La Guerra del Opio-5G ha comenzado: por qué los 'tories' quieren a Huawei fuera de UK
  1. Mundo
  2. Europa
Rebelión en las filas de Boris

La Guerra del Opio-5G ha comenzado: por qué los 'tories' quieren a Huawei fuera de UK

Las tensiones entre Londres y Pekín son cada vez mayores. Y ahora son las propias filas del Partido Conservador de Boris Johnson las que están obligando al 'premier' a dar la espalda a Huawei

Foto: La Guerra del Opio-5G ha comenzado: por qué los 'tories' quieren a Huawei fuera de UK
La Guerra del Opio-5G ha comenzado: por qué los 'tories' quieren a Huawei fuera de UK

Las tensiones entre Londres y Pekín son cada vez mayores. Son las propias filas del Partido Conservador de Boris Johnson las que están obligando a Downing Street a cambiar por completo las relaciones con el régimen de Xi Jinping. Y si hay un símbolo de esta batalla es Huawei. Los 'tories' quieren fuera del Reino Unido al gigante tecnológico chino. Y si el primer ministro no les da una fecha concreta para la partida, un grupo de cerca de 60 rebeldes amenaza con hacerle la vida imposible las próximas semanas en la Cámara de los Comunes, donde deben tramitarse antes del verano importantes leyes, entre ellas, la de Infraestructura de Telecomunicaciones.

La cifra es considerable. Cierto es que el Gobierno cuenta con una mayoría absoluta de 80 diputados, pero sacar normativas “in extremis” no es aconsejable para Johnson, sobre todo ahora que su gestión ante la pandemia del coronavirus está siendo tan criticada y su popularidad se ha desplomado en los sondeos al defender con vehemencia a su principal asesor, Dominic Cummings, después de que fuera pillado saltándose el confinamiento. Definitivamente, no. Johnson no puede arriesgarse ahora a enfrentarse con sus propias filas. Y lo que los 'tories' quieren es echar a Huawei porque cada vez les preocupa más la gran influencia del gigante asiático.

Foto: El divorcio del siglo que cambiará la Historia: la verdad sobre el 'decoupling' de China

A principios de este año, cuando la única misión para el primer ministro era el Brexit, el Gobierno abrió de par en par las puertas a Huawei para que participara en el desarrollo de la red 5G. El gran objetivo era construir ese “Reino Unido global” fuera de la UE, y en la lista de nuevos aliados, Pekín jugaba un papel relevante. Cierto es que al gigante tecnológico se le excluyó de todos los elementos críticos del sistema y se limitó a un máximo del 35% su presencia en el resto de funciones de la infraestructura. Pero lo relevante era que el régimen de Xi Jinping ya tenía un pie dentro de suelo británico.

A principios de marzo, Johnson sufrió su primera rebelión interna desde su gran triunfo en las elecciones generales de finales del año pasado. Un grupo de 30 'tories' liderados por Iain Duncan Smith, el que en su día fue líder del Partido Conservador, apoyó una enmienda al proyecto de Ley de Telecomunicaciones para que Huawei fuera expulsado por completo de la infraestructura de móviles del Reino Unido para el año 2023.

Foto: La verdadera historia tras la guerra del 5G (y el veto a Huawei): todo lo que debes saber

Cruzada 'anti Huawei'

Para calmar entonces los ánimos, el inquilino del Número 10 se comprometió a prohibir la instalación de nuevos equipos de Huawei en la red del Reino Unido desde 2023 o 2024. Pero los rebeldes quieren ir más allá: quieren que se eliminen por completo todos los equipos y exigen al Ejecutivo que especifique una fecha concreta que sea además legalmente vinculante.

“El Parlamento se siente cada vez más inquieto por la dependencia del Reino Unido en China. Cada vez más legisladores reconocen que la forma en que manejamos este tema afecta enormemente a nuestro electorado”, matizaba Duncan Smith en una carta publicada este martes en 'The Telegraph', biblia para los 'tories'. La misiva también la firma, Bob Seeley, otro de los 'tories' rebeldes.

Foto: Huawei defiende su independencia frente a las presiones de EEUU para su veto en la UE

Ambos advierten que la aritmética parlamentaria para pasar las próximas normativas podría ser “problemática” y recalcan que los diputados “ya no están preparados para quedarse de brazos cruzados ante una superpotencia naciente, dirigida por un Gobierno represivo e intolerante, que socava el orden global”. “Al permitir que Huawei ingrese a nuestras redes 5G, hemos socavado la unidad del enfoque compartido de Five Eyes sobre la conducta global del Partido Comunista Chino”, matizan.

El Reino Unido forma parte de la alianza anglosajona en materia de seguridad conocida como Five Eyes, junto a Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. De los cinco miembros de la organización, Washington y sus socios oceánicos han excluido a Huawei de sus respectivas infraestructuras de telecomunicaciones.
En este sentido, el 'tory' Neil O'Brien asegura que “hay que tomar decisiones importantes sobre si los cambios solo afectarán a la red 5G o también a los antiguos equipos Huawei en 3G y 4G que están ahora en la red”.

Los 'tories' no quieren quedarse de brazos cruzados ante una superpotencia naciente, dirigida por un Gobierno represivo que socava el orden global

O´Brien es el número dos del llamado China Research Group. De la misma manera que el European Research Group (Grupo de Investigación Europeo), formado por los 'tories' euroescépticos más radicales, hizo la vida imposible a Theresa May —forzando en última instancia su dimisión— y logró que su Gobierno apostara por un Brexit duro, el nuevo lobby de Westminster está presionado para redefinir las relaciones entre Londres y Pekín. Y, de momento, su estrategia no puede estar siendo más efectiva.

Es más, de manera paralela, han creado un lobby específico llamado Huawei Interest Group of Conservative MPs (Grupo de Interés en Huawei de los diputados conservadores), cuyo único propósito es echar al gigante tecnológico del país.

De momento, cuenta ya con 59 miembros. Y una fuente cercana asegura que todos están dispuestos ahora a votar en contra del Gobierno apoyando las enmiendas rebeldes a tres posibles proyectos de ley que pasarán por el Parlamento antes del receso estival. Estas incluyen el proyecto de Ley de Infraestructura de Telecomunicaciones, que actualmente se encuentra en trámites en la Cámara de los Lores.

El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)
El primer ministro británico, Boris Johnson. (Reuters)

En la cámara alta, se espera que Lord Alton (independiente) presente una enmienda para evitar que las empresas vinculadas a abusos contra los derechos humanos suministren servicios de telecomunicaciones en el país. Un borrador de su enmienda, al que ha tenido acceso 'The Telegraph', señala que ningún operador debería poder usar la infraestructura de telecomunicaciones del Reino Unido “para violar los derechos humanos después del 31 de diciembre de 2023”.

Blindar empresas a compras de China

Las presiones de sus filas han llevado ya al Gobierno a introducir una nueva legislación que quiere blindar a las empresas británicas —que van a quedar sumamente vulnerables en la recesión que se ve ya inevitable— ante adquisiciones extranjeras que representen una amenaza para la seguridad nacional.

Foto: La geopolítica del 5G se estrena con Huawei: la guerra del siglo XXI

Como parte de la Ley de Seguridad Nacional e Inversión, los ministros están trabajando para que sea obligatorio que las empresas británicas denuncien cualquier intento por parte de una compañía de otro país de comprar más del 25% de sus acciones, adquirir “influencia significativa” o hacerse con activos o propiedad intelectual.

Las empresas que ignoren las estrictas condiciones impuestas podrían ver a sus directivos encarcelados, descalificados o multados con cientos de miles de libras.

En medio de la polémica, Huawei ha publicado este lunes una carta abierta en varios periódicos nacionales británicos, prometiendo que está tan “comprometido como siempre” a construir redes de Internet “de manera rápida, asequible y segura”. “Durante casi 20 años, hemos suministrado 3G y 4G a las compañías de telefonía móvil y de banda ancha del Reino Unido. Pero algunos ahora cuestionan nuestro papel para ayudar al Reino Unido a liderar el camino en 5G. También estamos desempeñando nuestro papel en la creación de empleos, capacitando a los ingenieros del mañana, invirtiendo en nuevas tecnologías y apoyando a las universidades”, señala la misiva del gigante tecnológico asiático.

Telecomunicaciones Huawei Partido Conservador Británico Boris Johnson Theresa May Xi Jinping Coronavirus Pandemia Partido Comunista
El redactor recomienda