El 32,5% de los cirujanos no cuenta con EPI

Un 'mail' equivocado entre UK y la UE deja a sanitarios británicos sin equipos protectores

Reino Unido perdió hasta tres oportunidades de unirse al programa de la UE para compras conjuntas de material de protección personal sanitario por un 'mail' equivocado. ¿Ridículo? Sí, pero cierto

Foto: Personal sanitario en el Hospital St. Thomas, en Londres. (Reuters)
Personal sanitario en el Hospital St. Thomas, en Londres. (Reuters)

Funcionarios británicos y comunitarios han estado más en contacto en los últimos tres años que en las últimas cinco décadas. Han sido capaces de firmar un divorcio histórico para sacar fuera del club al segundo socio con mayor PIB (solo por detrás de Alemania). Están negociando las relaciones futuras y su impacto en el área económica sin barreras más grande del mundo. Y, sin embargo, ante el mayor desafío de la civilización humana en tiempos de paz, como es la pandemia global de coronavirus, no han logrado comunicarse para equipar ahora correctamente a los sanitarios del Reino Unido, porque un 'e-mail' se mandó a una dirección de correo antigua… ¿Por un 'e-mail'? La historia es tan rocambolesca que cuesta asumir su veracidad. Pero la realidad es tal cual.

Mientras que en los próximos días, médicos y enfermeros europeos comenzarán a recibir los primeros equipos de protección individual —por valor de 1.500 millones de euros—, adquiridos a través de un plan comunitario conjunto que ha involucrado a 25 países y ocho empresas, sus colegas británicos están bajo mínimos y sin atisbo de mejorar su situación a corto plazo ante la gran amenaza del coronavirus. Según revela en exclusiva 'The Guardian', Londres ha perdido hasta tres oportunidades de formar parte del plan de la UE para adquirir a gran escala mascarillas, batas y guantes.

La noticia llega en el peor momento. Las críticas del personal sanitario ante la falta de medios están poniendo a Downing Street contra las cuerdas. Y la situación no va a hacer otra cosa que empeorar, ya que Reino Unido aún no ha llegado al pico de la pandemia, que se espera para, aproximadamente, el 20 de abril.

El lunes, el titular de Exteriores, Dominic Raab, que tiene ahora las riendas del Ejecutivo mientras el 'premier', Boris Johnson, se recupera completamente tras su ingreso en cuidados intensivos, reconoció, por primera vez, que había un problema. Y, por si fuera poco, el Gobierno ha tenido que devolver hasta 100.000 batas a China, al descubrir que eran defectuosas. Asimismo, otros envíos han sido mal etiquetados.

La Asociación de Doctores del Reino Unido asegura que solo el 52% de los médicos que realizan los procedimientos de mayor riesgo con los pacientes de Covid-19 tiene la protección adecuada.

La tormenta perfecta

¿Cómo ha sido posible un fallo de comunicación tan descomunal con Bruselas en medio de la mayor crisis global de la historia reciente? El Reino Unido abandonó oficialmente la UE el pasado 31 de enero. Pero, a efectos prácticos, continúa como Estado miembro (sin voz ni voto, eso sí, en la toma de decisiones) hasta diciembre. Y, aunque en un principio, Boris Johnson advirtió de que en esta ocasión no habría ampliaciones de plazos, todo indica que el periodo de transición deberá extenderse al menos por un año, porque las negociaciones sobre las futuras relaciones están completamente paradas.

El coronavirus cambió por completo calendarios y prioridades. Y fue entonces cuando comenzaron los problemas. En marzo, cuando los gobiernos a ambos lados del canal de la Mancha fueron conscientes de que no tenían respiradores suficientes para salvar las vidas de sus ciudadanos, la UE llevó a cabo una adquisición a gran escala de este tipo de aparatos. Londres se quedó, sin embargo, al margen.

El portavoz del Número 10 explicó entonces que el Reino Unido ya no era "parte de la UE". "Estamos realizado nuestro propios esfuerzos", señaló. Pero tras conocerse que Bruselas sí había ofrecido a los británicos la posibilidad de unirse al programa, el portavoz echó la culpa a "un error de comunicación". "Por alguna razón, el 'e-mail' no llegó", apostilló.

En los pasillos de Whitehall, donde están los ministerios, comenzó a explicarse que la comisión de la UE envió correos electrónicos a direcciones del Ministerio de Sanidad que ya no existen. No obstante, el plan era de sobra conocido por Downing Street, ya que se discutió en las reuniones de enero, en las que los funcionarios británicos estaban presentes.

El problema es que, según detalla ahora 'The Guardian', el "fallo de comunicación" también llevó a que el Reino Unido no participara en las dos compras masivas de equipo de protección para personal sanitario que Bruselas llevó a cabo el 28 de febrero y el 17 de marzo.

En concreto, la adquisición del 28 de febrero inicialmente fracasó debido a la falta de interés de los proveedores, pero se ejecutó luego el 15 de marzo. En definitiva, se brindó más tiempo al Reino Unido para involucrarse en el programa. No obstante, los funcionarios en Whitehall no fueron conscientes de estos movimientos hasta después, ya que no recibieron el correo adecuado las invitaciones para unirse al comité directivo del acuerdo de adquisición conjunta donde se organizaron los pedidos.

Fuera en tres ocasiones

Según 'The Guardian', el Reino Unido solo participó en una primera reunión el 19 de marzo después de informar a la Comisión de que los correos electrónicos se habían enviado a una dirección que estaba ya desactualizada. Con todo, a pesar de la tardía muestra de interés, los funcionarios británicos no asistieron luego a una reunión celebrada el 25 de marzo, donde los participantes fueron invitados a explicar a la Comisión Europea sus requisitos para futuras compras.

Por lo tanto, el Reino Unido también se ha quedado fuera de la adquisición conjunta de equipos de laboratorio. La UE está ahora planeando la compra de terapias para el coronavirus, pero el Número 10 aún no ha aclarado cuál será su posición al respecto.

Un manifestante protesta con la pancarta 'PPE' (siglas del equipo de protección personal, en inglés), pidiendo que los sanitarios británicos tengan acceso a estos materiales. (EFE)
Un manifestante protesta con la pancarta 'PPE' (siglas del equipo de protección personal, en inglés), pidiendo que los sanitarios británicos tengan acceso a estos materiales. (EFE)

La escasez de equipos de protección ha provocado ansiedad, alarma y miedo entre los médicos del NHS (Sistema Nacional de Salud) y el personal de atención domiciliaria. Según las cifras oficiales del pasado sábado, en Reino Unido habían fallecido ya 19 sanitarios. El responsable de Sanidad, Matt Hancock, señala que es "imposible" decir cuándo los hospitales van a tener todo el material que necesitan, aunque agregó que "no había evidencias que relacionaran las muertes de médicos y enfermeras con escasez de equipos de protección".

Según el Real Colegio de Cirujanos, el 32,5% de estos profesionales no cuenta con suficientes mascarillas, batas y otros artículos de protección imprescindibles. El Real Colegio de Enfermeros ha aumentado la presión, aconsejando a los sanitarios negarse a tratar a los pacientes con Covid-19 "como último recurso" si no pueden acceder al equipo de protección completo que necesitan. La revista sectorial 'Health Service Journal' revela que un 10% de los 280.000 enfermeros y matronas que hay en Inglaterra está de baja por coronavirus, lo que podría reducirse con el equipamiento adecuado.

Por su parte, los tiempos barajados por la UE respecto a sus pedidos tampoco están siendo todo lo rápidos que requiere la excepcionalidad de las circunstancias. Si bien las entregas de máscaras, batas y guantes se realizarán, en tramos, entre las próximas dos y 18 semanas, la llegada de respiradores está siendo más lenta.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios