200 pacientes al día a cuidados intensivos

Italia ya es epicentro mortal del coronavirus: esperanza en el Véneto, alerta en Lombardía

Lombardía sigue en estado total de alarma y el Véneto se convierte en la esperanza por la contención de contagios y fallecidos

Foto: Hospital en Italia. (Reuters)
Hospital en Italia. (Reuters)

Italia, el gran laboratorio de pruebas de Europa en la lucha contra el Covid-19, superó el jueves a China y se convirtió en el epicentro mortal de la pandemia con 3.405 decesos. El primer país occidental en decretar el cierre de sus fronteras sigue viviendo jornadas complicadas de las que emergen algunas pistas. Hay algún resultado positivo que enmarcar en un cuadro general aún muy difícil y variable. La parte peor es para la región de Lombardía y la esperanza es mirar si se consolidan los avances del ejemplo 'coreano' del Véneto.

Pero lo primero para entender la tendencia es recordar el calendario. “Los primeros efectos de las medidas de restricción comenzaremos a verlos en dos semanas”, explicó el primer ministro, Giuseppe Conte, el 10 de marzo, cuando anunció la cuarentena sobre los 60 millones de italianos. A jueves 19 de marzo, han pasado ocho días desde que se activó el aislamiento en Italia y 11 días desde que se decretó el cierre del norte del país. Ayer, con los últimos datos disponibles, Conte apuntó a que se “prorrogarán las actuales medidas de cuarentena”. Se especula, incluso, con que puedan endurecerse.

¿Que se prorrogue el cierre es una decepción? No para los expertos, que sabían que esta era una labor que necesita tiempo para obtener resultados. Pero sí para la población, que acumula ya un cierto cansancio por el confinamiento y el creciente temor ante otro virus: el económico.

Fallecidos, curados y contagiados

Los datos del jueves han vuelto a traer varios nubarrones y algún destello de sol. Italia ha tenido las últimas 24 horas 427 fallecidos y 5.322 contagios, según datos del Ministerio de Salud. Una cifra importante a revisar es el porcentaje de aumento de contagios. Es ahí donde las autoridades están luchando para detener la pandemia. Estos son los datos desde el pasado sábado:

-14 de marzo, 3.497 casos y aumento del 19,8%.

-15 de marzo, 3.590 casos y aumento del 17%.

-16 de marzo, 3.233 casos y aumento del 13,3%.

-17 de marzo, 3.526 casos y aumento del 12,6%.

-18 de marzo, 4.207 casos y aumento del 13,3%.

-19 de marzo, 5.322 casos y aumento del 14,9%.

Desde el 19,8% de hace casi una semana, ha habido un descenso de casi cinco puntos. Una buena noticia. Pero la tendencia a la baja atisbada el 17 de marzo no se ha consolidado. Una mala noticia.

Sobre los fallecidos, la sucesión de los últimos seis días, del 14 al 19 de marzo, ha sido de 175, 368, 349, 345, 475 y 427. Un línea que no marca una tendencia clara ni de aumento ni de bajada, tras la brusca subida inicial.

Aquí hay otro dato clave a vigilar que alimenta la cifra de decesos: el número de personas en terapia intensiva. Esta cifra ha tenido la siguiente progresión en ese mismo periodo de tiempo: 1.518, 1.672, 1.851, 2.060, 2.257 y 2.498. Hay un aumento casi constante de en torno a 200 nuevas personas que cada día necesitan cuidados intensivos y que pasan a engrosar la parte más débil de la pirámide que se intenta revertir.

Por último, sobre las personas que han sanado tras el tratamiento hospitalario, la cifra alcanza en total las 4.440 altas médicas por un total de 182.777 test efectuados (hay que aclarar que muchas más personas han sanado, pero al no necesitar ser ingresadas, no figuran en esta estadística).

El confinamiento interregional ha dado resultado y evitado un contagio masivo en el resto del país

Contención territorial

Otro buen dato es la contención del virus en la zona norte de Italia. El Covid-19 está pegando duro en Lombardía, donde se concentran el 63% de fallecidos (2.168) y 48% de los casos totales (19.884), pero hasta ahora se ha conseguido que ese escenario no se replique en otras partes. El confinamiento interregional, por tanto, habría dado por ahora resultado y evitado un contagio masivo en el resto del país.

El 1 de marzo, el Ministerio de Salud informaba de 984 contagios en Lombardía; 285 en Emilia-Romaña; 263 Véneto; 49 Piamonte, y 25 casos en Marche. Esas cinco regiones, 20 días después, siguen siendo las que más contagios tienen en Italia. Al menos, ese cuadro es estable. Aunque hay una región en el sur, Campania (donde está Nápoles, tercera ciudad más poblada), en la que los contagios aumentaron el jueves un 41,7%, multiplicando ese porcentaje desde el 16 de marzo, cuando era de un 20,1%. Que el virus pudiera golpear con fuerza en el sur es algo muy temido por la mayor debilidad de la estructura sanitaria en estas regiones.

El 'modelo coreano' del Véneto

Otro dato significativo a tener en cuenta es el buen resultado de contención y fallecidos que muestra la región del Véneto. En el inicio, estaba peor o casi a la par que Emilia-Romaña en contagios y era una de las zonas donde se buscaba al paciente cero. El 26 de febrero, el Véneto tenía 71 contagios, por los 47 de Emilia-Romaña o los tres de Piamonte. Sin embargo, los datos que ofrece Sanidad de esa región son ahora reseñables. Con 3.484 casos de contagios, tiene 115 fallecidos. Emilia-Romaña tiene 5.214 contagios y 531 decesos. Piamonte, con 2.932 contagios, tiene 175 muertes, y Marche, con 1.737 casos confirmados, tiene el mismo número de fallecidos, 115, que la región véneta.

“Vamos a hacer pruebas de coronavirus a toda la población”, anunció el gobernador, Luca Zaia, quien ha optado por lo que se conoce como vía coreana —hacer test masivos y aleatorios a la población para identificar y aislar lo antes posible a los infectados—. Las cifras parecen demostrar que está funcionando. Algunos virólogos, sin embargo, definen la medida y el coste que tiene como “pesca de arrastre”.

Ensayo de laboratorio. (Reuters)
Ensayo de laboratorio. (Reuters)

La única vacuna: quedarse en casa

El problema ante este panorama ya largo de cuarentena es ahondar en el confinamiento en los hogares. La total clausura al estilo chino de Wuhan no se está produciendo. Un 40% de los milaneses sigue saliendo a la calle, según datos de la ubicación de teléfonos móviles conocidos el miércoles. La cifra ha hecho saltar las alarmas.

“El virus no puede expandirse por la ciudad de Milán, donde viven 1,5 millones de personas, o entrará en serio riesgo el colapso del sistema sanitario”, dicen todos los virólogos que trabajan en los hospitales de Lombardía. “Que tengamos 634 nuevos casos en la zona urbana de Milán me preocupa mucho”, ha manifestado ayer el consejero de la sanidad en Lombardía, Giulio Gallera. “Nosotros le damos piernas al virus. Los virus no tienen piernas. Debemos estar en casa. La única vacuna que hoy existe es quedarse en casa”, dice el virólogo Pier Luigi Lopalco.

Las medidas parece que se van a endurecer si no hay una concienciación de cambio de hábitos. “Veo personas que no respiran y otras que salen a pasear", ha dicho el gobernador de la región, Attilio Fontana, quien amenaza con enclaustrar a la población a la fuerza. "Lo digo por las buenas. Pero si esto no cambia, vamos a intervenir”.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios