el autor está condenado a cadena perpetua

Muere un joven por comer sándwiches envenenados por su compañero de trabajo

El joven, de 27 años, estuvo tres ingresado en el hospital en estado vegetativo tras ingerir una merienda con "polvos blancos"

Foto: Dos agentes de la Policía alemana. Foto: Efe
Dos agentes de la Policía alemana. Foto: Efe
Autor
Tiempo de lectura2 min

Un joven ha fallecido tras permanecer más de tres años en estado vegetativo por consumir la merienda que durante años envenenó uno de sus compañeros y que dejó a otros dos hombres con daños irreversibles en los riñones, informaron este jueves medios locales. El responsable de los hechos ya fue condenado por el juez por homicidio en grado de tentativa, pero el fallecimiento de esta víctima podría elevar la gravedad del delito en caso de que el Supremo decida anular la sentencia y abrir un juicio nuevo.

La Audiencia Provincial de Bielefeld condenó en marzo pasado a Klaus O., de 58 años, a cadena perpetua por intento de homicidio en tres casos y por lesiones físicas al considerar probado que envenenó durante años los bocadillos y las bebidas que consumían sus compañeros durante las pausas de la jornada laboral.

El tribunal dictaminó asimismo el internamiento obligado del acusado una vez cumplida la pena máxima, al considerar que el hombre presenta una tendencia a continuar cometiendo delitos graves.

La Policía investigó a 21 empleados de la fábrica y aún quedan 12 personas por descartar

La muerte ahora de Nick N., de 27 años, que se encontraba en estado vegetativo con daños cerebrales extremadamente graves a causa de un envenenamiento por mercurio, no tendrá consecuencias inmediatas para el condenado, que recurrió la sentencia. No obstante, "si el Tribunal Supremo anula la sentencia y ordena un nuevo juicio, podríamos acusarlo ahora también de asesinato consumado", indicó el fiscal Veit Walter, citado por el diario Bild.

La historia se destapó en 2017, después de que un compañero del condenado descubriera un polvo blanco sospechoso en su bocadillo y lo fotografiara. Las cámaras de videovigilancia instaladas con posterioridad captaron entonces un comportamiento extraño por parte del acusado.

A raíz de esto, la Fiscalía abrió investigaciones sobre los casos de hasta 21 empleados de la fábrica, situada en la localidad de Schloß Holte-Stukenbrock, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste), muertos desde 2000 poco después de jubilarse, de infarto o tras enfermar de cáncer. "Hemos podido descartar ya nueve casos y estamos investigando todavía otros doce", precisó Walter.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios