PERO NO LO HARÁ "POR LA PRESIÓN DE LA CALLE"

Lukashenko dice que está dispuesto a compartir el poder en Bielorrusia

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko afirmó este lunes que "en general" la industria del país no ha parado pese a los llamamientos a la huelga

Foto: Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia. (Reuters)
Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko afirmó este lunes que "en general" la industria del país no ha parado pese a los llamamientos a la huelga general de los líderes de las protestas que sacuden el país desde hace hoy nueve días. Además, reconoció que está dispuesto a compartir el poder en el país y que preveía cambios en la Constitución para ello, pero no se la "entregará" a los manifestantes.

"En general, las fábricas están trabajando", dijo por otro lado el mandatario, citado por la agencia oficial bielorrusa Belta, en una reunión con trabajadores de la planta de tractores de ruedas VOLAT (por siglas en inglés), en la capital bielorrusa , a la que se desplazó en helicóptero. Lukashenko indicó que sabe que "algunos vagabundean", pero recalcó que 150 o 200 personas que hagan huelga en una fábrica "no significa nada".

"En segundo lugar, este presidente malo mantenía plantillas sobredimensionadas para que a la gente no la echasen a la calle. No quieren trabajar, pues bien; no les obligaremos", dijo. Se dirigió a los trabajadores de VOLAT que se han sumado a la huelga y les dijo: "Nadie perseguirá a aquellos que no quieren trabajar y desean marcharse. Por favor, la puerta está abierta".

"No conseguirán que lo haga bajo presión"

El presidente bielorruso reiteró que no repetirá las elecciones presidenciales del 9 de agosto, en las que obtuvo el 80,1% de los votos según los datos oficiales, y que han sido denunciadas como fraudulentas por la oposición. "Jamás conseguirán que yo haga algo bajo presión", enfatizó, para agregar que "no se le puede entregar la Constitución a cualquiera, pues sería una desgracia".

Recordó que se estudian cambio constitucionales que contemplan una redistribución de facultades entre los poderes del Estado, pero que en ningún caso esta se hará bajo la "presión de la calle".

Este domingo Minsk fue escenario de una manifestación sin precedentes en la historia de Bielorrusia, en la que más de 200.000 personas exigieron la renuncia de Lukashenko, la libertad de todos los presos políticos y castigo para los responsables de la represión policial.

Al menos dos personas han muerto, casi tres centenares han resultado heridas y cerca de 7.000 han sido detenidas durante la represión policial de las manifestaciones de protesta. Los ciudadanos que han sido puestos en libertad han denunciado haber sido sometidos a torturas y palizas en los centros detención, y han exhibido a los medios las huellas de estas.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios