La UE afronta un debate espinoso que mezcla terrorismo, inmigración y votantes
  1. Mundo
  2. Europa
TRAS ATAQUES TERRORISTAS EN FRANCIA Y AUSTRIA

La UE afronta un debate espinoso que mezcla terrorismo, inmigración y votantes

La Unión Europea se embarca en un debate difícil sobre el radicalismo islámico, con algunos Estados miembros vinculándolo al fenómeno migratorio

Foto: Algunos líderes europeos durante una conferencia sobre la lucha contra el terrorismo. (EFE)
Algunos líderes europeos durante una conferencia sobre la lucha contra el terrorismo. (EFE)

Los últimos ataques terroristas que han golpeado a Francia, con la decapitación del profesor Samuel Paty en la capital y el apuñalamiento de otras tres personas en Niza, y Austria, donde cuatro personas fueron asesinadas a tiros por un simpatizante del Estado Islámico, han sacudido la agenda europea y han hecho que París y Viena se coordinen para incluir la lucha contra el terrorismo en la lista de prioridades de las próximas semanas. De hecho Emmanuel Macron, presidente galo, convocó para este pasado miércoles una cumbre sobre el tema, reuniendo a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, los cancilleres Angela Merkel, de Alemania, y Sebastian Kurz, de Austria, así como al primer ministro holandés Mark Rutte, una demostración de la voluntad francesa, austriaca y holandesa de elevar el asunto a la primera línea.

Este viernes los ministros del Interior celebran un encuentro en el que habrá sobre la mesa un documento que demuestra la división que existe en el seno de la Unión Europea sobre este tema. En el primer borrador que se circuló se incluían referencias a que los inmigrantes deben “ganarse la vida”, con referencias al islam y la necesidad de hacerse cargo de la educación de los imanes. Pero en versiones posteriores casi todas esas referencias habían sido eliminadas, en una muestra de que existe un “tira y afloja” en la redacción del texto.

Foto: 'Je suis prof': miles de franceses salen a la calle para rechazar el terrorismo islámico

Aunque Macron aseguraba en la cumbre del miércoles que su objetivo no es establecer un vínculo directo entre inmigración y terrorismo, el documento con el que se trabajaba a comienzos de la semana señalaba precisamente en esa dirección. "No hay que confundir la lucha contra la inmigración clandestina con el terrorismo. Pero hay que examinar con lucidez los vínculos que existen entre estos dos fenómenos”, intentó defender el presidente galo en una rueda de prensa.

El hecho de que la solución con la que piensan Austria o Francia pase por un refuerzo de las fronteras exteriores no es algo con lo que los países sureños se sientan especialmente cómodos: se traduciría, de nuevo, en un mayor peso sobre los hombros de estos Estados miembros, que ya se sienten solos en su gestión de los flujos migratorios. Y precisamente ese es uno de los puntos de tensión, que ponen a países como España o Italia en una actitud defensiva, aunque no son los únicos países que se han opuesto a una vinculación entre migración y terrorismo.

Macron junto al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. (Reuters)
Macron junto al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. (Reuters)

En todo caso el presidente francés promete mover sus piezas rápidamente. Ya anunció una propuesta para “refundar” Schengen en un evento en la frontera española hace algunos días, y señaló que presentaría dicha propuesta en el Consejo Europeo de diciembre con el objetivo de tener la reforma completada durante la presidencia francesa del Consejo de la UE durante 2022. Rutte ha apoyado la idea propuesta por Macron: “Sólo podremos preservar este logro (la desaparición de las fronteras internas) si nos centramos urgentemente en el control de las fronteras exteriores. Es crucial saber quién entra y quién sale de Schengen".

Los mensajes de Macron parecen claramente dirigidos hacia Italia, ya que el atacante de Niza había entrado en la Unión Europea por Lampedusa. Pero los países sureños defienden que cumplen con su papel, y que además lo hacen con poca ayuda del resto de socios europeos. Pero el discurso de Macron, como el de Kurz, parece sólido en esa dirección:"No podemos vivir en libertad sin proteger nuestras fronteras exteriores", aseguró el canciller austriaco tras la cumbre del miércoles, señalando que la Unión Europea se enfrenta “a una amenaza permanente".

Foto: Radiografía de un terrorista europeo: así se radicalizó el atacante de Viena

Por otro lado, hay algunas medidas en materia de cooperación policial e información que se pusieron sobre la mesa tras los importantes ataques terroristas contra París y Bruselas en 2016 y que todavía no están totalmente en marcha. Pero en estos últimos días se ha empezado a sondear nuevos terrenos, especialmente en materia de la educación de los imanes, que está en el centro de la estrategia francesa contra el radicalismo islamista. Además, los Estados miembros quieren poder tener acceso a comunicaciones encriptadas de aplicaciones como por ejemplo WhatsApp o Telegram.

Respecto a la educación de los imanes en suelo europeo, si bien por el momento parece fuera del debate, Michel lo ha convertido en una apuesta personal. Durante una visita a Viena esta misma semana el presidente del Consejo Europeo propuso la creación de un “instituto” para educar a los imanes, una idea en línea con la base del plan francés para la lucha contra el radicalismo islámico.

Michel junto al presidente francés y el primer ministro holandés durante una rueda de prensa digital. (Reuters)
Michel junto al presidente francés y el primer ministro holandés durante una rueda de prensa digital. (Reuters)

Un nuevo eje

Francia y Austria aparecen completamente unidos en esta estrategia, y serán el eje que empujará por una toma de decisiones a nivel europeo. Los críticos ven un intento de endurecer el discurso para sus audiencias nacionales. Kurz labró su carrera política con una postura dura en inmigración y Macron se enfrentará en las próximas elecciones a Marine Le Pen sabiendo que la inmigración y el terrorismo serán dos elementos clave de los comicios.

De los líderes nacionales que participaron en la cumbre del pasado miércoles, solamente Merkel apostó por un discurso menos duro. "No se trata de un combate entre el islam y la cristiandad”, explicó Merkel, sino que se trata de “defender el modelo de sociedad democrática y hacer frente a la amenaza que representan los enemigos de la sociedad abierta y liberal”.

Austria Terrorismo Emmanuel Macron Unión Europea Consejo Europeo Estado Islámico Ursula von der Leyen Inmigración Directo Telegram WhatsApp Marine Le Pen
El redactor recomienda