Coronavirus, crisis migratoria, Brexit...

Von der Leyen cumple 100 días con un bautismo de fuego en la 'policrisis' europea

La nueva Comisión Europea cumple 100 días rodeada de crisis y con un plan estrella, el 'Green Deal' que no convence a los más exigentes

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE)

Seguramente Ursula von der Leyen esperaba estar celebrando sus 100 días a los mandos de la Comisión Europea descorchando el champán del éxito de su "Pacto Verde para Europa" o pudiendo sacar pecho de haber hecho realidad el eslogan de que la suya sería una "Comisión geopolítica". La realidad es que la alemana llega a esta fecha acosada por todos los frentes, sin éxitos tangibles y con una Comisión Europea sin rumbo ni objetivo claro.

Jean-Claude Juncker, su predecesor, llegó al cargo en 2014, con una crisis económica que había arrasado el sur de Europa, y en los siguientes meses tuvo que ir haciendo frente a una crisis de la Eurozona, una crisis migratoria y el Brexit. El luxemburgués lo bautizó como la "policrisis". Von der Leyen está empezando a vivirlo en sus propias carnes con el peligroso cóctel de coronavirus (y su posible recesión económica), la renovada crisis migratoria en Grecia y las negociaciones pos Brexit.

Mientras que la alemana trata de convencer a todos de su "Pacto Verde", que se ha quedado corto respecto a las perspectivas que se habían generado, la realidad de la agenda le empuja en otra dirección. El coronavirus está poniendo a prueba muchas costuras europeas, con una importante falta de coordinación entre los Estados miembros y un rol de la Comisión Europea muy reducido.

Lo que podrá hacer Bruselas será garantizar a los países una mayor flexibilidad en el gasto para que puedan hacer mayores inversiones en contrarrestar los daños económicos del coronavirus. Pero si la situación empeora, la Comisión Europea sí podría tener un rol en un debate más amplio: si son necesarias medidas conjuntas a nivel europeo para paliar los daños, o si debe continuar estando en manos de las capitales. Francia e Italia ya piden que haya una respuesta europea.

Crisis en la frontera griega

La otra crisis que afronta Von der Leyen es la que se vive en la frontera entre Grecia y Turquía. Recep Tayyip Erdogan, presidente turco, ha dado por muerto el acuerdo migratorio de 2016 y está dejando de frenar a los inmigrantes y refugiados que hasta ahora contenía en su país.

La decisión de Erdogan, que tiene como objetivo una renegociación del acuerdo y el respaldo europeo a sus aventuras en Siria, ha aumentado la presión migratoria sobre la frontera griega. La gestión de comunicación de la Comisión Europea ha sido mala, y Von der Leyen ha apoyado ciegamente las medidas aplicadas por el Gobierno griego de Kyriakos Mitsotakis a pesar de que muchas voces advertían de que la polémica suspensión de las solicitudes de asilo contradecían el derecho internacional.

Tras varios días de crisis seria de imagen y reputación, este lunes Von der Leyen reculaba, señalaba que el respeto a la ley internacional es fundamental y calificaba de “inaceptable” el uso excesivo de la fuerza.

La crisis ha demostrado dos cosas. La primera es que esta nueva Comisión Europea todavía no está lista para gestionar crisis de comunicación e imagen. La segunda es que el actual Ejecutivo comunitario no tiene una estrategia para reformar la gestión de la migración. Von der Leyen ha explicado que en las próximas semanas Bruselas presentará su propuesta al respecto.

Falta de gestión de crisis

La alemana llegó a Bruselas sin entender sus mecanismos ni su funcionamiento. Y muchos temen que siga sin hacerlo. Lo que va a marcar su presidencia será la gestión de crisis, y el problema es que Von der Leyen confía en muy poca gente, tiende a acaparar los focos y la atención, y hay demasiadas crisis en el horizonte para que pueda hacer frente a todo.

Más allá de las crisis del coronavirus y la frontera entre Grecia y Turquía, y más allá de las pocas propuestas que la Comisión Europea ha hecho durante este tiempo, la principal lección que la presidenta saca de los 100 primeros días es que el estado natural de las cosas en Bruselas es la "policrisis". Si es capaz de adaptarse rápidamente, o no, será lo que marcará su presidencia.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios