ANTE EL BLOQUE DE POLONIA

La UE pincha y fracasa en fijar el objetivo de la neutralidad climática en 2050

La UE fracasa en su intento de fijar el objetivo de la neutralidad climática para 2050 con el bloqueo de Polonia, lo que provocará que se retrase el acuerdo al menos hasta junio

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen (i), conversa con el presidente francés, Emmanuel Macron. (EFE)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen (i), conversa con el presidente francés, Emmanuel Macron. (EFE)

Muchos ojos estaban puestos este jueves en Bruselas. Los líderes europeos tenían un objetivo difícil de alcanzar, pero cualquier cosa que no fuera un acuerdo rotundo sería un fracaso: fijar la meta de que Europa sea un continente climáticamente neutral para 2050. Finalmente, y tras muchas horas de negociación, los Veintisiete han fracasado en su intento ante el bloqueo de Polonia.

Los líderes han finalizado la sesión de la madrugada del jueves al viernes asegurando que existía un acuerdo para que la UE sea climáticamente neutral, a pesar de que fuentes diplomáticas españolas apuntaban a que el asunto quedaba “aparcado” hasta junio, como finalmente ha quedado confirmado en las conclusiones.

Sí, existe acuerdo en las conclusiones, que para ser aprobadas necesitan el voto unánime de los miembros, pero se han puesto de acuerdo fundamentalmente en que no están de acuerdo, en que Polonia todavía no está lista y que el asunto habrá que retomarlo más adelante.

La división se ha encontrado en el camino hacia la neutralidad, y no tanto en el objetivo último. Polonia, Hungría y República Checa, países muy dependientes de las energías fósiles, han defendido que los objetivos deben ser flexibles, y querían tener promesas de fondos que les ayuden a navegar las turbulentas aguas del ajuste de sus economías a un futuro verde.

Además, han señalado que querían una mención a la energía nuclear como una fuente energética verde instrumental para lograr la neutralidad climática en 2050, algo a lo que se oponían países como Austria, Luxemburgo y Alemania según fuentes diplomáticas francesas, que apoyaban el intento de Andrej Babis, primer ministro checo, de incluir una mención a las nucleares en las conclusiones.

Finalmente las conclusiones han incluido una mención a las nucleares, una victoria para el bloque del este, que ha desbloqueado la negativa de República Checa y de Hungría, pero que ha sido insuficiente para evitar que Polonia mantuviera su veto sobre el acuerdo, que ahora tendrá que esperar a una cumbre en el mes de junio.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Además, las conclusiones reflejan bien la pirueta narrativa con la que los líderes de la UE han intentado proteger el compromiso de esta madrugada del jueves al viernes: “El Consejo Europeo respalda el objetivo de alcanzar una UE climáticamente neutral en 2050 […]. Un Estado miembro, en este momento, no puede comprometerse a implementar este objetivo en lo que a él respecta, y el Consejo Europeo volverá sobre esto en junio”.

Este bloqueo es un varapalo para la Comisión Europea, que esta misma semana ha presentado su ‘Green deal’, un paquete de propuestas legislativas y de inversiones, que tiene como objetivo facilitar alcanzar el objetivo de la neutralidad climática con el menor coste social posible. La propuesta de Bruselas, una lista de deseos e intenciones, pierde mucha credibilidad sin el respaldo total del Consejo Europeo al aprobar dicha meta como común.

Uno de los elementos centrales del ‘Green deal’ desvelado esta semana es el todavía misterioso Mecanismo de Transición Justa, un sistema que, según Bruselas, movilizaría 100.000 millones de euros para paliar los efectos negativos de la transición ecológica, tenía como objetivo ganar a la causa a Polonia. Pero el primer ministro polaco ha decidido esperar y ver lo que ocurre realmente con el dinero. La Comisión Europea anunciará los detalles de dicho Mecanismo a principios de 2020.

También significa que, en gran parte, la cumbre del clima de Madrid pincha, con una Unión Europea incapaz de presentar un compromiso político total que soporte el ‘Green deal’ que la Comisión Europea ha promocionado a bombo y platillo durante esta semana, también en la cumbre de Madrid.

A pesar del fiasco, Angela Merkel, canciller alemana, ha asegurado que no existe “división”, sino un Estado miembro, Polonia, que necesita más tiempo para poder comprometerse al objetivo de la neutralidad en 2050.

El primer día de trabajo duro de Charles Michel, nuevo presidente del Consejo Europeo, no ha sido muy fácil. Ha tenido que defender a capa y espada, e incluso después de una “campaña” en redes sociales celebrando el acuerdo, que existía dicho pacto, pero al mismo tiempo admitiendo que uno de los principales Estados miembros no se ha sumado al objetivo.

No es la primera vez que lo vemos en las últimas semanas en la UE: a pesar de la falta de progresos en las negociaciones para la reforma de la Eurozona, Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, apareció en sala de prensa tras la última reunión asegurando que se había logrado un gran éxito en las conversaciones que nadie más veía.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios