Último juicio del nazismo: condena al guarda de un campo de exterminio a los 93 años
  1. Mundo
  2. Europa
culpable de complicidad en 5.232 muertes​

Último juicio del nazismo: condena al guarda de un campo de exterminio a los 93 años

La sentencia cierra el que podría ser el último juicio que se celebre por crímenes del nazismo, 75 años después de la caída del Tercer Reich, dadas las dificultades que entrañan estos procesos

placeholder Foto: Oficiales nazis en un campo de concentración. (Instytut Pamieci Narodowej)
Oficiales nazis en un campo de concentración. (Instytut Pamieci Narodowej)

La Audiencia de Hamburgo ha condenado este jueves a dos años, en régimen de libertad vigilada, al exguarda de un campo de exterminio nazi llamado Bruno Dey, declarado culpable de complicidad en 5.232 muertes, ocurridas mientras sirvió en ese lugar, con diecisiete años.

La sentencia cierra el que podría ser el último juicio que se celebre por crímenes del nazismo, 75 años después de la caída del Tercer Reich, dadas las dificultades que entrañan estos procesos por la avanzada edad tanto de los encausados como de los testigos directos de los cargos que se les imputan.

Foto: Rally de Afd en Altenburg. (EFE)

La defensa pedía la libre absolución, mientras que la fiscalía había solicitado tres años - de acuerdo con el código contemplado para menores y en atención a la edad que tenía procesad o-, por considerarlo una "pieza en el aparato asesino" del Tercer Reich.

placeholder Bruno Dey, durante el juicio. (Reuters)
Bruno Dey, durante el juicio. (Reuters)

Los cargos que se le imputaron correspondían al tiempo en que sirvió en Stutthof, un campo de exterminio cercano a Gdanks, en la Polonia ocupada. Fue entre agosto de 1944 y abril de 1945, periodo en que se estima murieron al menos 5.232 confinados. Los historiadores calculan que en total fueron asesinados ahí 100.000 presos, en su mayoría judíos.

El suyo era uno de los denominados procesos tardíos por crímenes del nazismo, de desarrollo complejo, dada la avanzada edad de los acusados y de los supervivientes.

Los cargos que se le imputaron correspondían al tiempo en que sirvió en Stutthof, un campo de exterminio cercano a Gdanks, en la Polonia ocupada

En la última vista antes de la sentencia, el pasado lunes, el acusado había pedido perdón "a todas aquellas personas que pasaron por ese infierno", así como a sus familiares y descendientes. Aseguró, asimismo, que no prestó servicio ahí voluntariamente, sino que fue reclutado por las SS y destinado a ese lugar.

El procesado había admitido a lo largo del juicio que tuvo conocimiento del plan del Tercer Reich de exterminar a los judíos. Alegó, sin embargo, que tenía 17 años al entrar en el campo y no tenía capacidad para prestar ese servicio.

Nazismo Polonia