EL MAYOR EVENTO 'DE LA HISTORIA' DE PERPIÑÁN

¿Aló Macron? La historia detrás del mitin de Puigdemont en Perpiñán

Grau, candidato a la alcaldía de Perpiñán y amigo de Puigdemont y Macron, desbloqueó el acto tras una llamada al presidente de Francia. Este último le preguntó si le iba a beneficiar políticamente

Foto: Emmanuel Macron y Carles Puigdemont. (Reuters/EFE)
Emmanuel Macron y Carles Puigdemont. (Reuters/EFE)

El mitin de Carles Puigdemont en Perpiñán se solucionó con una sola llamada. Emmanuel Macron telefoneó a su amigo y hombre en Perpiñán y fue directo al grano:

—Romain, ¿qué hacemos? ¿Autorizamos? ¿Te viene bien para las elecciones municipales que él venga [Puigdemont]?

—Sí, sí. Autorizamos —contestó Romain Grau, candidato a la alcaldía de la plataforma macronista de En Marche para los comicios del próximo 15-22 de marzo.

La conversación la cuenta Jordi Vera, antiguo líder de Convergència en el Rosellón francés y miembro actual de la campaña de Grau, en una cafetería del centro de Perpiñán. “Yo escuché la conversación telefónica [con Macron] y había dudas”, explica Vera a El Confidencial en referencia al mitin de Puigdemont de este sábado en la ciudad francesa. El 'expresident', que hará gala de su inmunidad europarlamentaria, pretende reunir hasta 100.000 independentistas a 30 kilómetros de la frontera con España para reavivar el 'procés' en Europa.

“El prefecto, encargado de la autorización del acto, no sabía qué hacer, porque había presiones de senadores que pedían que se prohibiera el acto, pero se solucionó rápido”, añade Vera.

Jordi Vera, creador de Oui Au Pays Catalan y miembro de la campaña de Romain Grau para Perpiñán. (C. B.)
Jordi Vera, creador de Oui Au Pays Catalan y miembro de la campaña de Romain Grau para Perpiñán. (C. B.)

Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con El Elíseo para confirmar la conversación entre Macron y Grau, pero no ha recibido respuesta. Hasta la fecha, la postura oficial del Gobierno francés ha sido la de apoyar a España en el asunto catalán: “Es un conflicto interno, un asunto interno español, por lo que la intervención no es nuestra competencia, ni la europea ni la francesa, dijo Macron poco después del 1-O de 2017.

El triángulo Macron-Grau-Puigdemont

El pasado 16 de febrero, antes de la conversación telefónica con el presidente de la República, Grau se mostró a favor de que los eurodiputados Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín acudieran a Perpiñán para celebrar el mitin. Incluso escribió un tuit en el que se declaraba “defensor de la libertad de expresión y reunión” y favorable a recibir a su "amigo" Puigdemont.

Grau buscaba conseguir la autorización del acto, congelado por la prefectura francesa de los Pirineos Orientales. La prensa independentista catalana acusó del retraso a las presiones del ministro del Interior francés, Cristophe Castaner y, a su vez, al Gobierno español. El Confidencial se ha puesto en contacto con el Ministerio de Exteriores español y España Global sobre este asunto, pero hasta el momento no han contestado a las preguntas.

Vera asegura que, aunque habría sido inusual que se hubiera prohibido el mitin, la prefectura francesa “se podría haber inventado” una excusa de seguridad para evitar la llegada de Puigdemont. “Romain Grau puso el último grano para que Puigdemont viniera”, destaca Vera, creador en 2016 de Oui Au Pays Catalan, un partido político independentista que busca “recuperar la catalanidad robada” en el sur de Francia.

Según su versión, la plataforma de Grau había recibido muchas críticas de independentistas en Perpiñán por su inactividad en el comité de defensa y su falta de posicionamiento en el conflicto catalán. Pero Vera lo defiende: “Su papel era obtener cosas importantes, como lo que ha pasado ahora: tener la complicidad de Macron cuando realmente hacía falta”.

Macron y Grau, por su parte, son amigos desde 2002. Ambos compartieron promoción en la Escuela Nacional de Administración (ENA), la institución de creación de élites francesas por excelencia. "Yo siempre he estado en contacto con Emmanuel Macron, es un amigo personal", dijo Grau en una entrevista a 'L’Indépendant' después de su investidura.

La alcaldía de Perpiñán, en juego

Este repentino interés de algunos candidatos locales de Perpiñán por salir en la foto con Puigdemont puede entenderse en términos electorales. Aunque no hay un fuerte compromiso político en la ciudad respecto a la independencia de Cataluña, existe cierta simpatía con sus vecinos del sur. El independentismo catalán se ve como algo folclórico. Al mismo tiempo, el clientelismo, la inseguridad y la pobreza de Perpiñán han provocado una caída del alcalde en las encuestas. Cualquier elemento disruptivo en la campaña puede ser decisivo para arañar un puñado de votos.

El primero en los sondeos es Louis Aliot (30%), candidato del partido ultraderechista Reagrupación Nacional (RN), liderado por Marine Le Pen. Por detrás están, entre otros, el propio Pujol y Grau, ambos con menos del 20% de los votos. Desde la campaña macronista, avisan: si a la segunda vuelta del 22 de marzo llegan Pujol y Aliot, hay posibilidades de que gane el candidato del RN. Si fuera así, Perpiñán se convertiría en la primera ciudad francesa de más de 100.000 habitantes con un alcalde de ultraderecha, al menos de estos últimos 25 años.

Grau se ha definido como el candidato ideal para liderar el frente republicano el próximo 22 de marzo contra Aliot. El alcalde de Perpiñán, sin embargo, rechaza las acusaciones de Grau y de su equipo. “Grau estuvo a favor de una predisposición del Gobierno para no ser solidario con Puigdemont. Dos días más tarde, cambió de idea. Además, forma parte de República en Marcha, que apoya al Gobierno español”, explicó este martes en una entrevista a El Confidencial.

“El señor Aliot [el candidato de ultraderecha de Reagrupación Nacional] le ha preguntado al primer ministro sobre el tema y este le ha confirmado que el Gobierno francés apoya al primer ministro español y a su Gobierno. Y Grau es un diputado de la República en Marcha. Yo le gané las elecciones al señor Aliot en 2014 y lo voy a volver a hacer”, añadió el alcalde.

Precampaña para las catalanas

El acto independentista, convocado por el Consell de la República con la colaboración de la ANC y Òmnium, busca un efecto a la desesperada para ganar adeptos a la causa. Ni siquiera la presencia en el Parlamento Europeo de Puigdemont, prófugo de la Justicia desde 2017, ha aumentado el interés de los medios internacionales por el 'procés'.

El mitin también servirá como arranque para la precampaña de las elecciones autonómicas catalanas. Y Perpiñán podría ser el primer gran choque público entre Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Junts per Cataluña (JxCAT), en medio de las negociaciones por una mesa de diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez. Pero el 1 de marzo, pase lo que pase en el evento independentista, Grau y el resto de candidatos a la alcaldía de Perpiñán ya estarán pensando en otra cosa.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios