las partes han sido citadas esta mañana

Bélgica aplaza hasta el 16 de diciembre la vista sobre la euroorden de Puigdemont

La Fiscalía belga ha aplazado hasta diciembre la vista para saber si ejecuta la orden europea de detención para que Puigdemont sea entregado a España por sedición y malversación

Foto: El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont (d) y su abogado Paul Bekaert (i) a su llegada a una vista en un juzgado en Bruselas, Bélgica, este martes. (EFE)
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont (d) y su abogado Paul Bekaert (i) a su llegada a una vista en un juzgado en Bruselas, Bélgica, este martes. (EFE)

Ha comenzado ya de forma oficial el largo camino para la resolución de la orden europea de arresto y entrega (euroorden) emitida por España contra Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, huido a Bélgica desde 2017. Pero nada más empezar, la justicia belga ha aceptado retrasar la vista al 16 de diciembre.

El líder independentista ha llegado al Palacio de Justicia de Bruselas media hora antes de que comenzara la vista, el primer capítulo de una saga que promete alargarse. Desde hace semanas su círculo cercano aseguraba que dilatarían el proceso todo lo posible.

El ambiente dentro de la sala, siempre según los abogados de Puigdemont, ha sido relajado. La vista ha durado unos diez minutos, y durante ella todas las partes, incluida la Fiscalía, se han mostrado de acuerdo con retrasar la vista hasta mediados de diciembre. El tiempo que ha durado la comparecencia ante el juez ha sido, fundamentalmente, para fijar un calendario.

Fuentes de la defensa confirmaron este lunes a El Confidencial que la Fiscalía de Bruselas pediría la entrega de Puigdemont por los delitos de sedición y malversación de fondos. No hay grandes novedades aquí: la Fiscalía belga ya pidió en 2017 la entrega por sedición y rebelión, sin éxito.

También este lunes por la tarde la defensa anunciaba que pedirían el aplazamiento de la vista señalando que habían tenido poco tiempo para preparar la defensa desde que habían recibido el dossier de la fiscalía.

Con este retraso hasta el 16 de diciembre se garantiza que no se cumplirán con los plazos previstos en la euroorden, que requiere que el país que recibe el requerimiento de una respuesta en los 60 primeros días, un periodo que, en casos excepcionales, pude alargarse hasta los 90 días. Hasta ahora la justicia belga ha demostrado no respetar mucho los límites temporales, ha enseñado una flexibilidad absoluta respecto a los requerimientos y el calendario. Esta tercera euroorden promete seguir esa estela.

"La vista ha durado muy poco porque el tribunal acepta nuestra petición de retrasar la vista hasta el 16 de diciembre, cuando estaremos aquí, y nos pondremos en manos de la justicia como siempre, que trabaja con plena independencia y profesionalidad", ha asegurado Puigdemont a la salida del Palacio de Justicia de Bruselas.

Ahora ambas partes presentarán alegaciones escritas. En ellas, la defensa del expresidente argumentará que cuenta con inmunidad como eurodiputado electo, algo que las autoridades españolas ya desmintieron tal efecto en un documento enviado a la Fiscalía de Bruselas en la madrugada del 17 al 18 de octubre.

La Fiscalía asume como propias las explicaciones del juez Llarena, según explicó un portavoz cuando recibieron la documentación del Supremo, pero eso no es garantía de nada: promete ser el principal eje vertebrador de la defensa del expresidente. "Por supuesto, invocaremos la inmunidad y los mismos argumentos de hace dos años", ha asegurado Simon Bekaert, uno de los abogados de la defensa.

Durante este mes y medio que queda hasta la vista, las alegaciones escritas por ambas partes pueden recibir una respuesta por parte del juez, y a su vez puede haber una última réplica de las partes antes de la próxima vista. Otro de los abogados ha calificado de "terrible" la sentencia del 'procés', y ha adelantado que también usarán un argumento ya utilizado: que en España no hay garantías y hay una violación de derechos que impide la extradición.

Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont en España, ha hecho referencia a unas declaraciones Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno en funciones, en las que ha asegurado que si Bélgica se negara a la extradición el Ejecutivo español "no entendería que el Estado belga no reconozca la plenitud de la democracia española". "Entre otras cosas, defenderemos el tema de la presunción de inocencia. Las declaraciones de Calvo ayudan y mucho, nosotros las agradecemos", ha ironizado Boye. "Estamos hablando de un tema estrictamente judicial, o eso creíamos nosotros", ha señalado el abogado del expresidente.

Según fuentes de la defensa, en la vista del 16 de diciembre el juez escuchará a todas las partes y dejará pasar “una o dos semanas”, tras las cuales se podrían dar dos escenarios: una consulta prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) por la inmunidad de Puigdemont, o una decisión final del magistrado, rechazando o aceptando la euroorden.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios