SEGUNDA OLA DEL COVID-19 EN EUROPA

El toque de queda se extiende en Europa: tras Francia llega a Bruselas

Bélgica adopta nuevas medidas para hacer frente a la segunda ola de coronavirus, con toque de queda, cierre de restaurantes y más teletrabajo

Foto: Grand Place de Bruselas. (Reuters)
Grand Place de Bruselas. (Reuters)

Bélgica ha ido siguiendo los pasos de Francia durante toda la segunda ola del Covid-19. El lunes pasado, París cerraba restaurantes y bares, una medida que en Bruselas entró también en vigor a finales de la semana pasada. La región de la capital comunitaria acumula el mayor número de casos por 100.000 habitantes de Europa. Este viernes, el Gobierno belga ha decidido tomar más medidas, y a partir del lunes prohíbe estar en la calle entre la medianoche y las cinco de la mañana. El Ejecutivo galo también estableció un toque de queda para nueve grandes ciudades francesas, incluida París.

En el caso de Bélgica ya había dos zonas del país, Luxemburgo y el Bravante valón, pertenecientes a Valonia, que habían establecido el toque de queda nocturno, una medida que comienza a popularizarse en Europa, y que ya se ha adoptado también en otras grandes ciudades como Berlín, que ha sido tumbado por la justicia. “El número de infecciones aumenta todos los días y muy rápidamente. Nuestros médicos y hospitales están sometidos a una gran presión. Estamos librando una batalla desigual con este virus ”, ha asegurado este viernes el primer ministro belga Alexander De Croo, que ha explicado que las cifras de marzo y abril son ahora muy cercanas. "No veremos ninguna buena noticia en las cifras durante los próximos días", ha asegurado el líder belga en una rueda de prensa celebrada tras tomar la decisión de llevar al país a la fase 4. “Las próximas semanas van a ser difíciles”, ha advertido De Croo.

Una pareja pasea por Bruselas. (Reuters)
Una pareja pasea por Bruselas. (Reuters)

Las medidas incluyen el cierre de restaurantes durante cuatro semanas, aunque estos habían permanecido abiertos durante los últimos días, y también a los bares y cafés de todo el país, más allá de los de Bruselas, que llevan cerrados una semana El Gobierno también ha anunciado que, en los casos en los que sea posible, el teletrabajo volverá a ser obligatorio y no se podrá vender alcohol después de las ocho de la tarde. El Ejecutivo tomará una decisión respecto a los deportes y el mundo de la cultura durante la próxima semana.

De Croo ha admitido que las medidas son "muy severas" y que serán vistas "como injustas por mucha gente". "Pero es que el virus es injusto", ha señalado el primer ministro, pidiendo a los ciudadanos belgas que hagan un esfuerzo durante las próximas semanas. En general toda Europa está endureciendo las normas para reducir los contagios, con Países Bajos estableciendo también nuevas restricciones, y República Checa incluso cerrando los colegios, una opción que, al menos por el momento, no se plantea en Bélgica.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios