Negociaciones "túnel"

Bruselas rebaja las expectativas de alcanzar un acuerdo para el Brexit esta semana

Según ha explicado un portavoz comunitario, "todavía queda mucho trabajo por hacer", una muestra de la distancia que todavía separa las propuestas británicas de las de Bruselas

Foto: Michel Barnier abandona la CE tras reunirse con el negociador británico, Stephen Barclay. (Reuters)
Michel Barnier abandona la CE tras reunirse con el negociador británico, Stephen Barclay. (Reuters)

Las perspectivas de un acuerdo sobre el Brexit en el Consejo Europeo de esta próxima semana, que se celebra el 17 y 18 de octubre, se empiezan a desvanecer, si es que alguna vez estuvieron ahí en la realidad. Este domingo Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea, ha informado a los embajadores de los Veintisiete de que el progreso en las conversaciones técnicas durante el fin de semana han sido limitadas.

Según ha explicado un portavoz del Ejecutivo comunitario, "todavía queda mucho trabajo por hacer", una muestra de la distancia que todavía separa las propuestas británicas de las exigencias de Bruselas. Los embajadores de la UE han sido informados de que será muy difícil lograr un acuerdo durante la reunión de los líderes la próxima semana.

Los mismos diplomáticos dieron este viernes luz verde a Barnier para comenzar negociaciones en mayor profundidad, también denominadas “el túnel”, un periodo en el que las comunicaciones entre el equipo negociador europeo y las capitales se reducen al mínimo, con el objetivo de que ambos lados de la mesa se sientan con menos ataduras políticas y menos filtraciones para facilitar el acuerdo.

Durante todo el fin de semana se han celebrado conversaciones en la capital comunitaria entre el equipo de Barnier y el encabezado por el diplomático británico David Frost. Aunque se generó cierto optimismo político, la realidad es que en Bruselas todo el mundo era más cauto: empezar negociaciones intensivas no es sinónimo de acuerdo sino de que por primera vez desde la llegada de Boris Johnson a Downing Street la UE y el Reino Unido se han sentado a negociar en serio.

El pasado viernes Steve Barclay, ministro británico del Brexit, aceptó la línea roja europea de que no haya ningún control ni infraestructura en la isla de Irlanda. En estas 48 horas ambos equipos han explorado el diseño de la cuadratura del círculo, con propuestas muy complejas como un sistema aduanero dual. Los socios norirlandeses de Johnson han rechazado cualquiera de estas ideas.

Todavía quedan días por delante, pero las posibilidades de un acuerdo son, en realidad, bastante lejanas. Hace falta un “empujón político” a las propuestas técnicas que todavía no ha llegado.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios