sin decisión unánime

Francia choca con el resto de la UE y bloquea las negociaciones con Macedonia del Norte

La Unión Europea ha sido incapaz de llegar este martes a un acuerdo para abrir las negociaciones de adhesión a la UE de Macedonia del Norte y Albania

Foto: Emmanuel Macron y Donald Tusk. (Reuters)
Emmanuel Macron y Donald Tusk. (Reuters)

La Unión Europea tenía una promesa concreta hecha a Macedonia del Norte y Albania: si hacían las reformas necesarias y progresaban lo suficiente, los Veintiocho abrirían las negociaciones de adhesión con ambos. Pero finalmente la UE no ha cumplido con su palabra y este martes ha rechazado la apertura de conversaciones con ambos países balcánicos.

Esta decisión se ve con mucha preocupación en la mayoría de capitales, ya que los que han bloqueada la apertura son un pequeño grupo. Macedonia del Norte ha contado con la única oposición de Francia, y en el caso de Albania a París se le han unido también otros Estados miembros como Países Bajos o Dinamarca. La decisión de considerar a ambos países candidatos como un paquete indivisible, algo que defendían también Alemania o Italia, ha terminado por hundir las posibilidades de Skopje, que era la mejor situada.

Macedonia del Norte incluso ha llegado a cambiar el nombre de su país, pasando por un referéndum, para resolver un histórico choque con Grecia, con un precio político muy importante tanto para el primer ministro macedonio como al heleno. “Han hecho sus deberes. Han hecho reformas muy dolorosas que en la mayoría de nuestros países no son posibles”, ha asegurado Johannes Hahn, comisario de Política Vecindad.

"Es nuestro vecindario"

“Desafortunadamente hoy el Consejo no ha sido capaz de alcanzar una decisión unánime, y lo lamento”, ha asegurado Tytti Tupparainen, ministra de Asuntos Europeos de Finlandia, que ostenta la presidencia rotatoria y que ha destacado la importancia de los Balcanes en una frase: “No es nuestro jardín, es nuestro vecindario, y tenemos compromisos”.

Para la UE esta región es clave: cada vez atrae más interés por parte de Rusia o China, que tratan de influir con más fuerza en la zona, mientras el bloque europeo no hace lo suficiente para tratar de mantener a estos países en su órbita. Francia, que cree que Macedonia del Norte y Albania deben realizar más reformas antes de comenzar negociaciones, cree que se deben hacer retoques al proceso de adhesión.

Pero la patada hacia delante no irá muy lejos. El polaco Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, pretende volver a llevar este asunto a la reunión de los líderes europeos que se celebra este jueves y viernes.

“Me gustan las reuniones, pero no este tipo, sin ningún objetivo. No ha sido un momento de gloria para Europa pero no quiero culpar a nadie”, ha asegurado Hahn, que ha asegurado que “ahora depende del Consejo Europeo corregir la falta de resultado de hoy”, ha señalado el austriaco.

“Realmente lo lamento, porque, de nuevo, no es un momento del que podamos estar orgullosos. Y no hay duda de que un nuevo retraso dañará nuestra credibilidad en los Balcanes y nuestra ambición de ser un jugador global más fuerte”, ha insistido Hahn, visiblemente molesto con el bloqueo de Francia.

La posición de la Comisión Europea era clara. Tanto como la del Parlamento Europeo. La de prácticamente todo el mundo. Hace solo unos días Jean-Claude Juncker, presidente del Ejecutivo comunitario, su sucesora, la alemana Ursula von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, y el del Parlamento Europeo David Sassoli, firmaron una carta pidiendo la apertura de las conversaciones con Macedonia del Norte y Albania.

“No es una cuestión de veto [sino] de procedimiento”, ha asegurado Amélie de Montchalin, quien ha obviado tanto las críticas del comisario como el cabreo general en la sala en una reunión muy tormentosa, asegurando al final del encuentro que se ha tratado de un cónclave “muy consensuado”.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios