España propone que la UE refuerce y actualice su defensa del multilateralismo
  1. Mundo
  2. Europa
SANIDAD, CADENAS DE VALOR Y TECNOLOGÍA

España propone que la UE refuerce y actualice su defensa del multilateralismo

El Gobierno mueve por las capitales europeas una propuesta para que la UE refuerce su influencia sobre los socios aliados frente a la escalada de EEUU y China

Foto: España propone que la UE refuerce y actualice su defensa del multilateralismo
España propone que la UE refuerce y actualice su defensa del multilateralismo

Antes de que el coronavirus llegara al Viejo Continente y que el Gobierno italiano decidiera aislar a un grupo de pueblos en el norte del país, la Unión Europea ya pasaba por una crisis profunda que requería de un debate serio. Para ello, la Eurocámara y la Comisión Europea habían planteado la Conferencia sobre el Futuro de Europa, retrasada ahora por la pandemia, que debía abordar muchos ámbitos sobre el funcionamiento institucional del club.

El Gobierno español, a través de la Secretaría de Estado para la Unión Europea, ha lanzado una serie de propuestas al resto de socios europeos con las que busca que la Conferencia sobre el Futuro de Europa incluya una reflexión global tras el coronavirus, involucrando a los socios más cercanos, los países vecinos y candidatos, según el documento al que ha tenido acceso El Confidencial. Es el primer Estado miembro que hace propuestas concretas de cara a la Conferencia.

Foto: David Rieff: "Por primera vez en mi vida dudo de que la UE sobreviva"

La pandemia ha sido un acelerador de las tendencias que ya se venían viendo desde hace tiempo, y por eso China, Estados Unidos y Rusia no solo no han solucionado sus diferencias sino que las han aumentado al mismo tiempo que sus técnicas de influencia son cada vez más agresivas. España propone que la UE reaccione y busque ejercer la influencia sobre su entorno para lograr defender el sistema multilateral.

Nadie tiene muy claro para qué va a servir la conferencia, ni qué se busca exactamente con ella. España quiere que esa reflexión vaya más allá de lo previsto, siendo más ambiciosa y abarcando el papel de la UE en el mundo. El Gobierno ha tanteado alguna de sus propuestas con los ejecutivos italiano, alemán y francés.

En realidad, es un ejercicio para reforzar un multilateralismo que está siendo sometido a una enorme presión también en tiempos de pandemia. La UE no puede renunciar a él porque está en su ADN, pero hará falta replantear el modelo. Y es lo que España propone: que se aproveche el marco de la conferencia para poder iniciar un debate de calado con los socios más cercanos a la UE. China, EEUU y Rusia ejercen su influencia e intentan mover toda la agenda a favor de sus intereses. Los europeos son el multilateralismo, y por eso el Gobierno pide ejercer ese poder en su vecindario y más allá.

La canciller alemana saluda al presidente del Gobierno frente al primer ministro luxemburgués y la presidenta de la Comisión. (Reuters)
La canciller alemana saluda al presidente del Gobierno frente al primer ministro luxemburgués y la presidenta de la Comisión. (Reuters)

Propuestas

El texto advierte de que la pandemia ha acelerado un proceso de fragmentación y de “repliegue nacional” que “no es la solución en un mundo interdependiente”. “La UE, sin abandonar el objetivo de una mayor autonomía, no debe renunciar a impulsar el multilateralismo, haciéndolo más coherente y eficaz. Se pueden identificar al menos cuatro áreas prioritarias de actuación tras la pandemia: sanidad, movilidad, cadenas globales de valor y gobernanza tecnológica”, explica el documento.

En sanidad, España propone que mejoren los flujos de información para la identificación temprana de posibles riesgos, pudiendo incluso sumar a un especialista en salud pública en las representaciones de la Unión Europea en terceros países que se encarguen de monitorear la situación.

El Gobierno hace también especial hincapié en las cadenas de valor y señala que la UE se dirige hacia un planteamiento más “estratégico”. Desde hace semanas, Berlín y especialmente París hacen referencia a la necesidad de construir una soberanía estratégica y recuperar el control sobre las cadenas de suministro como respuesta a las lecciones aprendidas por los efectos del covid-19. Por eso, Madrid alerta: “El nuevo énfasis en la autonomía estratégica de la industria europea debe ser compatible con el librecambio comercial, fuente de riqueza, y el multilateralismo en el ámbito del comercio”.

En cuanto a turismo, la secretaría de Estado considera que “la cuarentena a la llegada aplicada de manera permanente —y no transitoria mientras dure la emergencia sanitaria— resulta inviable cuando se habla de grandes desplazamientos turísticos”, por lo que apunta a que "serán necesarios estándares globales más estrictos para el monitoreo de la salud de turistas", por lo que "en cooperación con la OMT y la OMS, convendría estudiar la conveniencia de imponer controles sanitarios, bien con la compra de billetes o en el propio aeropuerto, si los resultados se pudieran conocer en un plazo razonable".

Por último, la propuesta española aborda la cuestión de la tecnología, que se puede convertir en un terreno delicado tras la pandemia, ya que genera un nuevo y más conflictivo ámbito para el largo pulso entre la privacidad y la seguridad, en este caso sanitaria. El Gobierno se muestra preocupado ante esta posibilidad. “La pandemia ha reforzado, y parece que seguirá reforzando, los instrumentos de vigilancia en materia de salud por parte de los Estados a través de la tecnología. Esto abre la puerta a potenciales abusos por parte de entidades públicas y privadas”, señala el texto.

Bandera europea ante la sede del Ejecutivo comunitario. (Reuters)
Bandera europea ante la sede del Ejecutivo comunitario. (Reuters)

España llama a la UE a “cooperar con los socios que comparten sus valores para desarrollar estándares tecnológicos que aúnen protección de la privacidad y los derechos civiles con facilidades para la innovación”.

En este sentido, el documento propone que la Unión Europea se convierta en una especie de almacén seguro para los datos que se generen en la lucha contra la pandemia, ya que uno de los rasgos de la Unión son “sus altos estándares en la protección de datos”. Por eso, España propone que se coopere con terceros países en la búsqueda de soluciones tecnológicas, “quedando los datos almacenados en territorio europeo como mejor garantía de su uso no autorizado, también para los países que no pertenecen a la UE, ante posibles abusos impulsados por razones geopolíticas”.

Pandemia Unión Europea Coronavirus OMS Salud Comercio Noticias de China Estados Unidos (EEUU)