Los mafiosos vuelven a casa: el virus abre una brecha en el régimen carcelario italiano
  1. Mundo
  2. Europa
según una exclusiva de 'L'Espresso'

Los mafiosos vuelven a casa: el virus abre una brecha en el régimen carcelario italiano

La noticia ha sacudido a Italia y muchos han querido ver que, gracias a la emergencia sanitaria provocada por el covid-19, las puertas de la cárcel se abren ahora para mafiosos condenados

Foto: Los mafiosos vuelven a casa: el virus abre una brecha en el régimen carcelario italiano
Los mafiosos vuelven a casa: el virus abre una brecha en el régimen carcelario italiano

Los mafiosos vuelven a casa por el coronavirus. Lo ha desvelado el diario italiano 'L'Espresso' en una exclusiva en la que ha explicado que algunos de los capos más relevantes del crimen organizado, que cumplen su condena bajo el régimen carcelario más estricto de toda Italia —el conocido como 41bis— han empezado a obtener permisos de arresto domiciliario por motivos de salud.

Foto: Italia y la hoja de ruta del crimen: cómo las mafias del mundo sacarán tajada del Covid

Esta noticia ha causado un terremoto político en Italia, donde muchos han querido ver que, gracias a la emergencia sanitaria provocada por el covid-19, las puertas de la cárcel se abren ahora para mafiosos condenados, que por ley, no podrían acogerse a rebajas alternativas de su pena.

El primero en conseguir el preciado permiso ha sido el capo de la 'Cosa Nostra' Francesco Bonura, de 78 años, considerado uno de los 'padrinos' más influyentes y condenado por asociación mafiosa a 23 años de cárcel.

Bonura, al que uno de los delatores y colaboradores de la justicia, Tommaso Buscetta, definía como un mafioso "valiente", había sido una pieza clave en las adjudicaciones de obras de construcción y actividades de extorsión (los denominados 'pizzi') en Palermo, Sicilia. También había sido procesado y absuelto por cinco homicidios y una 'lupara bianca' —tal y como se conoce en Italia a las desapariciones llevadas a cabo por el crimen organizado—.

Según cuenta 'L'Espresso', a Bonura le acusaban de haber eliminado a los miembros de una banda de ladrones que actuaban sin el consentimiento de la Cosa Nostra en la región, y fue detenido junto a su guardaespaldas en un coche donde se encontró una pistola que, sin embargo, no coincidía con la que se usó en los asesinatos. La falta de pruebas hizo que fuera absuelto de las acusaciones más graves del caso, pero aún así se encontraba cumpliendo condena bajo el estricto régimen 41bis.

Ahora, en plena emergencia sanitaria por el coronavirus, el juez de vigilancia le ha concedido a Bonura el arresto domiciliario alegando motivos de salud —según cuenta la prensa italiana, sufre un cáncer de cólon— y esgrimiendo que la situación "permite" al magistrado "posponer urgentemente la ejecución de la sentencia".

Se deberá quedar en su casa de Palermo, donde el juez excluyó el riesgo de fuga debido a su estado de salud y aclaró que no podrá encontrarse con otros delincuentes condenados pero sí le autoriza a salir de casa cada vez que sea necesario por motivos de salud, incluido de sus familiares.

El pasado 21 de marzo, la administración penitenciaria envió una circular a todas las cárceles italianas para que propusieran los nombres de los detenidos que sufrieran alguna de las nueve patologías indicadas por los sanitarios o que superaran los 70 años de edad para que se valorara su posible excarcelación. La edad es un factor determinante, ya que hay 74 responsables mafiosos cumpliendo condena y con más de 70 años.

La mafia en Italia es un tema delicado y espinoso. Mientras el exministro del Interior y líder de Forza Italia, Matteo Salvini, acusa al propio Gobierno de haber liberado a los mafiosos "con le excusa del virus", el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, condena el "cinismo" de utilizar la mafia para "generar desconfianza en el Ejecutivo" y niega que el decreto 'Cura Italia' (aprobado para gestionar la emergencia) permita salir de la cárcel a los condenados por asociación mafiosa.

"No solo es falso, es peligroso e irresponsable", ha añadido Bonafede. "Se trata de decisiones tomadas por los jueces en su plena autonomía que de ninguna manera pueden ser atribuidas al Ejecutivo", ha subrayado.

Vincenzino Iannazzo, de 65 años, se considera un jefe de la 'ndrangheta, la mafia calabresa y, debido a su estado de salud, su situación ha sido incompatible con la cárcel, por lo que ya ha obtenido también su permiso de arresto domiciliario para seguir cumpliendo condena (en 2018 fue condenado a 14 años y 6 meses de cárcel.

En la polémica lista de espera están también mafiosos como Leoluca Bagarella, Bellocco di Rosarno, Pippo Calò, Benedetto Capizzi, Antonino Cinà, Pasquale Condello, Raffaele Cutolo, Carmine Fasciani, Vincenzo Galatolo, Teresa Gallico, Raffaele Ganci, Tommaso Inzerillo, Salvatore Lo Piccolo, Piddu Madonia, Giuseppe Piromalli, Nino Rotolo o Benedetto Spera.

Entre ellos también puede cumplir las condiciones para salir el capo Benedetto “Nitto” Santapaola, condenado por varios homicidios como el del periodista y escritor Giuseppe Fava en 1984. La lista es larga.

Crimen organizado Coronavirus Mafia Homicidios Noticias de Italia
El redactor recomienda