Si no eres checo, no puedes pasar: vuelven las fronteras a la UE, que busca evitar el caos
  1. Mundo
  2. Europa
TRATA DE ACORDAR UNA SERIE DE NORMAS COMUNES

Si no eres checo, no puedes pasar: vuelven las fronteras a la UE, que busca evitar el caos

La vuelta de vacaciones ha estado marcada por los rebrotes en muchos países, lo que ha devuelto Europa al caos fronterizo que se vivió en los primeros compases de la pandemia

Foto: Frontera de Suiza con Italia, el pasado 15 de junio. (EFE)
Frontera de Suiza con Italia, el pasado 15 de junio. (EFE)

El final del verano ha llegado con múltiples rebrotes en toda Europa que están volviendo a tensar las costuras de Schengen. Con España como epicentro, el aumento de casos ha devuelto a Bruselas la sombra de la descoordinación y falta de comunicación con que se vivieron las primeras etapas de la pandemia.

Decididos a no repetir las escenas del pasado, los embajadores permanentes de los Veintisiete en Bruselas han mantenido un encuentro este miércoles para discutir una mayor coordinación en las estrategias de los distintos Estados miembros, que siguen siendo los últimos responsables en el establecimiento de restricciones, controles y requisitos. Por ahora, lo está aplicando cada uno a su manera, lo que da como resultado un crisol de normas y regulaciones distintas según cada Estado miembro: un español que viva en una denominada 'zona roja' como Madrid o Barcelona que quiera viajar a Italia, Bélgica o Alemania se encuentra con distinto tipo de requisitos en cada uno de los países. Por eso, la presidencia alemana del Consejo preferiría ver un menú completo con las medidas que se pudieran exigir —en referencia a test, cuarentenas y códigos comunes— que sean más homogéneas.

Hungría cierra nuevamente sus fronteras por miedo a los rebrotes

Por ahora, los Estados miembros siguen sus propios criterios, y aunque el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) ofrece una serie de guías generales, cada capital interpreta los datos y el manual de una forma distinta. Parte del plan alemán busca coordinar en distintas áreas, entre las que se encuentra lograr una interpretación igual de los datos que facilite una aplicación homogénea de medidas.

Evitar discriminación

La voluntad de los Veintisiete es aumentar la coordinación, pero que eso no va a ser sencillo se sabe perfectamente en la capital comunitaria. De hecho Hungría ya ha tomado su propio camino, cerrando las fronteras con el resto de países europeos salvo para sus aliados del llamado Grupo Visegrado (Polonia, Chequia y Eslovaquia). El Ejecutivo comunitario envió este pasado martes una misiva al Gobierno de Viktor Orbán explicando que las restricciones no pueden ser discriminatorias por motivo de nacionalidad.

Polonia también ha prohibido los vuelos desde una serie de países, entre los que se encuentran algunos socios europeos como España. Bruselas ha criticado desde el primer momento el establecimiento de prohibiciones generalizadas y ha pedido medidas “más específicas”.

placeholder Aeropuerto de Barcelona. (EFE)
Aeropuerto de Barcelona. (EFE)

Respecto a las restricciones que se aplican a los viajeros que vuelven de las zonas de riesgo por ahora las condiciones son distintas en cada país. Por ejemplo, para que un español pueda entrar en Italia debe haberse hecho un test en las 72 horas previas al viaje o debe someterse a una prueba una vez esté en el país transalpino, mientras que para entrar en Bélgica el país exige una cuarentena y una prueba PCR para los españoles que viajen desde las zonas rojas, es decir, zonas como Madrid o Barcelona. Los ciudadanos que viven en Bruselas afrontan restricciones similares a la hora de entrar en Alemania o Países Bajos.

Estas restricciones están llevando también a tensar en algunos puntos las relaciones entre socios europeos. Por ejemplo, el Gobierno francés no ha recibido bien la decisión del Ejecutivo belga de situar a París en la ‘zona roja’, lo que implica las condiciones más duras. Francia considera que esta medida es “unilateral”. El objetivo no es que estas medidas se dejen de aplicar, sino que se establezcan siguiendo un manual común para los Veintisiete para evitar la sospecha de arbitrariedad

Polonia Bélgica Hungría Viktor Orban
El redactor recomienda