¿Adiós a las fiestas navideñas? UK planea restricciones "hasta la próxima primavera"
  1. Mundo
  2. Europa
No habrá vacuna en diciembre

¿Adiós a las fiestas navideñas? UK planea restricciones "hasta la próxima primavera"

Los últimos datos de Reino Unido revelan que las nuevas infecciones de coronavirus están creciendo a un ritmo tan rápido como a principios de abril

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)
El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)

Ver a los “tres amigos” juntos en Downing Street nunca es buena señal. La última vez que Boris Johnson celebró una rueda de prensa en el Número 10 para tratar la crisis de la pandemia fue allá por el mes de julio. Entonces salía tímidamente el sol -en todos los sentidos- en el Reino Unido, que con más de 41.500 muertos, sigue siendo uno de los países de Europa con más víctimas mortales por el covid-19.

Pero el 'premier' ha vuelto esta semana flanqueado por Chris Whitty (asesor médico del Gobierno) y Patrick Balance (asesor científico) para mandar un mensaje a la nación: vuelven las restricciones. A partir del próximo lunes, en Inglaterra quedan prohibidas, tanto en interior como exterior, las reuniones de seis personas. La medida podría extenderse hasta la próxima primavera, por lo que los británicos comienzan ya a dar prácticamente por perdidas este año las celebraciones navideñas. La reapertura de los estadios prevista para octubre también se ha dejado ahora en cuarentena.

Foto: Una playa en Ferrol. (Reuters)

Cuando comenzó la pandemia, Johnson fue uno de los últimos líderes europeos en actuar. Pero ahora su percepción es muy distinta y no quiere perder tiempo después de que los últimos datos hayan revelado que las nuevas infecciones están creciendo a un ritmo tan rápido como a principios de abril. Los casos se duplican cada nueve días, frente los cada 20 que se registraban hace poco menos de una semana.

Con todo, el Reino Unido estaría aún a cuatro semanas por detrás de la situación que se vive ya en Francia. Y, a diferencia de abril, ahora hay un régimen de pruebas mucho más extenso. Solo en la última semana se han realizado más de 1,3 millones de pruebas de coronavirus, en comparación con las 95.188 llevadas a cabo en la primera semana de abril. Hasta el 2 de septiembre, se han realizado más de 17 millones de pruebas en el Reino Unido, y aproximadamente la mitad de ellas han sido desde mediados de julio. En la primera semana de septiembre, 9.864 personas han dado positivo pudiéndose localizar hasta el 62,6% de sus contactos.

En cualquier caso, el otoño preocupa a las autoridades y quieren hacer todo lo que esté en sus manos para evitar un segundo pico. “El aumento de casos no es algo que se limite a determinadas áreas. Es una pauta que se repite en todo el país”, señaló Whitty, quien el mes pasado ya advirtió que “probablemente se haya alcanzado el límite de apertura de la sociedad”. Por lo que, si ahora se quiere reabrir las escuelas, se tendría que sacrificar algunas de las libertades recién recuperadas, lo que deja la puerta abierta a echar de nuevo el cierre de los pubs.

Un pub en Londres. (Reuters)
Un pub en Londres. (Reuters)

En Bolton (noroeste de Inglaterra) -donde la tasa de infección se ha disparado en dos semanas de 15 a 120 casos por 100.000 habitantes, lo que supone la tasa más alta del país- los pubs y restaurantes deben permanecer ya cerrados a partir de las 22 horas. Por su parte, las autoridades locales de Birmingham consideran que es “inevitable” imponer restricciones similares después de que la tasa de infección de la ciudad se haya duplicado también en una semana. En una semana se han registrado 712 infecciones, el nivel más alto desde el pico de abril.

El Ejecutivo mira ahora muy de cerca a Bélgica que, aunque a principios de verano tenía la tasa de infección más alta de Europa, a día de hoy ha conseguido evitar el aumento de muertes e ingresos hospitalarios observados en países como Francia y España.

Apuntan a "los jóvenes"...

Al igual que en otras plazas europeas, en el Reino Unido una de las principales causas del rebrote se debe a que el índice de transmisión del virus se ha disparado entre los más jóvenes. Si la cifra semanal media actual es de 10,5 infectados por cada 100.000 habitantes en la franja de población con edades entre los 60 y los 70 años, el número se dispara hasta 48,1 entre los 17 y 18 años y hasta 54 entre los 19 y los 21.

Algunas fiestas ilegales y determinados comportamientos irresponsables protagonizan muchos de los titulares. Con todo, los asesores científicos del Downing Street consideran que los adolescentes y los veinteañeros que trabajan en pubs y restaurantes podrían ser una vía más significativa de propagación de enfermedades.

Foto: Escuela en Dinamarca. (Reuters)
La gran lección global para reabrir escuelas: "No lo hagáis si el virus no está controlado"
E. Andrés Pretel Maya Siminovich. Tel Aviv Celia Maza. Londres

El profesor Peter Horby, experto de la Universidad de Oxford y miembro del Grupo Asesor Científico para Emergencias (Sage), asegura que los expertos han lanzado una nueva campaña de investigación para comprender mejor el papel del personal de hostelería en la propagación del covid-19. “Es muy posible que mucha gente que trabaja en este sector se sienta presionada a regresar, independientemente de si las medidas de control de infecciones son buenas”, advierte.

El hecho de que las personas de mediana edad y los mayores -al fin y al cabo los más vulnerables- muestren actualmente algunos de los niveles más bajos de infección (1,7 por cada 100.000 para los de 60- 69 años y solo uno para los de 70), a priori, podría dar a entender que no es necesario restringir de nuevo libertades.

... Pero subirán a los mayores

Sin embargo, al señalar la experiencia de Francia, Whitty (asesor médico del Gobierno) tiene claro que en poco tiempo las altas tasas de infección en los jóvenes escalarán los grupos de edad y darán como resultado el temido regreso de muertes e ingresos hospitalarios a gran escala. “Todavía no estamos en serios problemas, pero definitivamente nos dirigimos a ellos”, asegura un funcionario de alto rango.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó en su momento a los ensayos para encontrar vacuna llevados a cabo por la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford como los principales candidatos y más avanzados. Sin embargo, esta semana el proyecto se ha tenido que poner en pausa debido a los efectos secundarios generados en un paciente en el Reino Unido. Los responsables -que no han puesto fecha aún para retomar los ensayos-, consideran que aún es posible dar con la esperada vacuna a finales de este año o principios del próximo.

Sin embargo, el primer ministro británico cree que es “poco probable” tener solución para antes de diciembre. En este sentido sugiere “un plan alternativo que podría permitir que la vida vuelva más cerca de la normalidad” basado en pruebas masivas. “Tenemos la esperanza de que este enfoque se generalice para la primavera”, asegura.

Con todo, los documentos oficiales filtrados a la prensa señalan que esto tendría un coste de 100 mil millones de libras, en otras palabras, el equivalente al presupuesto del Gobierno para Educación, por lo que parece poco factible.

Coronavirus Pandemia Reino Unido Boris Johnson Inglaterra