NO ENTRARÁ EN EL GRUPO ECOLOGISTA DEL PE

Puigdemont retira su petición de entrar en Los Verdes ante la previsión de ser rechazado

El grupo ecologista votaba en la mañana de este miércoles si aceptaba o no a Puigdemont y Comín en sus filas. Antes de que comenzara la reunión han retirado su petición

Foto: Puigdemont (c), junto a Toni Comín (d), en el Europarlamento. (EFE)
Puigdemont (c), junto a Toni Comín (d), en el Europarlamento. (EFE)

Una retirada a tiempo es una victoria. Ante el escenario más que probable de ser rechazados en una votación que se iba a celebrar este miércoles, Carles Puigdemont y Toni Comín han decidido, a última hora, retirar su petición de entrada en las filas ecologistas. Mejor tener que defender esa huida en el último momento, que pueden defender como voluntaria, que tener que aguantar un rechazo público.

Eso significa que ambos eurodiputados independentistas se quedarán, al menos por ahora, donde estaban: en la última fila del gallinero de los no inscritos. No estar en un grupo significa perder voz, influencia, recursos y redes de contactos, todos elementos fundamentales para la internacionalización de la causa catalana. También es un elemento clave para protegerse de cara a los suplicatorios, el proceso por el que pueden perder la inmunidad, un procedimiento que ya se ha puesto en marcha y para el que cada voto contará de forma clave.

Era conocido por todos que Los Verdes no sentían una especial simpatía por la causa de Puigdemont, expresidente de la Generalitat, y Comín, exconseller, ambos fugados a Bélgica y ahora eurodiputados. Pero la reacción de Philippe Lamberts, co-líder ecologista, que en el segundo día de Puigdemont como eurodiputado criticó al catalán por falta de coherencia y le invitó a pedir ingresar en otro grupo, sorprendió y acabó por darle la puntilla.

Durante las últimas semanas, la cúpula de Los Verdes y la de la Alianza Libre Europea (ALE), un partido que conglomera a la mayoría de fuerzas nacionalistas europeas y que está integrado dentro del grupo ecologista y representada en esas reuniones por Diana Riba, eurodiputada de ERC, trataban de llegar a un acuerdo.

Pero Los Verdes no querían cargar con el peso de Puigdemont y Comín, a quienes se les uniría Clara Ponsatí en cuestión de tiempo. El partido ecologista no se siente especialmente cómodo con el tema catalán, y durante los últimos años, desde que las cargas policiales durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 representara su pico de atención por el tema, la cúpula de la formación ha ido distanciándose y ha ido tomando un perfil más bajo.

Philippe Lamberts (d), líder de Los Verdes. (EFE)
Philippe Lamberts (d), líder de Los Verdes. (EFE)

Ska Keller, co-líder de Los Verdes, ha explicado tras la reunión de grupo, que ha durado una hora y media y en la que solo se ha discutido de este asunto aunque no se haya emitido voto, que discrepan con la estrategia de Puigdemont respecto a Cataluña porque abogan por el diálogo. “El partido (Junt per Catalunya) no es parte de Los Verdes ni está alineado con nuestras políticas. Y sobre la estrategia en Cataluña tenemos distintas estrategias”, ha asegurado Keller.

La eurodiputada alemana ha explicado que intercambió puntos de vista sobre el tema catalán con Puigdemont en una “amistosa” reunión celebrada el pasado lunes. “Nuestro grupo siempre defiende una estrategia de diálogo, de búsqueda de soluciones, de que todo el mundo se siente a la mesa, y su estrategia es diferente”, ha señalado Keller.

"Estaba claro que no iba a haber una mayoría", ha explicado Keller. Puigdemont y Comín contaban con los apoyos de la delegación de los franceses, checos, eurodiputados piratas y también algún lituano.

Sin embargo, Keller sí ha dado a entender que defenderán la inmunidad de Puigdemont y Comín en el proceso del suplicatorio

Los Verdes solo tiene interés real por Oriol Junqueras, líder de ERC y condenado en el juicio del ‘procés’ a 13 años de cárcel. Y ni siquiera por Junqueras el grupo termina de volcarse. El día que comenzó el Pleno del 13 de enero, cuando la mayoría de eurodiputados verdes llevaban un cartel pidiendo la libertad para el líder independentista, alguna de las figuras más importantes del grupo iban con las manos vacías. Tampoco participan en la firma de numerosas cartas pidiendo que se admita a Junqueras.

Ska Keller. (Reuters)
Ska Keller. (Reuters)

Y si no se implican por Junqueras, que ha sido colega de muchos de los eurodiputados durante anteriores legislaturas, no van a hacerlo por Puigdemont y Comín. No tienen ninguna agenda compartida, defienden valores diametralmente opuestos y, además, como señaló Lamberts, desde su llegada a Bélgica con quien habían mostrado afinidad era con los nacionalistas flamencos de la N-VA, un partido xenófobo que les arropó desde que huyeran de España. De hecho, fue una eurodiputada de la N-VA quien salió a recibirles el día que ambos políticos independentistas obtuvieron su acreditación.

Al final, incapaces de lograr cerrar un trato, el grupo decidió liquidar la cuestión con una votación que se iba a celebrar este miércoles por la mañana. Puigdemont y Comín creían que todavía podían ganar, con algunos eurodiputados bailando entre el sí y el no, pero cuando han constatado que no iban a poder obtener la aprobación del grupo, que iban a ser rechazados, los eurodiputados catalanes han comunicado a los co-presidentes de Los Verdes, el propio Lamberts y la alemana Ska Keller, que retiraban su petición.

Sin embargo, Keller ha dado a entender que defenderán la inmunidad de Puigdemont y Comín en el proceso del suplicatorio. "Continuaremos defendiendo sus derechos políticos, son miembros de esta cámara, como Oriol Junqueras", ha asegurado la alemana, que considera que los presos del ‘procés’ están encarcelados "sin haber hecho realmente nada".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios