La UE se atasca en su intento de una lista única de 'vetos' en la apertura de fronteras
  1. Mundo
  2. Europa
Tendrán que volver a reunirse

La UE se atasca en su intento de una lista única de 'vetos' en la apertura de fronteras

Las capitales no logran cerrar un acuerdo respecto a la apertura de fronteras a países terceros durante un encuentro este viernes. Las fronteras exteriores de la UE se abrirán el 1 de julio

placeholder Foto: Frontera entre Italia y Suiza. (EFE)
Frontera entre Italia y Suiza. (EFE)

No ha sido una tarde fácil en Bruselas y, tras muchas horas de negociación, los embajadores permanentes de la UE se han levantado de la mesa sin un acuerdo para unificar una lista de países cuyos viajeros serán vetados cuando decaiga, el próximo 1 de julio, el cierre de fronteras exteriores de la Unión

La "lista negra" ha ido diseñándose durante toda la semana, incluyendo a países que no tienen bajo control la epidemia del coronavirus que desde hace meses azota al mundo entero, cuyo primer epicentro fue Asia, para después desplazarse a Europa y centrarse ahora en el continente americano, aunque, en general, se registran rebrotes en todos los lugares donde la enfermedad sigue estando presente.

Foto: Frontera entre Italia y Suiza (EFE)

Estados Unidos, Rusia o Brasil son tres de los países a los que está previsto, según han ido trabajando los embajadores a lo largo de la semana, que se les siga aplicando un veto. También estaba previsto que estuvieran Irán, Arabia Saudí o la mayoría de Latinoamérica, siendo la decisión respecto a EEUU la más delicada.

Estrategia coordinada

Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, propuso un cierre de fronteras exteriores, con la esperanza de que el cerrojazo exterior evitara que los Estados miembros siguieran acotando la libertad de movimiento de los europeos con sucesivos cierres de las interiores. Este cierre ha sido prorrogado en varias ocasiones y que decaerá el próximo 1 de julio.

Pero esa reapertura necesita de una estrategia coordinada. Europa comenzó a reactivar la libertad de movimiento, uno de los principales derechos de los ciudadanos europeos, a lo largo del mes de junio, y eso exige que las capitales acordaran qué ciudadanos provenientes de terceros países pueden entrar en la zona Schengen. Porque esa libertad de movimiento que ahora se recobra hacía que un viajero estadounidense, una vez dentro de, por ejemplo, Francia, pudiera viajar a cualquier país europeo.

Los embajadores permanentes de la UE han trabajado durante varios encuentros con varias listas y con una enorme presión por parte de un sector turístico que ha sufrido un tremendo 'shock' y que, de hecho, presiona también para recibir liquidez desde el Fondo de Recuperación que los líderes europeos y sus equipos diplomáticos tratarán de acordar en el mes de julio.

La presión del calendario

Ahora, sin un acuerdo cerrado, a los embajadores solo les queda el fin de semana y los primeros días de la próxima semana para acordar una estrategia común en la apertura de las fronteras exteriores. Aunque los diplomáticos entraban en la reunión de esta tarde con la decisión de salir de ella con un acuerdo, este no ha sido posible después de muchas horas de negociación y alguna pausa para buscar posibles espacios de acuerdo.

La buena noticia es que los embajadores tienen un texto estable, con el que pretenden dar el visto bueno a abrir fronteras exteriores con 15 países terceros, aunque no todos los países estaban listos para dar su visto bueno este viernes. Estados Unidos y Rusia están en la "lista negra" y el acceso a los turistas chinos estaría pendiente de que Pekín retire las restricciones sobre los viajeros europeos.

Los diplomáticos tienen hasta este sábado a las 18:00 para dar su visto bueno a la propuesta que hay sobre la mesa. En todo caso hay prevista una reunión para el lunes.

Para confeccionar esta lista las capitales están teniendo en cuenta varios criterios, pero uno por encima de todos los demás: la situación epidemiológica. Y siguiendo la recomendación del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), los embajadores han buscado los criterios más estrictos en número de contagios por cada millón de habitantes. Otro elemento clave, y que también lo ha sido para la apertura de fronteras dentro de la UE, es la reciprocidad de las medidas: si un país tiene cerradas sus fronteras ciudadanos europeos, entonces los Veintisiete le mantendrán en la lista negra.

Coronavirus Ursula von der Leyen Unión Europea
El redactor recomienda