"EUROPA NUNCA PIERDE LA PACIENCIA"

Juncker se aferra a la paciencia europea ante un Johnson sin propuestas para el Brexit

El presidente de la Comisión Europea ha mantenido una reunión con Boris Johnson, primer ministro británico, que ha acabado igual que ha empezado: sin novedades

Foto: Jean-Claude Juncker y Boris Johnson. (Reuters)
Jean-Claude Juncker y Boris Johnson. (Reuters)

“Europa nunca pierde la paciencia”, ha asegurado Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, minutos antes de comenzar un almuerzo de trabajo con Boris Johnson, primer ministro británico, en el que es el primer encuentro entre ambos líderes para abordar el Brexit.

Con el tiempo corriendo en contra del Gobierno británico, ya que la prórroga garantizada por la UE finaliza el próximo 31 de octubre, Johnson ha viajado a Luxemburgo para explicar a Juncker que pretende abandonar la UE a finales del próximo mes con o sin acuerdo. Sin embargo el camino hacia el ‘no-deal’ está cortado por el Parlamento británico, que ha legislado para que Downing Street esté obligado a pedir una nueva prórroga si no logra un acuerdo.

Tras el encuentro, Juncker ha recordado a través de un comunicado la responsabilidad del Reino Unido de “presentar soluciones legalmente operativas” para la frontera de Irlanda. El luxemburgués ha recordado “la continua disposición y apertura de la Comisión para examinar si tales propuestas cumplen con los objetivos del backstop. Dichas propuestas aún no se han hecho”.

El presidente del Ejecutivo comunitario ha subrayado la importancia de la reunión del Consejo Europeo que se celebrará el próximo 17 y 18 de octubre, y ha recordado que la Comisión Europea seguirá “disponible para trabajar las 24 horas del día, 7 días a la semana”. “Los Veintisiete permanecen unidos”, ha asegurado Juncker a través del comunicado.

Negociación entre bambalinas

Aunque Johnson intente centrar toda la atención en su voluntad de salir sí o sí el 31 de octubre, la verdadera jugada está desarrollándose entre bambalinas. A su llegada al restaurante en el que se producía el encuentro, Johnson se ha mostrado “cauto” respecto a la reunión, mientras que Juncker era “cautelosamente optimista”. No había demasiadas razones para serlo. La semana pasada, cuando se celebraron reuniones técnicas con David Frost, negociador personal de Johnson, las cosas no fueron fáciles: con progresos mínimos, el Reino Unido se muestra muy lejos de los cambios que la UE puede considerar aceptables en el 'backstop', un plan de emergencia ideado por Bruselas e incrustado en el Acuerdo del Brexit que evita una frontera dura dentro de la isla de Irlanda.

Frost insistió durante la semana en la tesis principal de Johnson, que consiste en la eliminación completa del 'backstop', para después tantear la búsqueda de un terreno común en la alineación de los estándares y regulaciones, así como en los chequeos sanitarios y fitosanitarios en toda la isla de Irlanda. De esta forma, pretende convencer a Bruselas para dejar asuntos como el IVA y asuntos arancelarios desplazados a las negociaciones de relaciones futuras. Los negociadores europeos rechazaron esa opción.

A finales de semana el equipo comunitario reportó un mejor ambiente de negociación a los diplomáticos de los Estados miembros. Sin embargo, el nuevo y cauteloso optimismo se sobredimensionó en Londres, con el equipo de Johnson reclamando importantes progresos en las conversaciones. Fuentes europeas tuvieron que echar agua fría sobre las expectativas: algo avanzan, pero ni tan rápido, ni tan lejos como para pasar de ser muy pesimistas a muy optimistas.

Algunos sí pierden la paciencia

Nadie esperaba este lunes que Johnson llegara a Luxemburgo con propuestas concretas. Pero aunque Europa nunca pierda la paciencia, como dice Juncker, algunos diplomáticos sí. Alexander Schallenberg, ministro austriaco de Exteriores, ha señalado a su llegada a una reunión en Bruselas que si Johnson no llegaba con nuevas propuestas, “no hay otra opción que un Brexit duro”.

Sin embargo ya esta este lunes por la mañana Dominic Raab, ministro de Exteriores británico, señalaba que su jefe no presentaría propuestas, alegando que todavía es, a ojos de Downing Street, demasiado pronto en la negociación, y que la propuesta puede ser rechazada rápidamente por Bruselas.

Pero Juncker no tenía intención de acudir a la comida solo a escuchar a Johnson decir que quiere abandonar la UE sí o sí el próximo 31 de octubre, y tanto él como Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea para el Brexit, pretendían al menos escuchar algunas ideas generales.

Este fin de semana Steve Barclay, ahora ministro del Brexit, un cargo ya sin relevancia real en las conversaciones, señaló que existía la posibilidad de acordar con la UE un periodo transitorio más largo del recogido en el Acuerdo de Retirada, en concreto hasta el 2022. Esto muestra, a ojos de algunas personas en Bruselas, que Londres quiere llegar a un acuerdo y que es consciente de que hará falta tiempo para adaptarse a una nueva realidad. Pero una de cal y otra de arena, porque rápidamente Johnson ha señalado este lunes que el Reino Unido no pedirá más tiempo para el periodo transitorio, lo que muestra la disparidad de opiniones y falta de coordinación que se vive en el lado británico.

En cualquier caso en Bruselas no hay optimismo. Porque incluso si se lograra un acuerdo con Johnson, nadie confía en que el paso por el Parlamento británico vaya a ser sencillo: el actual acuerdo ha sido rechazado ya tres veces por Westminster.

Downing Street ha señalado que Johnson ha recordado su compromiso con los acuerdos de paz de Irlanda del Norte, “y su determinación para llegar a un acuerdo con el backstop eliminado, que los parlamentarios puedan apoyar”. El primer ministro “reiteró que no solicitaría una prórroga y que sacaría al Reino Unido de la UE el 31”.

Johnson y Juncker han acordado intensificar las conversaciones, que, según Londres, empezarán a tener lugar de forma diaria. Además, ambos líderes han decidido volver a llevar el asunto a nivel político, con nuevas conversaciones entre Barnier y el ministro británico del Brexit, así como con un comunicación más fluida.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios