Fracaso estrepitoso en los Lores de los planes de Johnson para violar el acuerdo del Brexit
  1. Mundo
  2. Europa
Golpe a los planes de Johnson

Fracaso estrepitoso en los Lores de los planes de Johnson para violar el acuerdo del Brexit

Los planes de Johnson para violar el acuerdo del Brexit se atoran en la Cámara de los Lores justo en la semana crítica de las negociaciones con la UE

Foto: Fracaso estrepitoso en los Lores de los planes de Johnson para violar el acuerdo del Brexit
Fracaso estrepitoso en los Lores de los planes de Johnson para violar el acuerdo del Brexit

Las derrotas parlamentarias, por muy esperadas que sean, no dejan de ser humillaciones para el Gobierno. Y la última sufrida por Boris Johnson ha sido estrepitosa. La Cámara de los Lores ha decidido, por 433 votos a favor frente a 165 en contra, retirar las polémicas cláusulas del proyecto de Ley de Mercado Interno con que el primer ministro amenaza ahora con violar el acuerdo de retirada firmado el año pasado con la UE, en caso de que finalmente no se cierre un acuerdo comercial con el bloque.

Durante un debate que se alargó hasta la noche del lunes, el conservador lord Clarke advirtió de que la legislación era un “gesto bastante parecido a Donald Trump”. “No podemos comportarnos como el Gobierno de una dictadura del tercer mundo”, señaló.

Foto: "Vamos a violar el tratado internacional, pero solo un poco": último rizo de Boris y el Brexit

Por su parte, lord Howard, en su día líder del Partido Conservador, señaló que Reino Unido daría un “ejemplo lamentable” si infringiera el derecho internacional. “Yo voté por el Brexit. Pero quiero que el Estado independiente y soberano por el que voté sea un país que cumpla su palabra, que defienda el Estado de derecho y cumpla con las obligaciones del tratado”, manifestó.

Johnson puede reintroducir de nuevo esas disposiciones cuando el texto regrese a la Cámara de los Comunes, donde tiene mayoría absoluta. Pero eso no se espera que ocurra hasta diciembre. Y para entonces, las negociaciones con la UE habrían tenido que terminar ya, con o sin pacto.

17 de noviembre, fecha clave

El negociador jefe comunitario, Michel Barnier, se encuentra precisamente esta semana en Londres para proseguir con las intensas reuniones. El último (y ¿definitivo?) 'deadline' sería ahora el 17 de noviembre. Hasta el 31 de diciembre, los británicos no salen ya a efectos prácticos del club. Pero hay que tener en cuenta que cualquier texto necesita luego unos trámites de aprobación.

El tiempo avanza, pero, hoy por hoy, siguen los tres obstáculos de siempre que impiden acercar posturas: pesca, gobernanza y ayudas estatales. Y en caso de que finalmente no se cierre ningún convenio, las relaciones entre ambas partes se regirán únicamente bajo las pautas de la Organización Mundial del Comercio, lo que supone cuotas y aranceles.

Evitar una frontera dura entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte fue el principal escollo de las negociaciones de divorcio. Sin embargo, Johnson amenaza ahora con 'violar' el Protocolo de Irlanda recogido en el acuerdo de retirada, en caso de que no se logre cerrar un pacto comercial.

Foto: El 'premier británico' Boris Johnson. (EFE)

Las áreas principales de dicho protocolo que quedaron pendientes de definir en el comité conjunto de implementación son tres. Primero, la definición de “bienes en riesgo”, es decir, los productos que cruzan el mar de Irlanda desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte, pero se considera que están en riesgo de entrar en la UE y, por lo tanto, tienen que cumplir con el proceso aduanero comunitario. Segundo, cómo funcionaría en la práctica el “acceso sin restricciones” para bienes desde Irlanda del Norte a Gran Bretaña. Tercero, cómo se ejecutaría el compromiso de que las normas de ayuda estatal de la UE se aplicarían en Irlanda del Norte.

Si no se consiguiera un acuerdo comercial, todas las mercancías que van de Gran Bretaña a Irlanda del Norte se considerarían “en riesgo”, y por tanto, estarían potencialmente sujetas a aranceles de la UE. Los exportadores de Irlanda del Norte tendrían que cumplir con engorrosos procedimientos aduaneros al enviar mercancías a Gran Bretaña. Y en este contexto, Londres defiende que existe el riesgo de una confusión legal sobre si potenciales ayudas estatales del Gobierno británico a empresas de Gran Bretaña tendrían que cumplir con las normas comunitarias.

Esto separaría a Irlanda del Norte financieramente y mediante barreras físicas, representando una posible amenaza para el proceso de paz del Ulster. Los unionistas han dejado claro que la expulsión de Irlanda del Norte del territorio del Reino Unido sería inaceptable.

Una "red de seguridad"

En este sentido, Johnson insiste en que, “como gobierno responsable”, debe actuar para tener “una red de seguridad”. Por lo tanto, quiere tramitar el polémico proyecto de Ley de Mercado Interno “para crear los poderes que permitan no aplicar el concepto comunitario de efecto directo como establece el artículo 4 del acuerdo de retirada en unas circunstancias determinadas y muy limitadas”.

La UE dio a Downing Street de plazo hasta finales de septiembre para retirar del proyecto de ley las polémicas cláusulas. Pero Londres no movió ficha, por lo que la Comisión Europea abrió a principios de octubre un procedimiento de infracción contra el Reino Unido que, en cualquier caso, no impide seguir con las actuales negociaciones comerciales.

Hasta la fecha, Johnson se ha negado a retirar el órdago. Pero la prensa local coincide en que la reciente victoria de Joe Biden le debilita, ya que, en numerosas ocasiones, el demócrata, que tiene raíces irlandesas, ha advertido de que si el 'premier' viola el Protocolo de Irlanda, no tendrá nada que hablar con la nueva administración de la Casa Blanca para negociar un tratado de libre comercio con los Estados Unidos.

Foto: Lija y seda: Bruselas abre expediente a UK por violar el acuerdo pero sigue negociando

La victoria del candidato demócrata en las elecciones de Estados Unidos ha hecho perder a Johnson uno de sus aliados más cercanos, el republicano Donald Trump, que se había mostrado en los últimos años como un ferviente partidario del Brexit.

Trump celebró como una “gran victoria” el resultado del histórico referéndum de 2016 en el que los británicos decidieron abandonar la UE, y su equipo aseguró que el Reino Unido estaría “el primero en la cola” para firmar un nuevo acuerdo comercial con Washington. Con Biden, sin embargo, la posibilidad de un tratado comercial trasatlántico queda condicionada a que se mantenga una aduana sin fricciones entre las dos Irlandas.

Boris Johnson Unión Europea Comisión Europea Reino Unido Irlanda del Norte Brexit