Podrá ser juzgado por "secuestro"

La ruleta rusa de Salvini: jugarse ir la cárcel para subir en las encuestas

Tras el descalabro de la Liga en las elecciones de Emilia-Romaña los sondeos no dan alegrías a Salvini. Además, el Senado le ha retirado la inmunidad y podrá ser juzgado por su gestión migratoria

Foto: Matteo Salvini, este jueves. (Reuters)
Matteo Salvini, este jueves. (Reuters)

Tras el descalabro de la ultraderecha de la Liga en las elecciones de Emilia-Romaña los sondeos no daban alegrías a Matteo Salvini, muy desaparecido del debate desde que rompiera la coalición de gobierno y dejara de tener el altavoz del Ministerio de Interior. Pero finalmente ha conseguido lo que quería: el líder de la Liga podrá ser encausado por los tribunales por no dejar desembarcar —en el verano de 2019— en tiempos razonables a 131 inmigrantes rescatados en el mar y que iban en el barco militar Gregoretti de la Guardia Costera italiana.

El primer acto se consumó el pasado 20 de enero, cuando Matteo Salvini pidió a sus representantes de la comisión instructora que estudiaba el caso que votasen para mandarle a juicio. El último (de momento) ha sido el haber obtenido que el Senado italiano le retire la inmunidad y permita que sea juzgado. El desenlace, sin embargo no está tan garantizado.

"Yo he defendido mi patria", ha insistido este jueves Salvini en Roma, en su primera comparecencia tras el dictamen parlamentario. "El control de las fronteras es desde siempre una de nuestras prioridades", ha añadido. Un gran alboroto —el tema abría este jueves las portadas de todos los principales diarios del país y era asunto de conversación de los programas de televisión políticos— que se produce aún antes de la decisión de la justicia ordinaria italiana, que es la que ahora debe definir si el político será finalmente procesado por los delitos de "secuestro de personas" y "abuso de poder".

Giulia Bongiorno, una tenaz abogada que en el pasado defendió con éxito a temidos narcotraficantes y controvertidos políticos —su cliente más famoso ha sido el hoy difunto democristiano Giulio Andreotti, una de las figuras políticas más maquiavélicas de la política italiana del siglo XX—, fue una de las encargadas de revelar la retórica que va a seguir la Liga más allá de los tribunales. Lo que está en juego "no es Salvini, es la independencia de los poderes, la autonomía del poder político", ha afirmado tajante Bongiorno.

Y más aún. En las últimas semanas, "la [nueva] ministra [del Interior, Luciana] Lamorgese tardó cinco días en asignar un puerto de destino a barcos de las ONG. ¿A ella también la van a imputar?", criticó Bongiorno, dirigiéndose al Partido Democrático (PD), y obviando que la petición de enjuiciar a Salvini provino del Tribunal de Ministros de Catania (sur), un órgano especial de la justicia.

Politizar el caso

El propio Salvini ha intentado politizar el caso, presentándose como un líder aupado por el consenso popular cuyo derecho a gobernar le ha sido retirado de una manera injusta. "Existe una izquierda que intenta ganar a través de los juicios, porque no lo logra a través de la democracia", ha llegado a decir, al compararse incluso con el presidente Donald Trump por el reciente proceso de 'impeachment' que sufrió.

Una explicación tal vez pueda hallarse también en los sondeos. Los últimos difundidos, de hecho, no le han dado ninguna buena noticia a Salvini.

Existe una izquierda que intenta ganar a través de los juicios, porque no lo logra a través de la democracia

Según la encuestadora IXÉ, el apoyo al partido de Salvini sigue bajando y se situaría ahora en torno al 28% (estaba en el 40% hace menos de un año). Un dato que llega tras la estruendosa derrota de la Liga en la región de Emilia Romaña, donde la candidata de esta formación, Lucia Borgonzoni, perdió frente al candidato de la centro izquierda, Stefano Bonaccini. Aunque no suscita pasiones exageradas, el PD (centro izquierda) ha continuado acortando sus distancias con la Liga, que se mantiene la formación con mayor apoyo en el país solo por ocho puntos de ventaja.

Así y todo, el centroizquierda italiano y los 'grillitos' del Movimiento 5 Estrellas (M5S) no son el único peligro que ve Salvini en el horizonte. También lo es la creciente popularidad de uno de sus socios, el partido derechista Hermanos de Italia (FdI, por sus siglas en italiano), que en los últimos meses ha crecido en los sondeos y ahora se sitúa en torno al 13%.

Giorgia Meloni, líder de los Hermanos de Italia. (Reuters)
Giorgia Meloni, líder de los Hermanos de Italia. (Reuters)

La subida de los 'Fratelli' se sustenta sobre todo en la creciente aceptación a su líder, Giorgia Meloni, quien es hoy más popular que el propio Salvini, según las intenciones de voto. La Liga todavía suscita resquemores en parte de la población de la Italia del centro y del sur (los estatutos de 2019 de la formación aún mantienen en el artículo 1 que el objetivo de la Liga es separar el norte del resto del país), mientras que FdI se presenta como un partido de la derecha radical (cercano a Vox) que también persigue objetivos comunes con la Liga. 'In primis', el discurso duro con la inmigración.

Desenlace incierto

El eventual juicio puede ayudar a Salvini a trastocar equilibrios dentro del Ejecutivo italiano. De hecho, de acuerdo con la versión de Salvini, la decisión de no permitir el desembarco inmediato de los inmigrantes de la nave Gregoretti no fue tomada por él, sino por el Gobierno de entonces (que integraba al M5S, que hoy gobierna con la centroizquierda). Lo que incluiría al actual primer ministro italiano, Giuseppe Conte, al actual ministro de Asuntos Exteriores —y entonces vicepresidente del Gobierno junto con Salvini—, Luigi Di Maio, y al exministro de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli.

"Fue un decisión compartida. Eso está en los documentos y lo volveré a decir si finalmente este juicio se celebra", ha aseverado este jueves, respondiendo a las negativas de los líderes del M5S, que niegan toda participación en la decisión de bloquear el desembarco.

Los analistas consideran que el desenlace del caso no está nada claro. "Salvini quiere hacerse la víctima pero con los magistrados no se juega. El riesgo para él es muy serio", señala el periodista especializado en política Marco Antonellis. "Silvio Berlusconi también se vio envuelto en muchísimos juicios. Pero él tenía un poder mediático y económico que Salvini no tiene", añade.

El del barco Gregoretti no es, además, es único lío judicial que asecha a Salvini. El líder de la Liga también ha sido imputado por difamación contra la capitana de barco humanitario de Sea Watch, la alemana Carola Rackete, en un caso que todavía debe concluirse. Salvini también está siendo investigado por otro bloqueo similar durante 20 días de un barco de la ONG española Open Arms.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios