PEKÍN AMENAZA CON REPRESALIAS

El alcalde 'pirata' de Praga pone en jaque la luna de miel entre China y Europa del Este

El fin del hermanamiento entre Praga y Pekín muestra la dificultad de China para convertir al grupo de Visegrado en la cabeza de puente de su Nueva Ruta de la Seda en Europa

Foto: El líder del Partido Pirata checo Ivan Bartos en una votación en 2017. (Reuters)
El líder del Partido Pirata checo Ivan Bartos en una votación en 2017. (Reuters)

Praga ya no es "hermana" de Pekín. El mes pasado, la capital china dio por disuelto el acuerdo de hermanamiento vigente desde 2016 por el repetido apoyo del gobierno municipal praguense a Taiwán, Tíbet y otras causas incómodas. Una separación que pone en jaque la "luna de miel" del gigante asiático con el llamado Grupo de Visegrado -República Checa, Polonia, Eslovaquia y Hungría- con potenciales consecuencias multimillonarias.

El alcalde de Praga, Zdeněk Hřib, del exótico Partido Pirata, no ha dejado de tentar a la suerte con la poco holgada paciencia de China desde que llegó al cargo en octubre de 2018. El primer roce llegó cuando Hřib -quien realizó una estancia en Taiwán durante sus estudios de medicina- se negó a expulsar a un diplomático taiwanés de un acto oficial pese a los reclamos de la embajada china sobre respetar la política "de una sola China".

China pretende convertir a los países del Este en la estratégica cabeza de puente de su nueva Ruta de la Seda hacia la UE, por lo que la resistencia del consistorio de Praga es un precedente que no se puede permitir. Las represalias económicas chinas ya han afectado a cuatro orquestas checas, cuyas giras fueron canceladas este otoño, y amenazan al equipo de fútbol Slavia de Praga, de propiedad asiática y uno de los más importantes del país.

En situaciones similares, China ha amenazado con romper relaciones comerciales, una apuesta que muy pocos países están dispuestos a asumir y que se ha mostrado exitosa, con un descenso constante de las naciones que reconocen a Taipei. Pero Hřib no se detuvo ahí. En marzo de este año recuperó la tradición de ondear la bandera del Tíbet desde la sede del Ayuntamiento en Plaza Marianske, que comenzó con Vaclav Havel –el primer presidente tras la caída del comunismo en Chequia– y recibió además al líder del gobierno tibetano en el exilio, Lobsang Sangay. Ese mismo mes, Hřib viajó a Taiwan, donde fue recibido por la propia presidenta Tsai Ing-wen.

Estos movimientos del díscolo alcalde de la capital checa contrastan con las cinco visitas oficiales a China que ha realizado el actual presidente de la República, Milos Zeman, además de la que en marzo de 2016 realizó a Praga su homólogo chino, Xi Jinping. Fue durante esta en la que se firmó finalmente breve acuerdo de hermanamiento entre ambas capitales, que incluía el reconocimiento de "una sola China".

El presidente checo, Milos Zeman, llegó a llamar a su país "el portaviones indestructible" de China en Europa. Durante la llamada "luna de miel" entre la República Popular y Praga como "puente" a Visegrado, CEFC, la séptima sociedad privada más grande de China, se hizo con el 99% de la propiedad del Slavia de Praga, el equipo más laureado del país y reciente rival del Barcelona en Champions.

En julio, la Alcaldía Mayor de Praga pidió retirar el punto sobre el reconocimiento de una sola China del acuerdo de hermanamiento, provocando las primeras represalias desde Pekín, que canceló una gira prevista para otoño de la Filarmónica de Praga en el país asiático. En octubre, el ayuntamiento praguense sometió a votación suspender el acuerdo ante las amenazas chinas. Pekín respondió adelantándose y cancelando de forma unilateral el hermanamiento de ambas capitales.

Arte, fútbol y viajes

El Ministerio de Asuntos Exteriores checo, a las preguntas de El Confidencial, explica que el hermanamiento queda fuera de sus competencias, ya que "como el ministro Tomas Petříček ha repetido en varias ocasiones a la embajada china, nosotros tenemos municipios independientes del Gobierno". Las fuentes del Ministerio resumen la posición checa asegurando que las represalias “no tienen espacio en la diplomacia”.

El diario digital eslovaco Dennik N filtró un documento interno del Ministerio checo en el que admitía las "presiones" chinas, cancelando reuniones de negocios o posponiendo acuerdos ya alcanzados. En medio del vendaval, este mismo noviembre el presidente del Congreso, Radek Vondráček, del partido del primer ministro Andrej Babiš (ANO), se reunió con un alto cargo legislativo chino, Li Zhanshu, para intentar "aprovechar las oportunidades [económicas] ofrecidas por China" y "defendiendo el principio de una sola China". En la última visita oficial del presidente Zeman a Pekín lo acompañaron más 60 empresarios y personalidades como el exfutbolista Pavel Nedvěd.

La Orquesta Filarmónica de Praga, la Orquesta Sinfónica de Radio Praga, el Cuarteto Prazak y el Guarneri Trio fueron los cuatro conjuntos checos de música clásica cuyas giras previstas para este otoño fueron canceladas por China entre julio y septiembre. Aunque las autoridades asiáticas no dieron razones -oficialmente solo "pospusieron" las giras- el director de la Filarmónica, Radim Otépka, emitió un comunicado dando por sentado que se trataba de una represalia por las posiciones del alcalde de Praga.

Aniversario de la Revolución de Terciopelo. (EFE)
Aniversario de la Revolución de Terciopelo. (EFE)

Jakub Čížek Jakub, director de la Orquesta Sinfónica de Radio Praga (SOCR, por sus siglas en checo), consultado por este diario, aclaró que China había dejado de tramitar los permisos para el viaje y prefirió no valorar la cancelación. Fuentes del Guarneri Trio sí que lamentaron la decisión argumentando que "no es bueno mezclar política y cultura".

Viendo las barbas del vecino recién cortadas, el Slavia de Praga ha puesto las suyas a remojar. En una temporada que se las prometía felices con el regreso del histórico club a la 'Champions League', la posibilidad de que el fondo privado chino "corte el grifo" se ve muy real. Antes de que los fondos procedentes de Asia comenzara a llegar en 2015, el club rozaba la bancarrota.

Finalmente, la creación de nuevos vuelos directas entre a capital checa y ciudades chinas fue detenida este mismo septiembre. Según admitió el propio presidente Zeman en una entrevista, dichas rutas han sido desviadas a Croacia. El primer vuelo directo entre Praga y Pekín se estableció, precisamente, en 2015.

El fin de la "luna de miel"

La ‘luna de miel’ entre República Checa y China floreció entre 2013 y 2017, "cuando los políticos checos crearon unas grandes expectativas de inversiones chinas que se han visto defraudadas", explica Richard Q. Turcsányi, investigador de la sede Instituto Centroeuropeo de Estudios Asiáticos en la ciudad checa de Olomouc, a El Confidencial. De hecho "el sentimiento entre los líderes checos es que los esfuerzos diplomáticos no ha tenido compensación económica" y considera que el nivel de "enfriamiento" se mantendrá en los próximos años.

El experto considera un “error” que se considerara a República Checa como "una especie de puente de la Ruta de la Seda" cuando las relaciones entre Visegrado y China parecían en su mejor momento. Turcsányi cree que tanto polacos como húngaros y checos tuvieron “la falsa impresión, bastante común, de tener una relación privilegiada con China, que en realidad solo intenta mantener la relación más cómoda posible con tantos países como sea posible”.

Los países periféricos de Europa como Italia, Grecia, Portugal y especialmente los del eje de Visegrado desconfiaban de negociar 'de manera común' con China, ya que consideran que al final se acaban imponiendo los intereses de los Estados más fuertes, como Alemania o Francia, principales beneficiarios del actual estado de la relación.

“Hay una división clara de la UE en dos bloques, el ‘establishment’ y el ‘antiestablishment’. El eje francoalemán busca reforzar el bloque occidental frente a actores emergentes como Rusia o China. En cambio, hay países de la periferia europea que quieren buscar en Pekín un punto de apoyo", afirma Alberto Lebrón, investigador económico en la Universidad de Pekín, en un artículo de El Confidencial sobre las inversiones chinas en Europa.

¿Puede el impase de Praga amenazar negativamente a todo el país? Los expertos relativizan las potenciales consecuencias económicas. China apenas representa el 1% de las exportaciones checas, a pesar de la atención recibida por lanzamientos como el del todoterreno Kamiq GT de Skoda en exclusiva para el país asiático, mientras Pekín podría ver perjudicada su imagen en la región.

"Las inversiones chinas no han tenido tiempo de tener éxito aún y han sido muy pocas, y la cancelación de vuelos no afectará de forma significativa al turismo en Praga. Si las represalias chinas se incrementan, lo único que conseguirá es empeorar su imagen en Chequia y países vecinos y complicarse futuras relaciones".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios