Periodista de élite al estilo la Casa Blanca: ¿qué esconde el último fichaje de Boris?
  1. Mundo
  2. Europa
"Más cercano" y "transparente"

Periodista de élite al estilo la Casa Blanca: ¿qué esconde el último fichaje de Boris?

Para lidiar con su caída de popularidad por la crisis del coronavirus, Johnson se ha sacado de la manga un as inesperado: ruedas de prensa televisadas diarias al estilo Casa Blanca

Foto: Periodista de élite al estilo la Casa Blanca: ¿qué esconde el último fichaje de Boris?
Periodista de élite al estilo la Casa Blanca: ¿qué esconde el último fichaje de Boris?

De entre muchas de las contradicciones que hay en el Gobierno Boris Johnson, quizás una de las que más llaman la atención es que para estar liderado por dos experiodistas —el propio primer ministro y su viceprimer ministro, Michael Gove—, el tema de la comunicación no es precisamente su fuerte.

Lo cierto es que las relaciones entre poder y prensa siempre han sido complejas. En algunos casos, catastróficas. Tal y como recordó en su momento Bernard Ingham, el que fuera responsable de Comunicación de Margaret Thatcher, la Dama de Hierro “consideraba el periodismo como el refugio de los frágiles, cínicos y poco fiables”. Para lidiar con el problema, Johnson se ha sacado de la manga un as inesperado: ruedas de prensa televisadas diarias al estilo Casa Blanca. Al frente de las cámaras, una mujer será quien dé la cara por el Gobierno. El fichaje estrella se llama Allegra Stratton, una periodista de 39 años que había hecho carrera en reputados medios como 'The Guardian', BBC o ITV.

Foto: Cómo los años de corresponsal de Boris Johnson en Bruselas moldearon el Brexit

En 2016, Stratton señaló que jamás trabajaría para un Ejecutivo. Pero el pasado mes de abril, cambió de opinión y comenzó con el ministro del Tesoro, Rishi Sunak, cuya popularidad ha subido con la misma rapidez con la que ha caído en picado el apoyo hacia el primer ministro. Es más, no son pocos los que ven al 'chancellor' como futuro líder del país.

El 'gossip' es inevitable. Resulta que Stratton está casada con James Forsyth, el editor político de 'The Spectator'. La revista 'tory' en cuestión es la que en su día dirigió el propio Johnson, aunque por aquellos tiempos se le apodaba 'Sextator', por la vida tan fogosa que el ahora inquilino de Downing Street mantenía con las redactoras. Resulta además que la mano derecha de Forsyth en la revista es Mary Wakefield. Y es aquí cuando el círculo termina de manera colosal, porque Wakefield, que por cierto es descendiente de la aristocracia, está casada con… Dominic Cummings, el oscuro y todopoderoso asesor del primer ministro, el hombre que mueve los hilos en el Número 10, el mismo que fue pillado violando la cuarentena, provocó un auténtico cisma en plena pandemia y logró salir completamente ileso.

"Completa locura"

En el Número 9, el edificio pegado a la mítica puerta negra de Downing Street, se ha preparado ya un estudio de grabación con potentes focos. De momento, no hay fecha concreta para la inauguración. Pero lo que no falta es expectación por ver cómo funciona esta nueva fórmula, que muchos en el Gabinete tachan en privado de “completa locura”. El objetivo es ser más “accesible” y “transparente”. Sin embargo, con la crisis del covid-19 y el Brexit, Johnson no está viviendo su mejor momento y los experimentos pueden empeorar aún más su imagen.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (EFE)

Actualmente, hay dos reuniones informativas diarias donde un responsable del 'civil service' (cuerpo de funcionarios) explica a los cronistas parlamentarios la posición del Ejecutivo en los diferentes temas de actualidad. Estos encuentros son a puerta cerrada, pero no 'off the record', es decir, todo lo que se discute se puede poner luego en los textos. Pero Stratton liderará a partir de ahora uno de estos encuentros ante las cámaras.

En el anuncio para el puesto, el Partido Conservador recalcaba que el candidato se convertiría en un “asesor político de confianza” con la oportunidad de “influir y dar forma a la opinión pública”. Lee Cain, director de Comunicaciones del primer ministro, supervisó el proceso de selección. Pero, desde el principio, Johnson quería que fuera Stratton. Con un salario de alrededor de 120.000 euros, la periodista tendrá un papel más que destacado en el Gabinete como “asesora especial”.

En los corrillos de Westminster, se dice que siempre se quiso contar con una mujer para acallar las críticas “de que existe un problema”. Al fin y al cabo, tres cuartas partes de los ministros del Gabinete son hombres.

Allegra Stratton, a su llegada a Downing Street. (EFE)
Allegra Stratton, a su llegada a Downing Street. (EFE)

Aunque lo que verdaderamente se esconde tras el fichaje es la batalla campal que Johnson (o más bien su oscuro asesor, Cummings) mantiene sin tregua contra el 'civil service'. El puesto de Stratton es parte de una reestructuración ideada para centralizar cada vez más las comunicaciones gubernamentales en Downing Street y reducir significativamente el número de funcionarios que tratan ahora con la prensa.

Desbandada de funcionarios

La tensión llega hasta tal punto que sir Mark Sedwill —la máxima autoridad al frente de la Administración pública— presentó en junio su carta de renuncia, siguiendo los pasos de sir Philip Rutnam, que abandonó su oficina en el Ministerio del Interior, y sir Simon McDonald hacía lo propio con Exteriores. De los grandes departamentos, el único superviviente que queda es sir Tom Scholar, en el Tesoro, pero quizá no sea por mucho tiempo.

Y por mucho que ahora Downing Street defienda que quiere ser “más transparente”, lo cierto es que desde la llegada de Johnson se ha convertido en un búnker, una fortificación con "boicot" a los encuentros informativos, prohibición a los ministros de cualquier comida con redactores (incluida una red de espías por los restaurantes aledaños a Westminster para notificar quién incumple la norma) y una amenaza al canon de la BBC que hace peligrar la independencia de la cadena pública. ¿Está superando ya Johnson a Trump? De momento, va a contar con su propia rueda de prensa al estilo Casa Blanca.

Reino Unido Boris Johnson
El redactor recomienda