Pierde en la capital

Hungría acaba con el mito de 'la infalibilidad' de Orbán y la oposición le arrebata Budapest

El inesperado éxito de la oposición en las elecciones municipales de Hungría, especialmente la conquista de la alcaldía de la capital, constituye una primera fisura para Viktor Orbán

Foto: El recientemente elegido nuevo alcalde de Budapest. (EFE)
El recientemente elegido nuevo alcalde de Budapest. (EFE)

El inesperado éxito de la oposición en las elecciones municipales de Hungría este domingo, especialmente la conquista de la alcaldía de la capital, constituye una primera fisura para el mito de la "infalibilidad" del primer ministro, el ultraderechista Viktor Orbán.

Sin embargo, el varapalo electoral del gobernante partido Fidesz tampoco significa que el final del "régimen Orbán", como lo llaman sus críticos, esté a la vista. "No se debe sobrestimar los resultados (del domingo). Esto todavía no es el inicio del fin, sino un mero avance" para la oposición, explicó a Efe el renombrado analista político Péter Krekó, director del Instituto Political Capital de Budapest.

"Lo que pasó es que los resultados 'socavan' el mito de la infalibilidad del Fidesz y de la supuesta 'genialidad' del propio Orbán que se fue construyendo en los últimos años", acentuó.

La oposición, fragmentada y enfrentada desde que Orbán llegara al poder en 2010, se presentó en estos comicios como una coalición formada por partidos dispuestos a cooperar. Desde la izquierda de la Coalición Democrática, el Partido Socialista y Párbeszéd (Diálogo), hasta los ecologistas y los liberales del Momentum se presentaron en diferentes coaliciones que en algunos casos hasta incluyeron a la extrema derecha el Jobbik.

Así lograron conquistar mayorías en Budapest y en diez de las 23 ciudades más grande del país centroeuropeo.

"Momento Estambul"

En Budapest. el candidato único de la coalición opositora, Gergely Karácsony, logró el 50,9% de los votos, frente al 44,1% que recibió el hasta ahora alcalde, István Tarlós, apoyado por el Fidesz y que asumió su derrota el domingo.

"El verdadero avance se logró en Budapest. Aquí la oposición tuvo su 'momento Estambul'", dijo Krekó en alusión a la ciudad turca donde la oposición unificada logró ganar este año al candidato del presidente islamista, Recep Tayyip Erdogan.

Y fuera de la capital, las diferentes coaliciones opositoras lograron ganar en otros diez importantes centros urbanos, cuando hasta ahora solo controlaban a cuatro. De esta manera, ciudades como Szeged, Pécs, Miskolc o Eger estarán dirigidas por la oposición, pero la segunda más grande, Debrecen, quedará bajo control del Fidesz.

Tras conocerse los resultados, Orbán dijo anoche que está dispuesto a cooperar con la oposición, pero destacó que su partido sigue siendo el más votado.

Según vaticinó Krekó, a corto plazo sucederá lo contrario y el primer ministro endurecerá más su postura frente a la oposición. "Espero fuertes conflictos y que Orbán inicie una limpieza dentro de sus círculos", recalcó el analista.

Vencido por su propia reforma electoral

Orbán y su Gobierno son criticados desde que llegó al poder en 2010 de limitar la democracia, centralizando la prensa, creando un sistema electoral que hace difícil ganarle en las urnas y otras leyes y políticas que socavan la influencia de los actores independientes en la vida política del país.

Pese al impulso que significa este primer éxito para la oposición, no está garantizado que se pueda repetir en las elecciones generales de 2022.

Los propios líderes opositores han destacado que ahora viene un período de mucho trabajo, marcado también por discusiones internas.

"La campaña terminó y ahora viene el trabajo", aseguró Karácsony anoche, para agregar que lo más importante "es lograr la paz en un país lleno de tensiones y odios".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios