La UE adopta un código de colores, pero fracasa en coordinar restricciones a los viajes
  1. Mundo
  2. Europa
CASI TODA ESPAÑA, EN ROJO INTENSO

La UE adopta un código de colores, pero fracasa en coordinar restricciones a los viajes

Los Veintisiete se ponen de acuerdo en un código de colores para el control de la expansión del coronavirus, pero fracasan en la coordinación de restricciones a los viajes

Foto: Reunión de los ministros y secretarios de Estado de Asuntos Europeos en Luxemburgo. (EFE)
Reunión de los ministros y secretarios de Estado de Asuntos Europeos en Luxemburgo. (EFE)

Los ministros y secretarios de Estado de Asuntos Europeos, reunidos este martes en Luxemburgo, han aprobado una recomendación, no vinculante, tras un acuerdo cerrado el pasado viernes por los embajadores permanentes de los Veintisiete: un mapa de colores para las zonas de riesgo del coronavirus siguiendo criterios comunes. En él casi toda España se mantendrá en un rojo intenso. El objetivo final es, en teoría, coordinar las restricciones fronterizas.

Nadie quería repetir el caos fronterizo que se vivió en la primera ola del coronavirus, con cierres unilaterales, colas kilométricas de coches en las fronteras y una Zona Schengen que volvió a tensarse al límite. Por eso en septiembre la Comisión Europea (CE) propuso que se intentara coordinar unos criterios comunes para clasificar por colores a las distintas zonas de la Unión Europea, y también que se establecieran unos criterios comunes para los ciudadanos europeos que viajan desde esas regiones.

Foto: La ministra de Exteriores española junto a su homólogo francés. (Reuters)

Pero los Estados miembros se han quedado en la superficie. Han acordado unos criterios comunes para clasificar las distintas zonas, como el número de nuevos casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días o el porcentaje de positivos en test en la última semana, datos que serán enviados al Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), que actualizará un mapa de colores cada semana.

Sin embargo han fracasado en lo crucial: acordar qué restricciones se establecen. Hasta ahora cada país decide qué medidas aplica a los ciudadanos que llegan desde cada una de las regiones. Un español afronta restricciones diferentes si visita Bélgica o si va a Italia o Alemania. Hay otros Estados miembros, como por ejemplo España, que ni siquiera establecen ningún tipo de restricción. Y eso va a seguir siendo así, porque la presidencia alemana no ha logrado un compromiso real para lograr una coordinación, a pesar de que la Comisión Europea lo pidió en septiembre, subrayando, por ejemplo, la idoneidad de priorizar los test a las cuarentenas obligatorias.

Los Estados miembros siguen siendo los que deciden qué tipo de medidas aplican a qué viajeros

Los Estados miembros siguen siendo los que deciden qué tipo de medidas aplican a qué viajeros: pueden seguir apostando por test a la entrada, por cuarentenas obligatorias o, como es el caso de Bélgica, por test y cuarentenas. "Si bien los Estados miembros todavía pueden decidir qué medidas restrictivas aplican, como cuarentena o pruebas, pedimos a los Estados miembros que se aseguren de que los ciudadanos reciban información clara y oportuna sobre lo que deben hacer y qué restricciones están en vigor, de acuerdo con el acuerdo", ha señalado la CE en un comunicado en el que celebra un pacto que está lejos de lo que Bruselas solicitaba en septiembre.

Es un acuerdo de mínimos que busca, de nuevo, salvar Schengen de un posible caos. Los Estados miembros se comprometen a mejorar el intercambio de información, avisando a socios y al Ejecutivo comunitario con antelación. El objetivo final, como señala el texto, es evitar que un país deniegue la entrada a un ciudadano europeo, dañando así la libertad de movimiento, uno de los pilares del proyecto europeo.

Mapa con la incidencia acumulada de contagios por regiones de Europa. (ECDC)
Mapa con la incidencia acumulada de contagios por regiones de Europa. (ECDC)

Los colores

El ECDC clasificará las zonas en tres colores. Rojas, en la que se encontrará casi toda España, son aquellas que superan los 150 casos por cada 100.000 habitantes. Aunque también será roja si, aunque tenga solo algo más de 50 casos, la tasa de positivos en test es superior al 4%. Las zonas naranjas, que están en una situación epidemiológica delicada pero todavía no grave, son aquellas que registran entre 25 y 150 casos por cada 100.000 habitantes con una tasa de positivos superior al 4% en los tests.

Las pocas zonas verdes son aquellas cuyos ciudadanos no deberían estar sujetos a ninguna restricción para viajar por la UE

Las zonas verdes, que escasean en el mapa del ECDC, serán aquellas en las que hay un muy bajo riesgo y cuyos ciudadanos no deberían estar sujetos a ninguna restricción a la hora de viajar por la Unión, y son aquellas regiones en las que hay menos de 25 casos por 100.000 habitantes con una tasa de positivos inferior al 4%.

Comisión Europea Unión Europea Coronavirus Coches Bélgica Luxemburgo
El redactor recomienda