TAMBIÉN RUSIA O BRASIL

La UE aprueba la reapertura de sus fronteras con 15 países y veta a EEUU

Los viajeros procedentes de EEUU, Brasil o Rusia tendrán vetada la entrada en la Unión Europea, que abrirá sus fronteras para los ciudadanos de países que hayan controlado la epidemia

Foto: Frontera de Suiza con Italia. (Reuters)
Frontera de Suiza con Italia. (Reuters)

No ha sido un debate fácil y ha ocupado todo el fin de semana y hasta este martes por la tarde, pero los Veintisiete ya han logrado acordar una lista de los países cuyos turistas podrán entrar en la Unión Europea a partir de este miércoles 1 de julio, cuando el bloque ponga fin a un bloqueo de los viajeros de países terceros que puso en marcha durante el pico de la pandemia. La lista conjunta de países terceros que sí tendrán acceso a la Unión ha recibido la luz verde a través de un procedimiento escrito cuya primera fecha límite eran las 12:00 del mediodía, pero que al final se ha prolongado hasta primera hora de la tarde en la búsqueda de la mayoría cualificada.

La UE aprueba la reapertura de sus fronteras con 15 países y veta a EEUU

Así, a partir de este martes, los viajeros procedentes de Argelia, Australia, Canadá, Georgia, Japón, Montenegro, Marruecos, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Corea del Sur, Tailandia, Túnez, Uruguay y China podrán acceder a la UE, aunque en el último caso todavía hace falta que Pekín confirme la reciprocidad y levante su veto a la entrada de europeos. El Reino Unido, que no está en esta lista y que abandonó la UE a principios de 2020, está actualmente en el periodo transitorio, por lo que se le considera parte de la Unión. La lista se actualizará cada 14 días, pudiendo añadir o eliminar países según la situación de los contagios en el país. Además, esta lista es una recomendación, ya que, en realidad, la decisión final sobre las fronteras recae en manos de los Estados miembros.

En la particular 'lista negra' de los que no tendrán acceso están los sospechosos: países que no tienen bajo control la epidemia de coronavirus que desde hace meses azota al mundo, cuyo primer epicentro fue Asia, para después desplazarse a Europa y encontrarse ahora en el continente americano, aunque, en general, se registran rebrotes en todos los lugares donde la enfermedad sigue estando presente. Aunque los viajes se han vuelto a poner en marcha, la Comisión Europea ha insistido en lanzar mensajes de aviso, pidiendo a los Estados miembros y al sector turístico que tengan medidas y protocolos de emergencia en caso de que se registren casos de turistas.

Estados Unidos, Rusia o Brasil son tres de los países a los que se les seguirá aplicando las restricciones que la Comisión Europea propuso en mitad del caos fronterizo que siguió a la aparición del virus en el Viejo Continente. También otros como Irán, Arabia Saudí o la mayoría de Latinoamérica. La decisión respecto a Estados Unidos era la más delicada, pero Washington cerró en su momento las conexiones con la UE sin ni siquiera notificar a los socios comunitarios y eso ha servido como justificación para reforzar la decisión.

Otros países que sí están en la lista, como Marruecos, tienen por el momento restricciones a viajeros europeos. En la comunicación aprobada por los embajadores se señal que la reciprocidad será tenida en cuenta "caso por caso". España ya ha anunciado que mantendrá sus fronteras cerradas con el país africano únicamente cuando este anuncie el levantamiento de restricciones.

Esperando que el cerrojazo de las fronteras exteriores fuera a evitar que los Estados miembros siguieran acotando la libertad de movimiento de los europeos, Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, propuso el 16 de marzo un cierre de fronteras exteriores, que ha sido prorrogado en varias ocasiones y que decaerá el próximo 1 de julio. Durante este periodo solo han podido entrar en la UE los viajeros esenciales, es decir, residentes o ciudadanos de la Unión, así como personal crucial para la lucha contra la pandemia.

Pero esa reapertura necesitaba de una estrategia coordinada. Europa comenzó a reactivar la libertad de movimiento, uno de los principales derechos de los ciudadanos europeos, a lo largo del mes de junio, y eso exigía que las capitales acordaran qué ciudadanos provenientes de terceros países pueden entrar en la zona Schengen. Porque esa libertad de movimiento que ahora se recobra hacía que un viajero estadounidense, una vez dentro de Francia, pudiera viajar a cualquier país europeo.

Controles fronterizos durante el coronavirus. (Reuters)
Controles fronterizos durante el coronavirus. (Reuters)

Los embajadores permanentes de la UE han trabajado durante varios encuentros con varias listas y con una enorme presión por parte de un sector turístico que ha sufrido un 'shock' enorme y que, de hecho, presiona también para recibir liquidez desde el Fondo de Recuperación que los líderes europeos y sus equipos diplomáticos tratarán de acordar en el mes de julio. Hay economías, como la española o la griega, en la que el turismo llega a representar el 20% de su PIB, que dependen mucho de esta industria que se ha congelado por completo durante la crisis del coronavirus.

Para confeccionar esta lista las capitales han tenido en cuenta varios criterios, pero uno por encima de todos los demás: la situación epidemiológica. Y siguiendo la recomendación del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), los embajadores han buscado los criterios más estrictos en número de contagios por cada millón de habitantes. Otro elemento clave, y que también lo ha sido para la apertura de fronteras dentro de la UE, es la reciprocidad de las medidas: si un país tiene cerradas sus fronteras ciudadanos europeos, entonces los Veintisiete le mantendrán en la lista negra. Esto ha tenido a China, que aplicaba restricciones a los viajeros europeos, en la cuerda floja, pero finalmente Pekín ha cedido.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios