LA SALUD, EN RIESGO

Guerra fratricida en UK: ¿quién asumirá el mando con Boris 'de baja' por coronavirus?

Lo primero que preocupa es la salud del líder 'tory' que podría ser peor de lo que dicen desde Downing Street. Lo segundo... quién se quedaría al mando del gobierno si la situación empeora

Foto: Un policía en el hospital en el que está ingresado Boris Johnson. (Reuters)
Un policía en el hospital en el que está ingresado Boris Johnson. (Reuters)

El refrán reza que “cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta”. El ambiente en Downing Street estos días es de todo menos de celebración. En cualquier caso, el hecho de que el premier Boris Johnson haya tenido que ser hospitalizado en medio de crisis global más importante de la historia reciente -precisamente por Covid-19- ha acentuado la guerra civil que existe en estos momentos en el Gabinete respecto a la estrategia que ha de tomarse para vencer al “asesino invisible”.

Lo primero que preocupa es la salud del líder 'tory' que, según los medios locales, incluida la propia BBC, podría ser peor de la versión que ofrecen desde el Número 10. Oficialmente, al premier se le están realizando “pruebas rutinarias”. Pero lo cierto es que, según 'The Times', el domingo por la noche tuvo que ponerse mascarilla de oxígeno y la fiebre y la tos persisten.

Desde Downing Street aseguran que Johnson sigue al frente del Gobierno y, en todo momento, se le está actualizando sobre la situación. El protagonista publicaba este lunes un mensaje en su cuenta de Twitter recalcando que se encuentra “trabajando” y con “buen ánimo”. La reunión rutinaria del Gabinete de los martes ha sido pospuesta para evitar la simbólica imagen de cesión de timón. Sus aliados comparan al premier con sus tantas veces venerado Winston Churchill. Sin embargo, no son pocas las voces que consideran que, ante la excepcionalidad de las circunstancias, ha llegado el momento de delegar.

Dominic Raab, el sustituto

El protocolo marcado por el Gobierno antes de que el premier enfermera marca que, llegado el caso, el titular de Exteriores, Dominic Raab, sería la persona de asumir el cargo. El ministro euroescéptico -que hizo la vida imposible a Theresa May en sus últimos días como líder- ha presidido este lunes las reuniones con los asesores médicos y científicos.

De puertas para fuera, todo bajo control. Pero en el backstage, se vive estos días una lucha de egos, con continuos enfrentamientos respecto al plan que hay que llevar ahora a cabo. La grieta más importante que se ha abierto es entre el responsable de Salud Matt Hancock y el ministro del Tesoro Rishi Sunak, que sostienen diferentes posturas respecto a la duración que debe tener el confinamiento.

La economía comienza desquebrajarse y el Chancellor teme que si la cuarentena se alarga más allá de junio, podría ser peor el remedio que la enfermedad. De momento, más de un millón de personas han solicitado el “Universal Credit” -el subsidio para aquellos en situación de precariedad-. La cifra es nueve veces más alta de lo que esperaban las autoridades. Por otra parte, se estima que la tasa de desempleo (que estaba al 3,8% antes de que llegara la pandemia), pueda alcanzar el 8,7% para finales de Semana Santa. Y el último estudio del “Centre for Economics and Business Research”, revela que el Covid-19 está costando al país 2.4 mil millones de libras diarias (alrededor de 3 mil millones de euros).

No es que el actual ministro de Sanidad no de importancia a los números. Durante el Gobierno de David Cameron fue mano derecha del entonces responsable del Tesoro, George Osborne. Pero considera que, de momento, no se cumplen las condiciones para recobrar poco a poco la normalidad. De momento, el confinamiento está marcado hasta el 13 de abril. Se da prácticamente por hecho que se alargará luego por otras tres semanas, pero se está revisando constantemente el escenario.

El salvador del mundo

En este sentido, hay una unidad especial en el Número 10 que está evaluado varias fórmulas para suavizar a medio plazo las restricciones. Las admisiones hospitalarias se podría utilizar, por ejemplo, como mejor barómetro y en el momento que desciendan podrían levantarse en bloqueo por edad, región o sector industrial.

En cualquier caso, en última instancia, aliviar el confinamiento depende de la capacidad del Ejecutivo para detectar el virus y contener nuevos brotes. Y los sanitarios critican a las autoridades por no realizar los test suficientes.

El profesor John Newton -el nuevo gran fichaje del ministro de Sanidad- ha reconocido que ninguna de las pruebas de anticuerpos que el Gobierno solicitó a China son lo suficientemente buenas para poder utilizarse, ya que solo identifican la inmunidad con precisión en personas que han estado gravemente enfermas. Con todo, los científicos del Gobierno esperan trabajar con diferentes compañías para mejorar el rendimiento de estos test y se muestran “optimistas”.

Como siempre es el caso en política, la personalidad también juega un papel importante en las luchas internas. Y en este sentido, a Hancock le acusan de “falta de control detrás de escena”, pero luego presentarse cuál héroe durante las entrevistas y ruedas de prensa.

“En Downing Street no agrada la idea de que, en ausencia de Boris, Matt haya entrado mostrándose como el salvador del mundo”, explicaba a 'The Telegraph' un 'tory' de alto rango. De ahí la insistencia del ministro de Sanidad en recalcar en su última intervención que es el premier quien sigue al mando.

En cualquier caso, el autoaislamiento del líder 'tory' y su actual hospitalización han creado un vacío de poder que ahora otros están tratando de llenar. En el particular “Juego de Tronos” durante la pandemia, otro que ha entrado con fuerza en escena es Michael Gove, a efectos prácticos el vice primer ministro.

El hecho de que no haber sido elegido para sustituir al premier durante su convalecencia parece no haberle sentado nada bien. En los últimos días, ha tenido enfrentamientos con prácticamente todos los ministerios.

Y para complicar aún más las cosas, cuenta con el apoyo de Dominic Cummings, el asesor de Johnson y el hombre que realmente mueve los hilos en Downing Street. Ambos se conocen desde hace años y tienen especial conexión. El problema es que el oscuro estratega se encuentra también aislado después de presentar síntomas por Covid-19 y con cada uno atacando desde un frente distinto el caos no es precisamente liviano.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios