Una multitudinaria fiesta para decir adiós

Por qué un holandés prepara una fiesta con 90.000 personas para celebrar el Brexit

La Haya saca provecho de la incertidumbre del Brexit, pues un centenar de empresas han trasladado su sede a territorio holandés y otras 325 multinacionales lo están negociando

Foto: El ministro holandés con el 'monstruo' del Brexit en su mesa. (Reuters)
El ministro holandés con el 'monstruo' del Brexit en su mesa. (Reuters)

Aunque el Brexit tiene poco respaldo entre los holandeses, la mayoría quiere poner ya fin a esta larga agonía. En plena cuenta atrás para un divorcio por las bravas con la Unión Europea, un holandés ha organizado una fiesta para despedir por todo lo alto al Reino Unido el 31 de octubre en una playa del norte de Ámsterdam: más de 83.000 personas se han apuntado en Facebook a un evento en el que no faltarán "patatas holandesas, vino francés y cerveza alemana".

¿Es que hay algo que celebrar en todo esto? Bueno, Países Bajos ha conseguido al menos sacar tajada. Pese a que los holandeses son de los europeos cuyo comercio más va a sufrir las fatales consecuencias de un Brexit sin acuerdo, no hay mal que por bien no venga, y el Gobierno de La Haya ha reforzado la Agencia de Inversión Extranjera de los Países Bajos (NFIA) para sacar provecho de la incertidumbre: un centenar de empresas han trasladado su sede a territorio holandés por temor a las consecuencias de un Brexit sin acuerdo. Otras 325 multinacionales están negociando lo propio.

Los empresarios holandeses han preferido prevenir y han buscado nuevos socios en Europa del Este, como Polonia o Ucrania, e incluso Rusia, para suplir la ausencia británica, porque "la otra opción es arriesgarse a crecer menos y nadie quiere eso", según el director de la compañía de flores Dekker Chrysanten, Cees Dekker.

Ya en enero del año pasado, la NFIA, el brazo oficial del Ministerio de Economía para Asuntos de Inversión, estaba en plenas negociaciones con 200 compañías establecidas en Reino Unido para persuadirlas de que eligieran territorio holandés. Ahora, esta cifra se ha elevado a 325 compañías que están "muy interesadas" en dar el paso en los próximos meses, pero se encuentran negociando las condiciones fiscales y vigilando los pasos del nuevo 'premier' británico, Boris Johnson.

Empresas financieras y tecnológicas

"Lamentamos el Brexit. Está claro que tiene implicaciones económicas para los negocios internacionales... La creciente incertidumbre en curso y la posibilidad cada vez más clara de un no acuerdo están causando un gran malestar económico para estas empresas [en Reino Unido]. Por eso, cada vez más compañías están recurriendo a los Países Bajos como una nueva base potencial en el mercado europeo", subraya Jeroen Nijland, comisionado de la NFIA.

Sólidas instalaciones logísticas, población de habla inglesa y potentes infraestructuras digitales son las ventajas que ofrece Holanda para atraer empresas

Holanda es especialmente atractivo para las empresas del sector financiero, tecnologías de la información, medios de comunicación y la industria publicitaria, además de las empresas dedicadas a las ciencias de la salud. Las 98 que ya han optado por este país en su mayoría tienen razones urgentes para dar el paso, como la necesidad de una licencia bancaria o de derechos de transmisión para no sufrir un apagón y poder seguir activas en la UE cuando el Reino Unido se salga del club.

El acceso a la UE es primordial para todas las empresas, y la NFIA lo sabe y vende Países Bajos como una opción convincente. "Con nuestras sólidas instalaciones logísticas, la población de habla inglesa y las infraestructuras digitales, podemos garantizar que las empresas puedan seguir haciendo negocios en el mercado europeo. Las empresas necesitan esta certeza para poder atraer talento, llegar a tiempo a los clientes a través de las fronteras y obtener fondos de innovación europeos", promociona.

Las últimas en tomar la decisión de trasladar a Holanda su sede europea han sido la agencia de calificación de crédito de seguros AMBest, la compañía estadounidense Bloomberg, la internacional de tecnología financiera MarketAxess, el canal de televisión Discovery, la aseguradora marítima UK P&I y la empresa de transferencias monetarias Azimo. La cadena de televisión británica BBC también abrirá una oficina en Ámsterdam para poder seguir emitiendo sus programas en los países europeos.

Éxodo de las grandes empresas

El éxodo de estas empresas no hace más que sumarlas a otras de gran prestigio ya con base en el país, como Booking.com, Airbus, Cisco Systems, Ikea, Nike, Akzo Nobel, Adidas o Tesla. Ámsterdam es también sede y sucursal de más de 50 bancos internacionales, algunos recién aterrizados huyendo del Brexit, como CBOE Europe, Turquoise, el estadounidense CME Group, el megabanco japonés Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG) y la entidad financiera Commonwealth Bank of Australia (CBA). Las ventajas fiscales y la legislación financiera sitúan Holanda —junto a Alemania, Francia y Luxemburgo— entre los destinos preferidos para abandonar el Reino Unido.

La campaña oficial de la NFIA ha sido todo un éxito durante estos años. De hecho, logró atraer la atención del gigante de productos de consumo Unilever, que tiene su sede central en Róterdam, pero utiliza sus oficinas en Londres para mantener una doble estructura legal. Se había planteado unir todo en una sola oficina, la de Róterdam, ante la incertidumbre del Brexit. Sin embargo, la negativa del primer ministro, el liberal Mark Rutte, a ofrecerles ventajas fiscales atractivas hizo que, a última hora, renunciaran a mudarse.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha sido otra victoria que añadir a la lista de la NFIA. La EMA, antes establecida en Londres, opera desde el pasado marzo en la zona sur de Ámsterdam en un edificio temporal, a la espera de que se le entregue la llave de una oficina hecha a medida en el parque industrial Zuidas. Más de 900 trabajadores se han trasladado a Holanda de mano de esta institución, para la que compitieron también ciudades como Barcelona y Milán. Unos 36.000 interesados visitan la agencia cada año, con todo lo que ello supone para la economía holandesa y el aeropuerto de Schiphol-Ámsterdam.

Cara y cruz

Pese a todo, en Holanda el Brexit es una moneda de dos caras. Por un lado, todos son conscientes de que el divorcio podría afectar al 1,3% del PIB holandés en 2030, unos 10.000 millones de euros, si no se negocia una salida británica en condiciones, según cálculos de la Oficina holandesa de Análisis de Política Económica (CPB). El comercio holandés con el Reino Unido representa más del 3% de su producto interior bruto (PIB) y el 8% de su volumen comercial, alerta la Oficina Central de Estadísticas (CBS).

Sin embargo, la realidad refleja que muchas empresas, con sus decenas de miles de trabajadores, se están trasladando o se trasladarán a este país en un futuro próximo. En 2017, 18 compañías se mudaron a Países Bajos debido al Brexit, a fines de 2018, el contador había aumentado a 60, y ahora hay casi 100. Teniendo en cuenta que el año pasado un total de 372 empresas se instalaron en el país, el porcentaje de aquellos que lo hicieron huyendo del Brexit es sustancial. Y más subrayando que este recuento no incluye las empresas que traen consigo menos de cinco empleados.

Estos trabajadores que llegan a territorio holandés suelen hacerlo con sus familiares. Las escuelas internacionales confirman esta tendencia. "Los que vienen lo hacen con sus familias e hijos, y como resultado, el número de estudiantes está aumentando", asegura Boris Prickarts, presidente de las Escuelas Primarias Internacionales Holandesas. Según la CBS, durante el primer semestre de este 2019, la población británica en Holanda se ha duplicado en comparación con el mismo periodo del año pasado. Ahuyentados por el Brexit, se están mudando a un país cada vez más atractivo.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios