REUNIÓN CON MIKE POMPEO

EEUU y la UE miran en direcciones distintas en política exterior

Mike Pompeo ha participado en un encuentro de ministros de Asuntos Exteriores de la UE, dejando claro que Washington y Bruselas hablan idiomas totalmente distintos

Foto: Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU, durante una visita a Bruselas en septiembre de 2019. (Reuters)
Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU, durante una visita a Bruselas en septiembre de 2019. (Reuters)

Cada uno llegaba al Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea de este lunes con la firme decisión de hablar de su libro. No era una reunión cualquiera porque Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, iba a unirse a un encuentro en el que desde que se anunció su participación se preveía lleno de tensión. El encuentro, según Arancha González Laya, ministra española del ramo, ha sido “constructivo”, pero las diferencias se han dejado notar.

Los asuntos en la agenda eran la situación en Hong Kong, que preocupa a la Unión Europea y que Estados Unidos ha convertido en uno de sus ejes de política exterior tras la aprobación por parte de Pekín de una nueva ley de seguridad nacional sobre la región contra la que los hongkoneses llevan protestando un año; la situación en el Mediterráneo oriental, donde Turquía trata de expandirse con nuevas exploraciones petrolíferas cerca de Grecia y Chipre; y por último sobre los planes del nuevo Gobierno de Israel, que pretende la anexión de parte de Cisjordania.

La reunión ha servido para certificar que en muchos puntos Estados Unidos y la Unión Europea están en páginas completamente distintas de la política exterior. Pompeo llegaba al encuentro con la clara idea de poner sobre la mesa la estrategia americana con China, que se encuentra en un punto más agresivo contra el régimen comunista, también en el marco de las tensiones comerciales que se viven entre los dos gigantes desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Estados Unidos considera que la UE está teniendo un papel demasiado laxo con Pekín. Lo cierto es que Bruselas busca su propia tercera vía con China: intenta incrementar su dureza contra el régimen chino, pero a la vez no quiere caer en una política de bloques. Los Veintisiete saben que ese equilibrio es muy complicado, pero quieren hacer todo lo posible por mantenerlo.

Pero en este asunto ni siquiera hay unidad europea. Aunque hay una estrategia más o menos general diseñada entre Bruselas, Berlín y París, las posturas de los distintos Estados miembros varían mucho, especialmente dependiendo de los vínculos económicos y comerciales que cada capital tiene con Pekín. Algunos países de Centroeuropa, el sur o el este son más cercanos a China, mientras que los nórdicos o Polonia, que da mucha importancia a la protección americana frente a Rusia, defienden una línea más dura. En cualquier caso en el último encuentro de ministros solo Suecia pidió sanciones contra el Gobierno chino por los nuevos pasos dados en Hong Kong.

Protestas en Hong Kong. (Reuters)
Protestas en Hong Kong. (Reuters)

Mientras tanto, uno de los asuntos que más preocupa a los ministros europeos está lejos de las prioridades americanas: es la situación en Israel. Estados Unidos apoya completamente la idea del Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, y de hecho lo enmarca en el llamado ‘Plan Trump’ presentado por el presidente americano que plantea una solución de dos estados en el que el territorio de Palestina se ve claramente reducido respecto a los límites de 1967. La UE ha señalado que no reconocerá cambios unilaterales a esos límites, y que solo lo hará cuando estos sean acordados en un proceso de paz entre Israel y Palestina.

Heiko Maas, ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, visitó Israel la semana pasada y se mostró preocupado con los planes del Gobierno israelí. En una rueda de prensa junto a su homólogo israelí, Gabi Ashkenazi, el alemán hizo una petición de diálogo: “Como amigo de Israel estoy preocupado. Coincido con la Unión Europea en que la anexión no es compatible con la ley internacional. Nosotros apoyamos la solución de dos Estados negociada y aceptada mutuamente. Gabi, me has dicho que estáis preparados para la negociación inmediata con los palestinos. Es tiempo para la diplomacia”.

Israel planea comenzar con la anexión el mes que viene, como una condición de los socios de Gobierno de Netanyahu. Según ha explicado un ministro del Ejecutivo israelí, por el momento la UE ha avisado de que esa decisión podría significar que Bruselas corte el grifo a los fondos europeos de los que se ha beneficiado el país durante los últimos años. Desde 2014 Israel ha recibido unos 1.000 millones de euros en el marco del programa Horizonte 2020.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios