Kurz vuelve a ser favorito en las elecciones austriacas, marcadas por el "caso Ibiza"
  1. Mundo
  2. Europa
Uno de los líderes más jóvenes de europa

Kurz vuelve a ser favorito en las elecciones austriacas, marcadas por el "caso Ibiza"

Sebastian Kurz y su Partido Popular austríaco (ÖVP) son los favoritos para ganar las elecciones anticipadas que Austria celebra este domingo

Foto: El excanciller austríaco Sebastian Kurz. (Reuters)
El excanciller austríaco Sebastian Kurz. (Reuters)

Sebastian Kurz y su Partido Popular austríaco (ÖVP) son los favoritos para ganar las elecciones anticipadas que Austria celebra este domingo, tras una legislatura de apenas dos años, interrumpida por un caso de corrupción en el ultranacionalista FPÖ, con el que los conservadores gobernaban. El caso, que implica al vicecanciller y líder de la formación ultraderechista Heinz Christian-Strache en un presunto caso de tráfico de influencias y corrupción con elementos rusos, es conocido como "el caso Ibiza".

Todos los sondeos vaticinan que Kurz, de 33 años, regresará a la jefatura del Gobierno que tuvo que abandonar el 27 de mayo pasado, tan sólo 525 días después de haberla asumido, por la primera moción de censura exitosa contra un Gobierno austríaco desde la II Guerra Mundial.

Foto: Sebastian Kurz. (EFE)

Con hasta 35 % de los votos, los populares sumarían 3,5 puntos a sus resultados de hace dos años y sacarían más de 10 puntos al socialdemócrata SPÖ que, liderados por Pamela Rendi-Wagner, quedarían segundos con el 22% (5 puntos menos que en 2017).

Kurz saldría así reforzado de la crisis política pese a haber sido él quien aceptó gobernar con el FPÖ y convirtió en vicecanciller al líder de esa formación, Heinz Christian-Strache, principal implicado en el "caso Ibiza", un comprometedor vídeo rodado en la esa isla española en 2017.

Una falsa millonaria rusa

Las imágenes de Strache ofreciendo favores políticos a una supuesta millonaria rusa a cambio de financiación para su partido provocaron la dimisión del líder ultra, la ruptura de la coalición y la presentación de una moción de censura que derribó al Gobierno austriaco.

Días después subió al poder un Ejecutivo provisional de tecnócratas liderado por Brigitte Bierlein, la primera mujer en ocupar la jefatura del Gobierno de Austria.

Este gran escándalo se sumó a una larga lista de "incidentes aislados" de tintes filonazis y xenófobos protagonizados por miembros del FPÖ, incluido el entonces ministro del Interior, Herbert Kickl. Los ultras han afrontado la campaña tratando de distanciarse de Strache, que está siendo investigado ahora por desfalco.

placeholder Escena del vídeo comprometedor, grabado en Ibiza.
Escena del vídeo comprometedor, grabado en Ibiza.

Pero aunque parezca paradójico, hay una gran posibilidad de que conservadores y ultras puedan renovar su alianza, forjada en gran parte en una común dura postura contra la inmigración. No solo las matemáticas lo permitirían -las encuestas dan al FPÖ el 20 % de los votos, 6 puntos menos que en 2017-, sino que Norbert Hofer, sustituto de Strache en el partido, ha centrado su campaña en promover una renovación de la coalición con Kurz, advirtiendo que, de lo contrario, el líder conservador girará a la izquierda.

Sin embargo no es descartable que los populares puedan alcanzar un acuerdo con los socialdemócratas o incluso gobernar con el apoyo del partido ecologista Los Verdes y del pequeño partido opositor Neos (neoliberales), añade el veterano experto.

Un "país seguro"

A Kurz, uno de los líderes más jóvenes de Europa, le favorece la actual debilidad de la oposición.

Consciente, sin duda, de que puede acaparar los votos de los decepcionados por el FPÖ, un electorado para el cual el temor a la inmigración sigue siendo un tema central, el hábil político ha vuelto a usar esa carta prometiendo que continuará haciendo todo lo posible por limitar al máximo la llegada de extranjeros a Austria.

"Un país en el que nos sentimos seguros" es el lema de su programa de seguridad, que ha presentado esta semana declarando que Austria ya ha acogido "más que suficientes" personas.

Los expertos coinciden en que el "caso Ibiza" ha beneficiado claramente a Kurz, mientras tomó mal preparado a un SPÖ que, afectado por divisiones internas y la pérdida de votos, aún no se había acomodado al papel de opositor que tuvo que asumir a fines de 2017 tras diez años seguidos liderando coaliciones con el ÖVP.

Austria
El redactor recomienda