Y cuál es su postura en el Brexit

Quién es quién en las elecciones británicas y cuántos escaños pueden conseguir

El Reino Unido acude a las urnas este jueves 12 de diciembre en una de las elecciones más inciertas que ha vivido el país en mucho tiempo

Foto: De izq a der: Nigel Farage, Jo Swinson, Boris Johnson, Jeremy Corbyn y Nicola Sturgeon. (EFE)
De izq a der: Nigel Farage, Jo Swinson, Boris Johnson, Jeremy Corbyn y Nicola Sturgeon. (EFE)

El Reino Unido acude a las urnas este jueves 12 de diciembre en una de las elecciones más inciertas que ha vivido el país en mucho tiempo. Aunque la mayoría de las encuestas dan al conservador y 'premier' Boris Johnson la victoria, la pregunta no es esa, sino ¿cómo de amplia?. Si los 'tories' de Johnson no logran hacerse con esa ansiada mayoría suficiente, el Reino Unido puede desembocar en un Parlamento colgado, un 'hung Parliament' sin mayorías, lo que dificultaría —o incluso imposibilitaría— no solo la formación de un Gobierno sino la consumación del Brexit. El resultado de estas elecciones será clave para determinar el curso del divorcio entre Reino Unido y EU, con la fecha del 31 de enero de 2020 demasiado cerca en el horizonte.

¿Quiénes son los candidatos y qué opciones tienen en las urnas? ¿Qué postura tiene cada partido sobre el Brexit? Hemos elaborado una pequeña guía para aclararlo.

Johnson - Brexit cueste lo que cueste

Boris Johnson, primer ministro británico conservador. (Reuters)
Boris Johnson, primer ministro británico conservador. (Reuters)

¿Puede que todo haya salido según el maquiavélico plan tejido por el equipo de Boris Johnson? Pues puede ser: el 'premier' británico, nombrado el pasado julio en primarias conservadoras tras la renuncia de Theresa May, quería unas elecciones anticipadas que le dieran un Parlamento a medida para poder aprobar así su plan del Brexit.

Más que nada, porque desde que Westminster volvió a sus sesiones después del receso veraniego y de una suspensión orquestada por Johnson, los parlamentarios de la oposición más unos cuantos rebeldes 'tories' han bloqueado prácticamente todas las propuestas de Johnson en la Cámara. Para el 'premier' conservador, resultaba insostenible ese Gobierno en minoría que tenía en la Cámara Baja con apenas 298 diputados, así que estas elecciones son su oportunidad perfecta de obtener un Parlamento a su medida que respalde no solo su acuerdo del Brexit, tejido contrarreloj el pasado octubre con la UE, sino las negociaciones para el tipo de relación futura que tendrá el Reino Unido con el bloque comunitario. El mensaje clave de su campaña ha sido: "Hagamos ya el Brexit".

Boris Johnson necesita al menos obtener 321 escaños (frente a los 298 que tiene ahora o los 317 que obtuvieron los conservadores en 2017), y por el momento las encuestas le dan algo más de esa cifra. Sin embargo, el panorama es cada vez más incierto y las peculiaridades del sistema electoral británico, bajo la ley de 'el primero toma el puesto' ('first takes the post'), por la que una diferencia de un voto entrega una circunscripción al completo y donde ser más votado porcentualmente a nivel estatal no implica ni siquiera tener asegurada una decena de escaños, han estrechado el margen de victoria del líder 'tory'.

El diario británico 'The Telegraph', biblia para el electorado conservador, titulaba este miércoles con un nada halagüeño "El liderazgo 'tory' se estrecha ante la recta final electoral". Entre la publicación de la primera macroencuesta de YouGov, de noviembre, y la última esta semana, la mayoría de los de Boris Johnson ha pasado de unos 'cómodos' casi 40 escaños a apenas 28.

En ese escenario, los conservadores estarían perdiendo varios distritos en beneficio de los laboristas de Jeremy Corbyn.

Corbyn - El peor líder, el programa más radical

Jeremy Corbyn, líder laborista. (EFE)
Jeremy Corbyn, líder laborista. (EFE)

El veterano político laborista Jeremy Corbyn es también uno de los candidatos más impopulares, entre acusaciones de antisemitismo que le han pasado factura en campaña. Según una encuesta de YouGov, un 57% de los encuestados le consideraba un "mal líder". Pese a todo, la emergencia del voto táctico o voto útil, necesario en un sistema tan poco proporcional como el británico, le ha hecho recoger muchos votos de los anti-Johnson.

"Corbyn sigue siendo una figura tremendamente impopular. Muchos 'remainers' estarían más contentos votando por Swinson, pero no quieren que su voto caiga en saco roto, de ahí que aboguen ahora por los laboristas como estrategia para quitar la mayoría absoluta a los conservadores", explicaba Tony Travers, responsable de Política en la reputada London School of Economics, en un artículo de Celia Maza en El Confidencial.

En cualquier caso, el laborista tampoco dedica mucho tiempo a hablar de la cuestión europea. Como hiciera en 2017, se está centrando en políticas domésticas.

Muy pocos confían en la victoria del laborista, que ha radicalizado su programa con medidas hacia la izquierda —como la nacionalización de infraestructuras o los ataques a los colegios privados— que, para el país que coloca a Margaret Thatcher en un panteón, son "casi soviéticas".

Sin embargo, tampoco necesita ganar: su juego clave es alcanzar los escaños suficientes para poder hacer frente a los planes de Johnson y bloquear, una y otra vez, como llevan haciendo desde el pasado septiembre, sus propuestas relativas al Brexit.

¿El elemento clave que puede inclinar la balanza hacia los laboristas? El NHS, el Sistema Nacional de Salud, joya de la corona de Reino Unido. El efecto de las últimas semanas de campaña, tras la filtración por Corbyn de los presuntos planes de Johnson para "vender" el NHS en un futuro acuerdo de relación económica con EEUU, se puede notar en la última encuesta publicada por YouGov: en ella, los laboristas se recuperan ligeramente de la estimación de 211 escaños que tenían asegurados según la encuesta de noviembre.

Qué propone para el Brexit: pedir nueva prórroga a Bruselas, renegociar el acuerdo de salida con la UE y aprobarlo en un segundo referéndum.

Jo Swinson - La desinflada ola naranja

Jo Swinson, líder de los liberal demócratas. (EFE)
Jo Swinson, líder de los liberal demócratas. (EFE)

La sombra de Nick Clegg volaba muy alto sobre la joven líder de los liberal demócratas británicos, Jo Swinson. Más joven y con menos carisma, el lema estrella de su campaña era precisamente revocar el artículo 50, sin necesidad de un nuevo referéndum.

El objetivo fue potenciar las grandes diferencias con sus rivales: una mujer, joven, pro UE, de clase media, contra dos políticos de la vieja guardia. Pero, en este sentido, se ha producido un efecto inesperado porque, según las encuestas, cuanto más la conoce el electorado más impopular se convierte, incluso entre los 'remainers', donde sus ratios de aprobación han caído en las últimas semanas de los 22 a los 11 puntos.

En definitiva, nada comparado con la 'cleggmanía' que se vivió en 2010, cuando el entonces líder de los liberal demócratas, Nick Clegg, fue comparado con el mismísimo Churchill y acabó formando Gobierno de coalición con los 'tories'.

Y el caso es que podrían obtener menos escaños de los que tenía antes de la convocatoria de elecciones anticipadas, cuando parecían en la cresta de la ola. A lo largo del último medio año, los liberal demócratas han ido recogiendo a la mayoría de los diputados conservadores 'rebeldes', expulsados de la formación por votar en contra de los planes de Boris Johnson para un Brexit por las bravas, hasta alcanzar los 21 miembros, una cifra muy por encima de lo que les dan todas las encuestas.

Sin embargo, el voto táctico parece que les ha dado algo de respiro en la segunda encuesta. A principio de campaña, acordaron con los Verdes (un escaño) y otros partidos minoritarios pro UE, como los galeses del Plaid Cymru (cuatro escaños), evitar las "doble candidaturas", para evitar dividir el voto en circunscripciones donde los liberales tengan alguna oportunidad contra los 'tories' o incluso los laboristas.

¿Qué propone para el Brexit?: revocar el artículo 50, acabando con el proceso de salida del Reino Unido de la UE. Esta posición, aunque celebrada entre los más 'remainers', ha sido vista como antidemocrática por no pasar por un nuevo referéndum.

Sturgeon - Hinca el diente a zonas laboristas

Nicola Sturgeon. (Reuters)
Nicola Sturgeon. (Reuters)

Es un buen momento para Nicola Sturgeon, la líder de los nacionalistas escoceses. Su principal rival, la popular representante 'tory' en Escocia, dimitió por la insistencia de Boris Johnson en salir de la UE aunque fuera sin un acuerdo, una situación que dejaría Escocia especialmente desamparada. Con un obstáculo menos en la carrera electoral, los del SNP no solo han afianzado su reinado en las circunscripciones escocesas, sino que también están hincando el diente en distritos tradicionalmente laboristas.

Las estimaciones electorales les dan una subida de los 35 escaños que tienen ahora hasta más de 41, la mayoría a costa de votos laboristas.

Sturgeon ha enfocado la campaña en un nuevo referéndum para Escocia, que pretende solicitar al Gobierno de Londres a principios de 2020. "Si los escoceses demuestran el deseo, como creo que lo harán en estas elecciones, de un referéndum de independencia, entonces no creo que la oposición de Westminster, en forma de principio o respecto al calendario, resulte sostenible", dijo Sturgeon en un acto preelectoral celebrado en Edimburgo.

Nigel Farage - El eterno candidato sin silla

El líder del Partido Brexit, Nigel Farage. (Reuters)
El líder del Partido Brexit, Nigel Farage. (Reuters)

Una de las grandes víctimas del sistema electoral británico son los de Nigel Farage, antes el UKIP y ahora el Partido Brexit. Aunque llegaron a ser la cuarta fuerza más votada, no consiguieron ningún escaño. No se espera que consiga ningún escaño tampoco en esta ocasión, pese a que en las pasadas elecciones europeas de mayo fueron los ganadores. Claro que en las europeas no impera el mismo sistema 'first takes the post' que tanto los ha castigado y que va a empujar a sus votantes a elegir a los conservadores "para conseguir el Brexit".

El histriónico líder Nigel Farage ha casi desaparecido de la campaña, que se augura desastrosa para el Partido Brexit. En un principio, Farage prometió presentarse en los 650 distritos británicos, pero ante los temores de que eso dividiera el voto pro Brexit, redujo el número de candidaturas del Brexit Party a solo 317 "en sitios en los que puedan hacer frente a los laboristas". Sin embargo, voces dentro del propio partido han pedido que Farage retire todos los candidatos y no ponga en peligro la mayoría absoluta de Johnson.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios