes ya estaba de vacaciones, lo que ha impedido una votación. A principios de diciembre, el 'premier' ya sufrió la revuelta más importante desde que se mudó al Número 10 cuando Westminster tuvo que votar un paquete de medidas que no era ni mucho menos del calibre de las actuales. Los rebeldes piden ahora sesión extraordinaria para poder votar las nuevas restricciones que consideran atentan contra las libertades civiles.

Más de 16,5 millones de ciudadanos de Inglaterra se encuentran ahora en el nivel máximo de restricciones. Según los rotativos, las medidas se podrían extender incluso hasta Semana Santa o al menos hasta que 20 millones de ciudadanos (de un país de 67 millones) hayan recibido la vacuna.

Las autoridades han pedido a las compañías de trenes y aviones que reembolsen el dinero de los viajes a los ciudadanos damnificados. En principio, el Gobierno había dejado una ventana del 23 al 27 de diciembre. Pero, cuando se anunciaron las medidas, se vivió el mayor éxodo desde la II Guerra Mundial, con colapso en aeropuertos y estaciones de tren.

La Road Haulage Association (RHA) —la principal asociación de operadores de transporte por carretera y logística de mercancías— advierten que los planes, por sí solos, de Francia de cerrar su frontera durante, al menos, este martes amenazan con una “enorme interrupción” de los suministros alimentarios y comerciales de primera necesidad. “El comercio es una calle de doble sentido, lo que sale, vuelve y viceversa. Por lo tanto, cualquier interrupción del flujo libre de mercancías en esta época del año tendrá graves consecuencias”, señala Rod McKenzie, responsable de RHA.

Foto: Puerto de Dover, en Reino Unido. (EFE)

Por su parte, el mensaje de Ian Wright, director de la Federación de Alimentos y Bebidas, va en la misma línea: “Vamos a tener graves problemas en los suministros de alimentos frescos navideños y las exportaciones de alimentos y bebidas del Reino Unido”. La policía de Kent ya ha puesto en marcha la “operación Stack” para la carretera M20 (que une Kent con el puerto de Dover) para hacer frente a la larga cola de camiones aparcados.

Por su parte, el ministerio de Salud explica que tiene planes de contingencia para transportar desde Bélgica por aire, en caso de que fuera necesario, utilizando aviones del Ejército, las vacunas de Pfizer que ya se están suministrando en el país. De momento, solo se han recibido las primeras 800.000 dosis de las 40 millones que se han comprado.

Las vacunas estaban llegando hasta ahora a través del puerto de Dover en contenedores. Las restricciones no afectan a carga no acompañada como contenedores a remolque de camión por cuenta propia. En cualquier caso, hay problemas para encontrar camioneros ahora que las pueden recibir, ya que la gran mayoría teme quedar completamente colapsado apenas dos días antes de Navidad.

El sector pesquero, que apenas representa el 0,1% del PIB británico pero tiene una importancia política muy grande, es aún el principal escollo

El polémico Nigel Farage, el que fuera líder de la formación antiinmigración UKIP, protagonista indiscutible del triunfo del Brexit, asegura que las medidas impuestas por Francia tan solo son una medida de presión para que Londres ceda ahora en las demandas de la UE respecto a pesca. El sector pesquero, que apenas representa el 0,1% del PIB británico pero tiene una importancia política totémica, es aún el principal escollo entre Londres y Bruselas para poder cerrar un convenio que evite cuotas y aranceles a partir del 1 de enero.

En teoría, el pasado domingo se cumplió la fecha límite que estableció el Parlamento Europeo para que le diera tiempo a ratificar cualquier pacto antes de que finalice el 2020. La Eurocámara se mostró dispuesta a celebrar un Pleno extraordinario la semana que viene para completar el proceso, pero únicamente si tenía el texto sobre la mesa ayer. El pacto, sin embargo, sin llegar. Por lo tanto, si se cierra 'in extremis', como pasó ya en octubre del año pasado con el acuerdo de divorcio, se podría aplicar de forma provisional, dejando la ratificación final del texto para el inicio de 2021.

Brexit Reino Unido Boris Johnson