Es noticia
Menú
Francia convertirá en gel hidroalcohólico el vino no vendido estos meses
  1. Mundo
  2. Europa
DOBLE PROBLEMA PARA EL VINO FRANCÉS

Francia convertirá en gel hidroalcohólico el vino no vendido estos meses

Hay 300 millones de litros de vino que se han dejado de vender por culpa del coronavirus y a los que se buscará una segunda utilidad para la industria farmacéutica y cosmética

Foto: Las bodegas francesas acumulan millones de litros de vino sin vender por el coronavirus
Las bodegas francesas acumulan millones de litros de vino sin vender por el coronavirus

Con la llegada de la crisis del coronavirus, los bares y restaurantes de casi toda Europa han cerrado sus puertas, lo que ha significado que muchos sectores han visto cómo se cerraban sus principales canales de venta. Uno de los más importantes es el del vino ya que, aunque el consumo ha crecido en los hogares, el incremento no ha sido suficiente para compensar las cifras totales.

Ante esta situación, muchas bodegas y cooperativas se han encontrado con miles de litros de vino en sus almacenes sin poder darles salida. Así que los enólogos franceses han tomado una decisión: convertir el vino que no han vendido en gel de manos y etanol, una solución para vaciar los almacenes y poder dejar espacio para la producción de este año.

Foto: Semana santa atípico por crisis del coronavirus (EFE)

Según los datos de la agencia gubernamental FranceAgriMer, que recoge The Guardian, hay unos 3 millones de hectolitros acumulados en los almacenes como resultado del descenso de las ventas. Una cantidad enorme que ahora se destilará para crear gel de manos, uno de los productos más demandados desde el estallido de la pandemia por covid-19.

El problema americano

El vino francés se enfrenta a un doble problema. Por un lado, Estados Unidos impuso un arancel del 25 por ciento a los caldos importados desde el país galo tras la polémica entre Donald Trump y el presidente Macron sobre la imposición de la tasa digital a las grandes tecnológicas. Ese arancel supuso que las ventas de vino francés se redujeran a la mitad en el mes de octubre. Ahora, con la crisis del coronavirus, las cifras han bajado otro 22 por ciento.

placeholder El arancel de Estados Unidos ya hizo mucho daño al vino francés a finales de 2019 (Reuters/Christian Hartmann)
El arancel de Estados Unidos ya hizo mucho daño al vino francés a finales de 2019 (Reuters/Christian Hartmann)

Francia ha autorizado a 33 destilerías a usar 2 millones de hectolitros de vino sin vender para transformarlo en etanol o gel hidroalcohólico, una medida aprobada por Bruselas y que será financiada por la UE. Los fabricantes recibirán 78 euros por hectolitro por vino en las regiones con denominación de origen protegido y 58 euros en el resto del país.

Este alcohol será utilizado tanto por la industria farmacéutica como por la cosmética para producir gel hidroalcohólico para manos. Didier Josso, responsable de FranceAgriMer, ha dejado claro que "el vino destilado no se utilizará en ningún caso para la producción de licores. Probablemente también será necesario almacenar etanol, pero la cantidad será menos significativa que para el vino".

La Unión Europea financiará la destilación y se pagarán entre 58 y 78 euros por hectolitro de vino

Una de las regiones más afectadas por la situación es la de Champagne, en el norte de Francia. Las ventas del champán más famoso del mundo se han visto reducidas en un 64 por ciento durante el confinamiento, en comparación con las de año anterior.

Con la llegada de la crisis del coronavirus, los bares y restaurantes de casi toda Europa han cerrado sus puertas, lo que ha significado que muchos sectores han visto cómo se cerraban sus principales canales de venta. Uno de los más importantes es el del vino ya que, aunque el consumo ha crecido en los hogares, el incremento no ha sido suficiente para compensar las cifras totales.

Restaurantes