TENSIÓN POR EL BREXIT

Westminster derrota a Johnson: no habrá Brexit duro, ni elecciones anticipadas

Tras la aprobación en la Cámara de los Comunes de la ley que bloquea la salida sin acuerdo el 31 de octubre, Boris Johnson ha perdido también la moción para convocar elecciones anticipadas

Foto: Boris Johnson, en el Parlamento.
Boris Johnson, en el Parlamento.
Autor
Tiempo de lectura7 min

El flamante primer ministro británico Boris Johnson se ha enfrentado a su primera gran derrota en la Cámara de Westminster: ni tendrá su Brexit 'duro' ni podrá convocar elecciones anticipadas. El Parlamento británico ha aprobado, en una jornada maratoniana, la bautizada como 'Ley Benn', una moción que impedirá un Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre. Poco después, la moción presentada por el 'premier' para celebrar elecciones anticipadas el próximo 15 de octubre ha sido rechazada.

El visto bueno de los diputados a la ley Benn, que echaba por tierra sus planes para la salida de la Unión Europea "fuera como fuera" el 31 de octubre, ha precipitado la decisión del 'premier' Boris Johnson de intentar convocar elecciones anticipadas. Sin embargo, esta opción ha sido duramente rechazada por la oposición, al menos "hasta que entre en vigor" la nueva norma y se asegure una nueva prórroga. Para poder convocar nuevos comicios, Johnson necesitaba recabar el apoyo de dos tercios de la Cámara, 434 diputados, una cifra que ha quedado lejos de los 298 "síes" de la bancada conservadora. La mayoría de los laboristas se han abstenido.

La ley Benn, que ha superado su primer trámite parlamentario en la Cámara de los Comunes con el voto positivo de 327 diputados frente a 299 en contra, obliga al 'premier' Boris Johnson a retrasar el Brexit hasta el 31 enero de 2020 si no es capaz de recabar antes del 19 de octubre (fecha del próximo Consejo Europeo) el apoyo de la Cámara para un acuerdo de salida.

La norma tiene ahora que ser aprobada en la Cámara de los Lores (de mayoría pro-UE) y entonces será sancionada por la reina. Se teme, sin embargo, que parlamentarios conservadores en los Lores utilicen tácticas de filibusterismo para retrasar el avance de la legislación en la Cámara Alta, donde ya han registrado cerca de cien enmiendas y en la que se espera un debate complejo que puede durar días.


Para Johnson, el texto trata de "forzar al primer ministro a enviar una carta prefabricada para rendirse en una negociación internacional". En su opinión, la amenaza de un Brexit sin acuerdo es la única baza para tratar de obtener mayores concesiones de la UE.

Ante la rebelión del Parlamento, de la que han participado también una veintena de diputados conservadores "rebeldes", Johnson buscaba en las elecciones anticipadas una salida política que le permitiera recabar mejores mayorías para sostener tanto un hipotético nuevo acuerdo con el bloque como una salida por las bravas.

El dilema de la oposición

Aunque el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, se ha mostrado a favor de la celebración de elecciones anticipadas, la oposición temía que, una vez convocadas para el próximo 14 de octubre, el Gobierno de Johnson pueda retrasar la fecha con un nuevo tejemaneje procedimental, haciendo inevitable (el Parlamento estaría disuelto) el Brexit por las bravas el 31 de octubre. Es por eso que diputados de la oposición han preferido primero "atar" una nueva prórroga del Brexit antes de encaminar el país a las urnas.

"Dejemos que esta ley sea aprobada y reciba el asentimiento real. Entonces respaldaremos unas elecciones, para que no nos estrellemos sin un acuerdo fuera de la Unión Europea", afirmó el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, en el Parlamento.

Pese a todo, la aprobación de la Ley Benn no descarta la celebración de elecciones anticipadas más adelante: tanto los laboristas como los independentistas escoceses del SNP se han mostrado a favor de celebrar nuevos comicios en los próximos meses una vez se haya asegurado la prórroga.

El nuevo plan que baraja la oposición es conseguir aprobar definitivamente la legislación en los próximos días y entonces impulsar un voto de no confianza. "No vamos a votar a favor de [convocar] elecciones generales hoy", ha recalcado Keir Starmer, el ministro en la sombra —figura de la oposición que se contrapone al ministro— del Brexit. "No estamos dispuestos a bailar al ritmo de Boris. Nadie le cree si dice que va a haber elecciones el 15 de octubre".

Tal y como explica el 'Financial Times', el gran dilema para los laboristas —y para el resto de la oposición— es si apoyar unas elecciones anticipadas y cuándo hacerlo.

Una nueva postura ha emergido tras una reunión de los diputados socialistas: es mejor esperar a noviembre, después de que la Ley Benn entre en vigor si para el 19 de octubre no se ha aprobado un nuevo acuerdo de salida. Así se evitaría al 100% la salida del Reino Unido de la UE por las bravas.

El regreso del acuerdo de May

Durante la votación de las enmiendas a la Ley Benn, una moción presentada por los laboristas que volvía a poner el acuerdo de Theresa May sobre la mesa ha sido aprobada por accidente, en lo que parece o un descuido procedimental o algún tipo de argucia política.

La polémica enmienda propone, que si se produce una nueva extensión de la prórroga para abandonar el bloque comunitario, bien porque el Parlamento no haya aprobado para el 19 de octubre un nuevo acuerdo de salida con la UE, bien porque los diputados no acepten una salida por las bravas el 31 de octubre, habilitaría de nuevo la posibilidad de un debate sobre una versión del acuerdo propuesto por May.

Así, la Cámara tendría que votar nuevamente un acuerdo que ya ha rechazado en anteriores ocasiones.

Esto podría facilitar que la UE acepte la nueva prórroga, ya que no se trataría de un nuevo plazo "a ciegas", apunta el diario británico The Guardian.

Una "humillación" para Boris Johnson

La aprobación de la Ley Benn y el bloqueo de sus elecciones anticipadas son la tercera derrota parlamentaria de Boris Johnson en apenas dos días. El martes, la oposición y un grupo de 'tories' rebeldes aprobaron la moción SO24, que permitiría a los diputados británicos contrarios al Brexit sin acuerdo tomar el control de la agenda de la Cámara en las siguientes sesiones, facilitando la introducción de un debate sobre una ley que otorgue al Parlamento el poder de forzar una nueva prórroga.

"El Parlamento está al borde de romper cualquier acuerdo que podamos conseguir", aseguró Johnson tras la votación. El resultado significa para el mandatario que "la Unión Europea controlará cuánto tiempo nos quedaremos".

Pequeña victoria en los tribunales

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, actuó de acuerdo con la legalidad cuando decidió suspender temporalmente el Parlamento hasta pocos días antes de la salida de la Unión Europea (UE), según dictaminó este miércoles el Tribunal de Sesiones de Edimburgo (Escocia).

El juez Lord Raymond Doherty afirmó que la acción del Gobierno "no contraviene la ley", porque la potestad de suspender la Cámara de los Comunes "es un poder reservado al Ejecutivo". La cuestión fue impulsada por el abogado Jolyon Maugham, junto con un grupo de 75 diputados, que previsiblemente apelarán la decisión este mismo miércoles.

Este grupo de 75 parlamentarios estaba buscando el equivalente legal escocés de un mandato para detener la suspensión parlamentaria. De hecho, se han interpuesto varios recursos para anular la decisión de Johnson invocando diversos instrumentos legales, desde el 'Claim of Right' de 1689 que protege la soberanía del antiguo parlamento escocés a los Acuerdos de Viernes Santo de 1998 que sellaron la paz en Irlanda del Norte.

"Desafiar una decisión personal de la reina en sus propias cortes no es posible. Sin embargo, es posible alegar no contra la monarca, sino contra el primer ministro, sobre la base de que el consejo de este último [de suspender el Parlamento] no es legal", considera David Howarth, profesor de Leyes y Políticas Públicas en la Universidad de Cambridge, en un artículo esta semana. Y, aunque hay argumentos con base legal para ello, dados los tiempos que manejan las cortes y que la Constitución británica está abierta a interpretación, luce complicado que los tribunales puedan detener la medida.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios