Intención de voto de un 25%

Auge del Sinn Féin ante las elecciones de Irlanda: ¿referéndum de unificación en 2025?

Irlanda celebra sus primeras elecciones de la era pos-Brexit augurando un parlamento fragmentado y las crecientes demandas de un referéndum de unificación de la isla

Foto: Mary Lou McDonald, líder del Sinn Féin. (Reuters)
Mary Lou McDonald, líder del Sinn Féin. (Reuters)

Las elecciones en la República de Irlanda, un país que no llega a los cinco millones de habitantes, normalmente pasan más bien desapercibidas. Al fin y al cabo, desde su independencia del Reino Unido en 1921, el Fine Gael y Fianna Fáil se han ido alternando el poder. Por mucho que la primera se presente como centro derecha y la segunda como centro izquierda, lo cierto es que apenas hay diferencias.

Sin embargo, los comicios que se celebran este sábado tienen una suculencia añadida. Y no sólo porque son los primeros en la era post-Brexit, sino porque el Sinn Féin, la formación que en su día fue el brazo político del ya inactivo IRA, se sitúa como la primera en intención de voto. Y el auge viene acompañado de la demanda un referéndum de reunificación de la isla para 2025.

Según la última encuesta publicada por Irish Times, el Sinn Féin conseguiría un 25% de los votos, el Fianna Fáil un 23%, y el Fine Gael del actual primer ministro Leo Varadkar un 20%. La popularidad de esta última formación está en sus cuotas más bajas tras casi una década al frente del Gobierno. ¿Se trata del fin del 'establishment'?

“La gente quiere un cambio”, recalca la actual líder del Sinn Féin, Mary Lou McDonald. Si bien es cierto que los orígenes del partido estuvieron estrechamente vinculados con el IRA en la conocida época de los "Troubles", esta política de 50 años, que en 2018 tomó el testigo del histórico Gerry Adams, representa un verdadero "cambio generacional".

El sistema electoral, en su contra

Debido al complejo sistema electoral irlandés (listas abiertas y voto transferible por prioridad), se antoja prácticamente imposible que el Sinn Féin consiga hacerse con el mayor número de escaños en la Dáil (Cámara Baja del Parlamento de Dublín). Los dos principales partidos descartan además cualquier tipo de coalición con ellos. En cualquier caso, el incremento de su popularidad supone un auténtico desafío para los unionistas de Belfast, aquellos que quieren seguir siendo parte del Reino Unido. Y ante todo, para Downing Street, que tras el Brexit tiene que lidiar también con el órdago soberanista de Escocia.

No cabe duda de que el gran objetivo del Sinn Féin siempre ha sido el referéndum sobre la reunificación de la isla de Irlanda. No obstante, el partido también ha desarrollado una plataforma de política clara que atrae a los jóvenes de la clase obrera. En este sentido, promete un amplio programa de vivienda pública y la contratación de miles de enfermeras y médicos para paliar la gran crisis de la Sanidad. Se trata de dos de las principales cuestiones que preocupan a la sociedad irlandesa.

Asimismo, su inesperada propuesta de reducir la edad de jubilación de 66 a 65 años, en lugar de aumentarla a 67 años, no solo ha resultado muy popular sino que ha pillado a sus rivales políticos totalmente desprevenidos. En este sentido, podría arrebatar ahora muchos votantes al Partido Laborista, que en los últimos comicios de 2016 quedó como tercera fuerza más votada.

"La República de Irlanda tiene la población más joven de Europa, y muchos de ellos se han politizado cada vez más en los últimos años, impulsados por su participación en la revolución social irlandesa, que respondió a la austeridad [impuesta tras la crisis de 2008] con un activismo progresista de base y culminó en los referéndums sobre el matrimonio homosexual y la legalización del aborto. También se niegan principalmente a heredar las afiliaciones políticas de sus padres y abuelos", explica Una Mullally, columnista de Irish Times.

"Patriotismo inclusivo"

"El electorado no solo busca el cambio, sino que lo busca a la izquierda -recalca- y el principal beneficiario de este sentimiento es Sinn Féin". “Su popularidad no se trata solo de estar en el lugar correcto en el momento adecuado, aunque eso ciertamente es parte. Los votantes más jóvenes ven la asociación de Sinn Féin con el IRA como algo del pasado. Su republicanismo ya no es un desvío, sino que se nutre de un nuevo patriotismo inclusivo que es característico de una generación que forma y abraza una identidad irlandesa moderna. Y Mary Lou McDonald es una líder popular, especialmente entre las mujeres más jóvenes”, añade. En cualquier caso, la participación de los jóvenes no ha sido precisamente la más alta en la últimas citas con las urnas.

Por su parte, Simon Coveney, actual ministro de Asuntos Exteriores, acusa al Sinn Féin de fomentar "corrientes subterráneas de ira en la sociedad" y asegura que su plan para aumentar el gasto público en 22 mil millones de euros en cinco años es imprudente. “La palabra 'cambio' ha sido emboscada y abusada. A los votantes se les prometen niveles de gasto y políticas que paralizarían nuevamente la economía irlandesa. Populismo a corto plazo sin tener en cuenta las consecuencias futuras", señala.

El Sinn Féin utiliza un populismo a corto plazo sin tener en cuenta las consecuencias futuras, dice el actual ministro de Exteriores

Sea como fuere, no cabe duda de que el auge del Sinn Féin, coincidiendo con la era post Brexit, vuelve a poner sobre la mesa la polémica cuestión entre la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, el que fue el gran escollo en las negociaciones de divorcio con la UE.

Para evitar controles físicos, de momento, la provincia británica se queda ahora más alineada para bienes con las reglas del sur de la isla que con las que Gran Bretaña. Los protestantes norirlandeses siempre han temido que este escenario acabe dando alas a los nacionalistas y el hecho de que ahora el Sinn Féin pueda conseguir en la República un importante porcentaje de votos incrementa sus preocupaciones.

Al fin y al cabo, según los términos del acuerdo del Viernes Santo que en 1998 puso fin al sangriento conflicto entre católicos-republicanos y protestas-unionistas, Londres está obligada a convocar el plebiscito de reunificación de la isla si así lo demanda en algún momento la mayoría del electorado.

Tras las elecciones irlandesas de 2016, el actual primer ministro Varadkar pasó a sustituir a Enda Kenny, convirtiéndose en el 'taoiseach' más joven de la historia (tenía sólo 38 años) y en el primero en ser abiertamente homosexual. Desde entonces, ha gobernado en minoría gracias a la tregua que se llegó con la oposición del Fianna Fáil durante las complejas negociaciones del Brexit. El divorcio del vecino Reino Unido ya creaba de por sí suficiente incertidumbre, por lo que en el parlamento de Dublín se decidió no remover más las aguas hasta consumar la salida de los británicos del club.

En cualquier caso, al igual que ha pasado en otros países europeos desde la crisis de 2008, entre ellos España, se espera ahora una Dáil muy fragmentada, por lo que se da por hecho que las formaciones estarán obligadas a buscar pactos. Tras las elecciones de 2016, se tardaron dos meses en nombrar gobierno y, en esta ocasión, no se espera que los plazos sean mucho más rápidos.

Según la última encuesta de la televisión pública irlandesa RTE, el Fianna Fáil podría obtener 50 escaños; el Fine Gael, 42; el Sinn Féin, 34; los Verdes, 9 y Laboristas, 6. El actual primer ministro Varadkar ha llegado a plantear una gran coalición entre los dos partidos mayoritarios, pero el Fianna Fáil ha rechazado la propuesta.

Por lo tanto, una de las opciones que cuenta ahora con más posibilidades sería un pacto entre Fianna Fáil, Verdes y laboristas, junto con partidos más pequeños y diputados independientes.

Tanto Fine Gael como Fianna Fáil han cerrado la puerta a cualquier coalición con el Sinn Féin. No obstante, David Farrell, de la University College de Dublin, no descarta por completo ningún escenario en caso de que el Sinn Féin acabe consiguiendo los resultados que vaticinan los sondeos. Y en caso de que finalmente el partido entrara a formar parte del futuro Gobierno irlandés, ve posible incluso “un referéndum sobre una Irlanda unida en la próxima legislatura”.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios