Faltaría el 'sí' de Westminster

Los 27 bendicen el nuevo acuerdo y el Brexit queda en manos de Westminster

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha anunciado que se ha llegado a un acuerdo entre las partes negociadoras, lo que acerca la opción de un Brexit este octubre

Foto: El presidente de la Comisión Europea, Jucker, junto a Donald Tusk. (EFE)
El presidente de la Comisión Europea, Jucker, junto a Donald Tusk. (EFE)

Y por fin, acuerdo. Otra vez. Tras semanas de intensas negociaciones, hay 'fumata blanca' -la segunda- para un acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea. A solo unas horas de que comenzara el Consejo Europeo -la reunión de todos los líderes de la UE- rodeado de una incertidumbre total respecto a la posibilidad de lograr un pacto con Londres, tanto la Comisión Europea como Downing Street han anunciado que se había alcanzado el ansiado acuerdo del Brexit.

"Donde hay voluntad, hay un acuerdo. ¡Tenemos uno! Un acuerdo justo y equilibrado para la UE y el Reino Unido y es un testimonio de nuestro compromiso para encontrar soluciones", ha tuiteado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El luxemburgués ha señalado que las conversaciones se han centrado en buscar "soluciones mutuamente satisfactorias" para el problema irlandés, que centraba todos los escollos para cerrar el acuerdo ante la negativa del DUP y de los 'brexiters' más duros a dar la luz verde al mecanismo del 'backstop'.

Aunque Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha celebrado que “parece que estamos ante el tramo final”, lo cierto es que varias fuentes muestran sus dudas con que el Parlamento británico apruebe el acuerdo. Si no lo hace, la UE tendrá que comenzar el proceso de decidir qué pasa después: cómo será la prórroga y hasta cuando… si es que Londres la pide.

Hay cierta sensación del día de la marmota: se ha cerrado un acuerdo con muchísimo esfuerzo, cuidado, mimado, bien presentado y vestido, y los líderes le dicen adiós a medida que se aleja camino de Westminster, donde todo apunta a que lo van a descuartizar.

Los Veintisiete han tenido poco tiempo para explorar el acuerdo alcanzado por la Comisión Europea, porque desde el viernes las negociaciones se encuentran en el llamado "túnel" del Brexit, un periodo de las conversaciones que se produce con poca transmisión de información a las capitales y con pocas filtraciones a la prensa para facilitar la negociación.

Pero los líderes lo tenían claro y han tardado poco en dar su bendición al texto en una cumbre europea que tenía otros asuntos en agenda, desde la ampliación a la ofensiva de Turquía en Siria. En cualquier caso, los técnicos y diplomáticos de las capitales siguen mirando con cuidado los distintos elementos del acuerdo revisado, especialmente lo referente a aduanas, ya que la prioridad para todos los demás socios es mantener la integridad del mercado interior.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha celebrado el "gran acuerdo que retoma el control" de "nuestras leyes, fronteras, dinero y comercio", y ha pasado la 'patata caliente' al parlamento británico en Westminster, que decidirá este sábado en una sesión extraordinaria si acepta o no el acuerdo para el Brexit que les presente Johnson.

El Reino Unido y la UE han logrado un acuerdo respecto a Irlanda que le deja con un pie dentro del territorio aduanero británico pero cumpliendo y aplicando las normas europeas, lo que elimina la necesidad de una frontera dentro de la isla. Bruselas acepta, por su parte, un mecanismo de salida al que se había negado hasta ahora. En general, tanto la UE como Londres han tenido que hacer cesiones dolorosas.

Una fuente europea ha asegurado esta mañana que si la Comisión entregaba un texto durante el día de hoy a los líderes todavía daría tiempo de ratificar el acuerdo de cara al 31 de octubre, aunque sí se mostraba bastante sorprendido por la insistencia británica en que tendrán tiempo de lograr la aprobación de Westminster: "En 2018 el Gobierno británico nos dijo que la ratificación de un acuerdo de salida les llevaría seis meses. A inicios de 2019 nos dijeron que podrían hacerlo en seis semanas, pero ahora parece que con unos días sería suficiente".

El 'no' de los norirlandeses

Por el momento parece complicado que el acuerdo se apruebe en el Parlamento británico, pues los unionistas norirlandeses del DUP, aliados clave de los conservadores en la Cámara, ya han dicho esta misma mañana que el acuerdo -que incluye medidas para evitar una frontera dura en Irlanda, pero que también mantendría a Irlanda del Norte dentro del marco regulatorio europeo- "no es aceptable".

"El Parlamento debería terminar el Brexit este sábado, para que podamos pasar a otras prioridades como el coste de la vida, el Servicio Nacional de Salud, el crimen violento y el medio ambiente", ha tuiteado Johnson.

Ahora, la UE mira con atención lo que ocurre en Londres. “Esperamos a la votación en ambos parlamentos”, ha asegurado Tusk, quien ha señalado que este acuerdo permite “evitar el caos y la atmósfera de conflicto entre los Veintisiete y el Reino Unido”.

Los 27 bendicen el nuevo acuerdo y el Brexit queda en manos de Westminster

Pese a la tensión en los últimos días que ha rodeado las negociaciones entre el equipo comunitario y británico para alcanzar un acuerdo antes de la fecha límite del Consejo Europeo de este 17 y 18 de octubre, el verdadero escollo para su aprobación es el Parlamento británico, que ya rechazó hasta en tres ocasiones un acuerdo similar orquestado por Theresa May.

Para lograr aprobar su versión del acuerdo de salida de la UE, Johnson necesitaría no solo el apoyo de los más acérrimos 'brexiters', sino también de parte de los laboristas de Jeremy Corbyn.

Segundo referéndum

Johnson ha enviado un mensaje a la bancada de la oposición durante su rueda de prensa, asegurando que este acuerdo “mantiene los más altos estándares sociales y medioambientales posibles” como parte del futuro acuerdo comercial, una de las exigencias de los laboristas.

Aunque hay poca confianza en que Westminster apruebe este texto, la UE intenta avanzar psicológicamente. “Ahora está claro que el Reino Unido será un Estado tercero y que comenzaremos rápidamente a negociar un acuerdo de libre comercio”, ha señalado la canciller Angela Merkel, que ha señalado que “no es un día feliz” para la UE.

Tras conocerse el acuerdo de salida, Corbyn ha señalado que la mejor manera de "resolver" el Brexit es dando a la ciudadanía "la última palabra" sobre el acuerdo negociado entre Londres y Bruselas mediante un referéndum. "Por lo que sabemos, parece que el primer ministro ha negociado un acuerdo que es incluso peor que el de Theresa May, que fue rechazado de manera abrumadora", señaló el dirigente izquierdista en un comunicado.

En su opinión, el pacto consensuado entre Londres y Bruselas antes de comenzar la crucial cumbre europea "no va a unir al país y debería ser rechazado".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios