"Vamos a superar esto juntos"

El coronavirus devora el primer presupuesto de la era post Brexit

El Gobierno de Johnson quería aprovechar la ocasión para anunciar a bombo y platillo el fin de la austeridad impuesta en la última década. Sin embargo, el Covid-19 ha sido el gran protagonista

Foto: Boris Johnson. (Reuters)
Boris Johnson. (Reuters)

El coronavirus ha devorado al primer Presupuesto General del Estado en el Reino Unido en la era post Brexit. El Gobierno de Boris Johnson quería aprovechar la gran ocasión para anunciar a bombo y platillo el fin de la austeridad impuesta en la última década. Su objetivo era reincidir, una vez más, en las oportunidades que se presentan al país una vez ha abandonado ya oficialmente el bloque. Y, sin embargo, el Covid-19 ha sido el gran protagonista en la puesta de largo del nuevo Chancellor, Rishi Sunak.

“Vamos a superar esto juntos”, recalcó el responsable del Tesoro en su comparecencia este miércoles en la Cámara de los Comunes, donde ha reconocido que la epidemia causará una “interrupción temporal” de la economía británica. Se espera que hasta el 20% de la fuerza laboral no pueda acudir a su trabajo en las próximas semanas.

De momento, el Reino Unido ha registrado seis muertes (todas ellas de pacientes con dolencias previas) y cuenta con 382 casos de personas infectadas, entre ellas, la secretaria de Estado de Sanidad, Nadine Dorries, que en los últimos días había acudido a diferentes actos públicos y reuniones en Downing Street. En ningún momento las autoridades han querido especificar si el propio Johnson se ha sometido a las pruebas para comprobar que no ha habido contagio.

Este miércoles, el premier ha presidido la segunda reunión de esta semana del comité de emergencia Cobra. Sin embargo, las autoridades británicas siguen apostando por “business as usual”, es decir, actividad completamente normal. Aunque muchas empresas ya han impuesto el teletrabajo.

Un plan de choque urgente

Para amortiguar el impacto de la epidemia, Sunak ha anunciado un plan de estímulo de 30.000 millones de libras (34.000 millones de euros). Las medidas del Gobierno secundan la decisión del Banco de Inglaterra que, para afrontar la posible falta de liquidez de empresas y hogares causada por la epidemia, ha rebajado los tipos del 0,75 al mínimo histórico del 0,25%, alcanzado por primera vez tras el triunfo del Brexit en 2016.

Por su parte, los bancos británicos RBS, participado por el Estado, y TSB, del español Banco Sabadell, permitirán a los clientes afectados por el Covid- 19 aplazar unos meses los pagos hipotecarios. En el paquete de ayudas presentado por el Ejecutivo para amortiguar el golpe del virus se incluyen 5.000 millones de libras para apoyar a Sistema Nacional de Salud Pública (NHS), protagonista durante la campaña electoral de los comicios de diciembre por la gran crisis que atraviesa. Ya entonces, los servicios de urgencia estaban colapsados.

“El NHS tendrá en todo momento lo que necesite. Cueste lo que cueste”, explicó el Chancellor que no lleva ni un mes en su cargo, tras la repentina salida de Sadij Javid. Éste presentó su dimisión el pasado 13 de febrero, cuando el primer ministro le obligó a echar a sus asesores para poner en su lugar a los del Número 10, en otras palabras, poner a Dominc Cummings, el hombre que realmente mueve los hilos de este nuevo Gobierno.

Sombra al crecimiento cero

Por otra parte, el Ejecutivo también se ha comprometido a pagar la baja por enfermedad a cualquier persona que tenga que permanecer aislada en casa, al asegurar que reembolsará el importe de estas bajas a las pymes británicas (menos de 250 empleados). Se calcula que el coste de esta medida puede ascender a unos 2.000 millones de libras.

Asimismo, también se ha anunciado un esquema de préstamos de 1.200 millones de libras para que los bancos sigan prestando a las pymes y medidas especiales para que hoteles, salas de cine y museos puedan afrontar la caída de clientes.

La crisis por coronavirus ha hecho sombra a los datos publicados este miércoles por la Oficina de Estadística Británica (ONS), que muestra cómo el Producto Interior Bruto (PIB) (sin reflejar aún el impacto del Covid-19) se situó en el 0% durante el mes de enero, en comparación con el crecimiento del 0,3% del mes anterior. Se trata del dato más débil desde mediados de 2009, cuando el Reino Unido se estaba recuperando de la crisis financiera mundial y contradice a los expertos que habían vaticinado un “efecto Boris” tras la aplastante mayoría absoluta de los 'tories' en las elecciones generales del pasado mes de diciembre.

Por su parte, el Gobierno ha rebajado del 1,4% al 1,1% la previsión de crecimiento de la economía británica en 2020, si bien estas cifras tampoco computan el impacto de la epidemia coronavirus. Sunak aseguró que PIB aumentará un 1,8% en 2021, un 1,5% en 2022 y un 1,3% en 2023, frente a un crecimiento del 1,6% en esos tres años augurado en marzo del año pasado.

En cuanto a las promesas electorales del Gobierno conservador, el Chancellor anunció una inversión a cinco años vista de 175.000 millones de libras en proyectos de infraestructuras, que tienen como objetivo principal mejorar la economía del norte de Inglaterra, donde muchos distritos euroescépticos votaron en diciembre por los tories, por primera vez desde la II Guerra Mundial, para que se pudiera ejecutar finalmente la salida del Reino Unido del bloque.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios