CÉDRIC VILLANI

La conjura parisina del 'Lady Gaga de las matemáticas': "Es mi deber sublevarme"

Su desgreñada media melena culmina la pintoresca imagen del célebre matemático que, a imagen y semejanza de Macron, su padrino político, ha decidido desafiar a sus compañeros de filas

Foto: Cédric Villani. (EFE)
Cédric Villani. (EFE)

Peculiar, extravagante o barroco. Son muchos los adjetivos atribuidos a Cédric Villani, el nuevo candidato a la alcaldía de París, famoso por ser uno de los fichajes más originales de Emmanuel Macron en 2017. Su desgreñada media melena, sus trajes de tres piezas, sus plastrones de seda adornando los cuellos de sus camisas y sus broches en forma de araña completan la pintoresca figura del célebre matemático que, a imagen y semejanza de su padrino político, ha decidido desafiar a sus compañeros de filas para convertirse en rival del candidato oficial de su familia política, Benjamin Griveaux.

La excentricidad de Villani alcanza incluso a su apodo, pues hasta él se llama a sí mismo el 'Lady Gaga de las matemáticas'. Sin embargo, más allá de su singular porte, el ganador de la medalla Fields, considerada como el Nobel de las Matemáticas, podría convertirse en el nuevo 'outsider' capaz de revolucionar las próximas elecciones municipales. “Nunca me he afiliado a un dogma, a una ideología o a un clan”, afirma en su propia página web. Tal declaración de intenciones explica su peculiar trayectoria política. El diputado macronista niega cualquier intento de traición, pero asegura que es su deber "sublevarse" ante la deriva de su partido, tal y como señalaba en una entrevista a 'The Wall Street Journal'.

“Jamás seré un hombre del aparato [político], solo dependeré de vosotros siempre que me acordéis vuestra confianza”, bramó el matemático durante la presentación oficial de su candidatura, en una 'brasserie' en el sur de París repleta de periodistas y militantes entusiasmados el pasado 4 de septiembre. Un alegato con un objetivo preciso: acallar las críticas de aquellos que consideran su candidatura una disidencia inexcusable de la formación de Emmanuel Macron. “Antes del verano, participé en un proceso de designación (…) y pude constatar su inadaptación (…) He podido evaluar los límites del funcionamiento del aparato político que hace poco denunciábamos”, recalcó.

Macron sufre un Macron

Sin embargo, a pesar de no haber apoyado a Benjamin Griveaux, candidato oficial de la Republique En Marche (LREM), violando así los estatutos de su partido —según la normativa interna, los aspirantes a una elección primaria de su grupo político deben apoyar la candidatura del ganador de tal escrutinio—, Cédric Villani no ha sido expulsado de la formación macronista. ¿Cómo desterrar a 'un hombre libre' que no hace más que reproducir la trayectoria del propio Emmanuel Macron?

Sin duda, un aire de 'déjà-vu' planea en torno a la figura del ahora aspirante al consistorio parisino. Interrogado sobre su sensibilidad política en 2014, Villani aseguraba que no se situaba “ni a la izquierda, ni a la derecha ni en el centro”. Un discurso que no dista demasiado del pregonado por Macron durante su carrera hacia la presidencia de la República: un político 'de izquierdas' abierto a las ideas de la derecha, un candidato que prometía liberalizar y proteger “al mismo tiempo”.

Ambos blanden la bandera de la nueva política, donde los términos izquierda y derecha no son más que adjetivos desfasados. Lejos de tratarse de su único punto en común, ambos se definen como europeístas convencidos. De hecho, la defensa del proyecto europeo de Macron durante la campaña presidencial frente al discurso antieuropeo de Marine Le Pen fue una de las razones que empujaron a Cédric Villani a unirse a las filas de la formación macronista en 2017.

Por aquel entonces, haciendo gala de su promesa de renovación del panorama político, Cédric Villani, formado en la célebre y selectiva Escuela Normal Superior (ENS) de París, prolífico autor y conferenciante en universidades de prestigio internacional como Princeton o Berkeley, fue considerado una de las candidaturas estrella en la lista de Macron a las elecciones legislativas. Como diputado macronista, Villani forma parte de la Comisión de Leyes y preside la Oficina de Evaluación de Elecciones Científicas y Tecnológicas en la Asamblea Nacional y en el Senado; en 2018, el primer ministro, Édouard Philippe, le confió la misión de elaborar una “estrategia nacional sobre inteligencia artificial”, una de sus especialidades como matemático.

¿Apuntando al Elíseo?

Lejos de conformarse con su rol de diputado, Cédric Villani parece dispuesto a construir una carrera política propia, tan original y exuberante como su imagen. “En la vida, hay que ver las cosas en grande, con ambición. No situarse en la pretensión, pero tampoco limitarse. Las barreras más fuertes, las más perniciosas, son psicológicas, y yo no pretendo encerrarme en ellas”, afirmaba tajante en una entrevista concedida a la agencia Reuters, el pasado 22 de febrero. Mientras muchos ponen en duda su futuro político, a sus 45 años, Villani vislumbra una larga trayectoria en el terreno político. “Tras esta inmersión, tengo el sentimiento de que hay muchos horizontes que se abren ante mí”, explicaba por aquel entonces.

En su ensayo 'Inmersión, de la ciencia al Parlamento', Villani recorre su itinerario profesional, sus primeros pasos como hombre político, sus férreas convicciones en torno a la ecología y su deseo de acercar la ciencia y la política. Una aproximación que promete encarnar como candidato a la alcaldía de París, como diputado o, incluso, como hipotético ministro en un futuro. La ambición política de Cédric Villani parece hoy a la misma altura de su excelencia académica en el mundo de las matemáticas puras.

En la vida, hay que ver las cosas en grande, con ambición. No situarse en la pretensión, pero tampoco limitarse

En 2014, el laureado matemático, miembro de consejos científicos a nivel nacional e internacional, secundó la candidatura de Anne Hidalgo a la alcaldía de París. "Es la mejor para el puesto”, afirmaba quien por aquel entonces presidía el comité de apoyo de la aspirante socialista. Cinco años más tarde, convertido en diputado macronista por el departamento de Essonne, Cédric Villani no respaldará la candidatura de la actual alcaldesa de la capital francesa, sino que se enfrentará a ella en la carrera por el consistorio.

“El balance [de Anne Hidalgo] no me satisface”, justificaba el propio Villani en una entrevista concedida a BFMTV, el pasado 4 de julio. Anticipando posibles críticas, su equipo de campaña se apresuró a precisar que “Cédric Villani votó por Anne Hidalgo en 2014, ¡como cientos de miles de parisinos! Pero Hidalgo ha decepcionado, por su balance insuficiente y por sus controvertidos métodos”.

Los sondeos vaticinan que Villani tendrá que conformarse con el tercer puesto en la carrera por la alcaldía de París, por detrás de la actual alcaldesa, Anne Hidalgo, y su rival macronista, Benjamin Griveaux. Sin embargo, el genio matemático habrá conseguido poner en apuros a la formación de Emmanuel Macron, enfrentada a su propia estrategia: la candidatura del actual presidente francés fue tachada de deserción por sus antiguos compañeros socialistas, llegando a ser considerado el principal responsable del descalabro del Partido Socialista (PS) y de su entonces líder, François Hollande, quien vio en Emmanuel Macron el 'outsider' perfecto —brillante y joven exbanquero— para hacerse cargo del Ministerio de Economía.

El futuro político de Cédric Villani es, por ahora, un verdadero suspense. Si bien, sus detractores advierten: “Conoce tan bien los códigos políticos que consigue hacer creer que no los controla”, como aseguraba, en 2018, un ministro evocado por 'L’Opinion'.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios