Estaban participando 350 pacientes

Francia detiene un ensayo ilegal con enfermos de Alzheimer "inspirado por Dios"

El médico responsable asegura en su web que su conocimiento le fue "revelado" como "hombre de fe que ama y escucha a Dios"

Foto: Las autoridades francesas descubrieron el ensayo por una inspección a un laboratorio (Foto: iStock)
Las autoridades francesas descubrieron el ensayo por una inspección a un laboratorio (Foto: iStock)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Las autoridades sanitarias francesas han detenido un ensayo clínico no autorizado en el que estaban participando alrededor de 350 pacientes, sobre todo enfermos de Alzheimer y párkinson. La razón es que el director del estudio es un polémico doctor que asegura estar inspirado por Dios y que es conocido por su oposición a las vacunas.

La Agencia Nacional de Vigilancia del Medicamento (ANSM, por su siglas en francés) alertó de posibles "riesgos para la salud" entre los pacientes que se sometieron a este tratamiento. Se colocaban diversos parches cutáneos en los que los doctores incluyeron una molécula "cuya calidad, efectos y tolerancia no son conocidos".

El ensayo clínico fue encabezado por el doctor Jean-Bernard Fourtillan, un controvertido médico que, en su página web, asegura que su conocimiento le fue "revelado" como "hombre de fe que ama y escucha a Dios".

Lo detectaron por casualidad

La ANSM le instó a detener el ensayo clínico y a alertar a todos los pacientes, al tiempo que puso el caso en conocimiento de la justicia por esas "prácticas ilegales". También recomendó a los pacientes acudir a su médico de familia y someterse a un chequeo completo para determinar posibles efectos secundarios.

Las autoridades descubrieron el ensayo ilegal gracias a una inspección al laboratorio que hacía las analíticas

Fourtillan aplicó a los candidatos, enfermos de alzheimer, párkinson y otras patologías neurológicas, parches cutáneos a base de un derivado de la melatonina.

Los responsables procedían a extraer sangre a los pacientes en una abadía cerca de Poitiers, al sur de París, desde la cual eran enviados a un laboratorio, que fue objeto de una inspección de la ANSM, que descubrió así de la existencia del ensayo clínico. Algunos de los pacientes estaban internos en esa abadía, mientras otros pasaban allí un anoche antes de que se les extrajera la sangre a la mañana siguiente.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios