TRAS LOS RECIENTES CHOQUES CON TURQUÍA

El pueblo griego, listo para empuñar un arma: "Nuestras fronteras deben protegerse"

Cada año, miles de de jóvenes griegos son reclutados y enviados a las diferentes bases de las Fuerzas Armadas repartidas por todo el país

Foto: Marines griegos en febrero de este año. (Reuters)
Marines griegos en febrero de este año. (Reuters)

“Todo griego capaz de portar un arma está obligado a contribuir a la defensa de la patria como dicta la ley” reza el sexto párrafo del artículo 4 de la Constitución griega. Cada año, miles de jóvenes griegos son reclutados y enviados a las diferentes bases de las Fuerzas Armadas repartidas por todo el país para cumplir con sus obligaciones militares. Son los “fandaroi”.

En griego, la palabra “φαντάρος” (fandaros) designa a todos aquellos jóvenes griegos de entre 19 y 45 años que deben realizar el servicio militar, obligatorio en el país desde 1909 y cuya duración ha ido cambiando entre 36 y 12 meses según los diferentes periodos políticos. Desde 2009 el tiempo que un fandaros debe servir a su país es de 9 meses en el caso del Ejército de Tierra y 12 en la Marina y las Fuerzas Aéreas. La mayoría de los griegos lo completan entre los 20 y 30 años y las mujeres, aunque no son reclutadas, tienen la capacidad alistarse voluntariamente tras pasar un examen escrito y varias pruebas físicas.

Los griegos de generaciones más mayores suelen alegar que realizar el servicio militar es fundamental, ya que aporta madurez y disciplina, siendo además fuente de amistades sólidas y duraderas con otros reclutas procedentes de todos los rincones de Grecia. Sin embargo, para muchos jóvenes el servicio militar es una pérdida de tiempo, una manera de malgastar un año de sus vidas lejos de su familia y de sus amigos.

A pesar de ello, una gran parte de la población griega lo percibe como algo completamente necesario debido a las constantes tensiones con Turquía, con quienes los griegos comparten una larga historia llena de conflictos y disputas que se remonta a tiempos antiguos.

Escalada en el Mediterráneo

Las tensiones fronterizas entre los dos países no son nada nuevo ni tampoco lo son sus desacuerdos sobre la plataforma continental y las aguas territoriales. Durante los últimos años, no ha sido difícil leer en los medios de comunicación helenos diversas noticias respecto a violaciones del espacio aéreo griego por parte de cazas turcos o algunos encuentros en sus aguas nacionales. Sin embargo, no se había dado una escalada de tensión tan grave desde que Turquía invadiera una parte de la isla de Chipre en 1974.

Lo sucedido en las últimas semanas por los recursos energéticos encontrados en aguas del Mediterráneo Oriental (que tanto Grecia como Turquía reclaman como propias) ha vuelto a elevar el tono de las tensiones entre unos vecinos ya de por sí malavenidos.

“Antes de ir, escuchas comentarios de todo tipo sobre el ejército” afirma Kostas, un joven ateniense de 21 años que acaba de licenciarse y para quien realizar el servicio militar no ha sido una buena experiencia. “No todo es blanco o negro y supongo que dependerá de cada persona, pero yo personalmente no he disfrutado en absoluto de mi paso por él”.

Kyriakos Mitsotakis. (Reuters)
Kyriakos Mitsotakis. (Reuters)

Takis, un fandaros que actualmente está destinado en la base militar de Ioannina, tampoco le ve la utilidad al servicio militar. “Estoy realizando tareas que no tienen ningún sentido para mí y a pesar de que siempre intento sacar algo positivo de cada situación considero que estar aquí no me beneficia en absoluto”.

Kostas es de la opinión de que el servicio militar debería durar sólo tres meses. "Los otros seis son una pérdida de tiempo. Además, el sistema no es igual para todos porque si tienes la suerte de tener un buen “visma” (enchufe), ya sea un militar de alto rango o alguien con un cargo importante que pueda hacer las llamadas oportunas por ti, no sólo podrás evitar servir en la frontera de Evros o en Kastelórizo, sino pasar los nueve meses lo más relajadamente posible y con más días de permiso que los demás reclutas”.

Para que Grecia pudiera tener un ejército exclusivamente profesional deberían cambiar muchas cosas

Para Vasilis, soldado profesional del departamento de ciberseguridad de las Fuerzas Aéreas, el servicio militar es todo lo contrario. “Aporta disciplina a las personas. Además, los reclutas son necesarios para nuestro país. Hemos de ser conscientes de que Grecia, durante toda su historia, ha contado con muchos enemigos. Nuestras fronteras deben protegerse”.

Según Vasilis es fundamental que Grecia pueda contar con el número de hombres necesario para poder responder a una emergencia en alguna de las fronteras del país y considera que no sería bueno depender solo de aquellos profesionales que a día de hoy componen las Fuerzas Armadas. “No es suficiente. Tenemos muchos frentes, otros enemigos además de Turquía. Hemos de ser capaces de proteger nuestras fronteras ante posibles episodios tal y como ha sucedido recientemente en Evros. En esta ocasión no se han enviado reclutas, pero si sucediese algo y el número de soldados profesionales destinados allí no fuera suficiente los fandaroi serían necesarios”.

Algunos piensan que el hecho de contar con reclutas es simplemente una forma de ahorrarle costes al estado y tener un personal dedicado exclusivamente al mantenimiento, la limpieza y otras actividades que deben realizarse a diario en los cuarteles casi de forma gratuita. “Los profesionales no hacen nada. Todo lo hacemos los reclutas” afirma Takis. “Para que Grecia pudiera tener un ejército exclusivamente profesional deberían cambiar muchas cosas”.

Cada fandaros recibe una cantidad simbólica de 8,60 euros al mes, una remuneración considerada insuficiente que obliga a las familias a ayudar económicamente al recluta o, como sucede en algunos casos, al propio soldado a trabajar a tiempo parcial durante su servicio.

Yiorgos K., Asesor y Experto en Seguridad, asegura que con tan solo 11 millones de habitantes es imposible prescindir de los fandaroi y mantener un ejército profesional como en otros países con mayor población. “No contar con un ejército compuesto por militares y reclutas es algo poco realista para Grecia en estos momentos. El país no se puede permitir un ejército cien por cien profesional ni por población ni por economía” sostiene. “Lo ideal para Grecia sería tener un ejército como el de Israel o Suiza”.

El país no se puede permitir un ejército cien por cien profesional ni por población ni por economía

Takis afirma que la situación actual que se está viviendo entre Turquía y Grecia le da un poco igual. “No me fío ni del gobierno griego ni del gobierno turco”. Ante la pregunta de qué sucedería si se diera un conflicto armado con Turquía, afirma que tendría que ir “aunque una cosa es pasar el tiempo aquí y otra muy diferente acatar órdenes en el frente y matar gente”.

Giorgos K. no cree probable que llegue a pasar nada serio porque “a Turquía no le interesa, tiene demasiados frentes abiertos”. Vasilis tampoco cree que las tensiones den paso a un conflicto armado y a pesar de que “Turquía está cometiendo infracciones continuamente” es casi igual de rotundo que el experto en seguridad: “Yo no creo que vaya a pasar nada”.

Los últimos acontecimientos han estado marcados por diversas declaraciones del presidente turco Recep Tayyip Erdogan: “Si (los griegos) quieren pagar un precio, dejemos que vengan y se enfrenten a nosotros. Si no tienen valor para hacerlo, deberían apartarse de nuestro camino. ”Y las respuestas por parte de los griegos: “A las muchas y excesivas cosas que ha dicho el señor Erdogan solo tengo una respuesta: si los desafíos se detienen comenzarán las conversaciones, pero sin chantajes” respondió el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis.

La Unión Europea ha declarado una firme solidaridad con Grecia y Chipre ante los repetidos episodios que se están sucediendo con Turquía, pero muchos griegos tienen la sensación de que este apoyo no acaba de ser el que debiera. Mientras que Francia ha pedido que se mantenga una posición más dura frente a Turquía otros países como Alemania optan por la precaución y defienden la negociación.

Según Luiggi Scazzieri, del Center for European Reform, “los gobiernos europeos siguen estando divididos sobre cómo tratar a Ankara” y Vasilis señala que “debería existir una línea común en la Unión Europea respecto a lo que está ocurriendo”. “Alemania cuenta con mucha población de origen turco, son pro turcos” manifiesta. “Los que sí que están de nuestro lado son los franceses. Tenemos una buena cooperación con ellos. Nos están proporcionando un gran apoyo”.

Macron se ha convertido en el gran apoyo de Grecia en esta crisis. “Turquía no es hoy un aliado en el Mediterráneo” declaró el presidente galo a su llegada al MED7, la Cumbre de los Países Mediterráneos de Europa que se ha celebrado Córcega. Según publicó recientemente el periódico griego Parapolitiká, París y Atenas se han acercado mucho últimamente y el gobierno de Kyriakos Mitsotakis adquirirá de sus aliados franceses 18 aviones de combate Rafale de los cuales los ocho más antiguos serán gratis.

Grecia tiene planeado aumentar su presupuesto en defensa y adquirir nuevo armamento antes de que finalice este año. “Estamos manteniendo conversaciones con nuestros aliados para impulsar nuestras fuerzas armadas”, declaró el pasado 7 de septiembre el portavoz del gobierno griego, Stelios Petsas. Sin lugar a dudas la rivalidad del país con Turquía es un factor importante para esta decisión. A pesar de los problemas económicos a los que se ha enfrentado Grecia durante la última década y de los recortes, el país heleno ha mantenido constantemente uno de los gastos de defensa más altos de Europa invirtiendo más de un 2% de su PIB (en la década de los 90 llegó a invertir cerca del 6%).

*Todos los nombres han sido cambiados por expreso deseo de los entrevistados.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios